Inmunización obligatoria y pasaportes sanitarios: con vacunas, el mundo ya prepara la pospandemia

Mundo

Una aerolínea australiana hace punta con esos requisitos, mientras varios gobiernos estudian cómo darle fluidez a los desplazamientos de personas en la nueva etapa.

París - Los anuncios de alta eficacia de varias vacunas contra el covid-19 en las fases finales de ensayo antes de su aprobación de emergencia, el último de ellos realizado ayer por Rusia, alientan las esperanzas al punto que varios países ya se preparan para levantar restricciones y planificar la pospandemia, en la que estar vacunado o poseer un “pasaporte sanitario” podría ser obligatorio para desplazarse.

Sputnik V, la vacuna contra el nuevo coronavirus desarrollada por el centro de investigación Gamaleya de Moscú, tiene una eficacia del 95%, anunciaron ese instituto, el ministerio ruso de Salud y el Fondo Soberano de ese país implicado en su desarrollo (ver nota aparte).

La farmacéutica británica AstraZeneca y la universidad de Oxford anunciaron el lunes una vacuna con una efectividad de hasta el 90%, en tanto que, días antes otras dos, un proyecto conjunto del laboratorio estadounidense Pfizer y el alemán BioNTech y otra del estadounidense Moderna, anunciaron eficacias del orden del 95%.

Las esperanzas puestas en las vacunas contra el covid-19 dan un respiro a ciudadanos cansados de las medidas de restricción en todo el mundo, pero la enfermedad sigue arraigada y los gobiernos piden paciencia.

El presidente francés, Emmanuel Macron, se dirigió anoche al país, actualmente confinado, para anunciar cambios en las restricciones debido a la caída del número de infecciones.

El lunes, en tanto, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que gracias a los avances en las vacunas “se vislumbra la salida” a la pandemia.

Johnson aseguró que aunque está llegando la “caballería científica”, “la Navidad no será normal este año” y queda aún un largo camino de prevenciones hasta la primavera boreal.

El mundo está sumido en una crisis sin precedentes que ha hundido la economía, infectado a casi 60 millones de personas y dejado alrededor de 1,4 millones de muertos.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que los últimos avances arrojan luz al final del “largo túnel oscuro” y pidió asegurarse de que las vacunas se distribuyan de manera justa en todo el mundo.

“Todo gobierno quiere, con razón, hacer todo lo posible para proteger a su gente”, dijo Tedros. “Pero ahora existe un riesgo real de que los más pobres y vulnerables sean pisoteados en la estampida por las vacunas”, agregó.

En el mundo pospandemia, la vacuna podría ser obligatoria para poder viajar libremente, como lo demuestra el anuncio de ayer de la aerolínea australiana Qantas, que impondrá ese requisito a quien quiera subir a sus aviones.

El jefe ejecutivo de Qantas, Alan Joyce dijo que implementará la medida una vez que la vacuna esté disponible.

“Sin duda para los visitantes internacionales que vengan (a Australia) y para las personas que abandonen el país creemos que es una necesidad”, dijo.

Expertos internacionales creen que esa idea podría generalizarse en todo el mundo, así como la introducción de pasaportes electrónicos de vacunación.

Tras el anuncio de Qantas, el ministro de Salud australiano, Greg Hunt, dijo que “aún no se había tomado una decisión final”, pero que la vacunación o una cuarentena estricta de dos semanas sería una condición para entrar en el país.

Mientras, la segunda ola del nuevo coronavirus sigue causando estragos.

En China, donde el virus se detectó por primera vez el año pasado, se cancelaron cientos de vuelos en el aeropuerto Pudong de Shanghái tras detectarse un pequeño brote relacionado con personal de carga.

Dejá tu comentario