Revés para el programa espacial de Irán: fracasó en poner en órbita un satélite

Mundo

La República Islámica lanzó con éxito el dispositivo pero no alcanzó la velocidad para orbitar. El programa es denunciado por Washington como una forma de encubrir el desarrollo misilístico.

Irán lanzó este domingo un satélite al espacio "con éxito", pero fracasó en ponerlo en órbita, en un revés para su programa espacial al que Estados Unidos acusa de encubrir el desarrollo de sus misiles.

"El (cohete) Simorgh propulsó con éxito al satélite Zafar hacia el espacio, pero la lanzadera no alcanzó la velocidad suficiente para lograr poner al satélite en la órbita deseada", dijo Ahmad Hoseini, vocero del Ministerio de Defensa.

El ministro iraní de Telecomunicaciones, Mohamad Javad Azari Jahromi, admitió en Twitter que el lanzamiento "había fracasado". "¡Pero somos IMPARABLES! ¡Tenemos otros satélites iraníes geniales por venir!", agregó.

MJ Azari Jahromi on Twitter

El satélite fue lanzado a las 19:15 hora local y cumplió con el "90% de su trayectoria" prevista, a 540 km de altura, precisó Hoseini.

"Con la ayuda de Dios y las mejoras que haremos para los próximos lanzamientos, esta parte de la misión también se desarrollará bien", declaró.

"Logramos la mayoría de los objetivos que teníamos y adquirimos datos, y en un futuro próximo, analizando esos datos, procederemos a las próximas etapas", afirmó Hoseini.

Este lanzamiento, que Estados Unidos tachó de "provocación", se produjo en un contexto de tensiones entre Teherán y Washington, después de que la administración de Donald Trump se retirara de forma unilateral de un acuerdo sobre el programa nuclear iraní, en mayo de 2018, y de que reinstaurara una serie de sanciones contra la República Islámica.

El programa de satélites de la República islámica preocupa a los occidentales, pero el jefe de la Agencia espacial nacional, Morteza Berari, afirmó que Irán milita por la "utilización pacífica del espacio". "Todas nuestras actividades en el ámbito espacial son transparentes", dijo.

Smith Gaski on Twitter

El satélite lanzado pesaba 113 kilos y se preveía fuera capaz de realizar 15 vueltas completas a la tierra por día. Debía ser colocado en órbita a 530 km de la Tierra por el lanzador Simorgh, que no logró alcanzar la velocidad necesaria para hacerlo.

Su "misión principal" era "recolectar imágenes", en particular para estudiar y prevenir sismos, "impedir catástrofes naturales" y desarrollar la agricultura.

El jefe de la agencia espacial iraní indicó asimismo que su organización prevé terminar la construcción de "otros cinco satélites antes del fin de año [iraní] 1399", es decir marzo de 2021.

Este domingo, los Guardianes de la Revolución (ejército de élite del régimen), también dieron a conocer un misil balístico de corto alcance, que, sería propulsado por un reactor de "nueva generación", concebido para poner satélites en órbita.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario