El plan personalista de Johnson le cuesta a Reino Unido su ministro de Economía en un momento clave

Mundo

Sajid Javid, figura ascendente del Partido Conservador, renunció inesperadamente luego de que el premier le exigiera que cediera el control de su cartera a un principal asesor. Es un duro golpe para el Gobierno que debe presentar su presupuesto y afrontar los pormenores del Brexit.

Lo que debía ser un cambio mínimo de gabinete para consolidar el plan de gobierno de Boris Johnson acabo, este jueves, con una crisis de proporciones dentro del Partido Conservador con la renuncia inesperada del canciller de la Tesorería (ministro de Economía), Sajid Javid, hombre clave para el futuro de Reino Unido el año en que debe gestionarse el Brexit.

Sajid Javid on Twitter

Para minimizar cualquier interrupción en la reorganización del gabinete, Johnson nombró rápidamente para el cargo al segundo de Javid, Rishi Sunak, un leal partidario del primer ministro que a menudo compareció ante las cámaras para defender la política del Ejecutivo.

El equipo de Johnson había anunciado los cambios en el gabinete como una posibilidad de encarar su visión de Reino Unido más allá del Brexit y sanar las divisiones tanto en el seno de su Partido Conservador como en su país. Pero la salida de Javid hizo todo lo contrario.

El ahora exministro, un musulmán de origen humilde y promesa dentro de los tories -donde disputó el control a Johnson hace un año-, afirmó a la prensa británica que no pude aceptar las condiciones del premier para seguir en el Ejecutivo. "No creo que ningún ministro que se respete a sí mismo podría aceptar algo así", subrayó.

Embed

Esas condiciones fueron, nada más ni nada menos, que ceder el control de todo el equipo de asesores del Ministerio de Economía al asesor estrella del primer ministro, Dominic Cummings, considerado por analistas como el poder en las sombras en el Gobierno británico y el cerebro detrás de la campaña de salida de la Unión Europea en 2016.

Javid y Cummings ya habían tenido un primer enfrentamiento cuando la mano derecha de Johnson echó a uno de los asesores del ministro.

"Ya no es solo cuestión de poner al Brexit por encima de culaquier prioridad. Johnson exige más de los miembros de su Gobierno. Quiere lealtad absoluta hacia un proyecto personalista que pretende dar un vuelco al Reino Unido de la próxima década", reportó el diario El País. "La luna de miel de Johnson ha terminado", destacó.

Adam Bienkov on Twitter

El opositor Partido Laborista afirmó que la salida de Javid mostró que Cummings había ganado el "control absoluto" de Downing Street y había dejado al gobierno "en crisis".

Otros cambios del equipo de Johnson fue el reemplazo del ministro para Irlanda del Norte, Julian Smith, quien hace un mes había ayudado a negociar la restauración la asamblea electa de la región. Posteriormente se le sumaron la ministra de Negocios, Andrea Leadsom, y la ministra de Medioambiente, Theresa Villiers.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario