Al estilo "La vida es bella", simuló ante su hija que las bombas eran un juego: hoy son refugiados

Mundo

Abdullah Mohammed hizo creer a Selva, de 4 años, que los estruendos eran parte de un juego. La risa de la niña se viralizó en las redes.

La pequeña Selva, de 4 años, la niña siria a quien su padre hacía reír haciéndole creer que las bombas eran un juego, fue recibida junto con su familia como refugiada en Turquía, en la provincia fronteriza de Hatay.

Abdullah Mohammed, el padre de la niña, agradeció al gobierno de Ankara, en una entrevista con la agencia estatal turca Anadolu.

Las imágenes filmadas por el hombre, que recordaban al film de Roberto Benigni "La vida es bella", se hicieron virales en la web.

"Espero que la guerra en Siria termine pronto y pueda volver", dijo el padre de Selva, denunciando la dramática crisis humanitaria en Idlib, donde ya fueron desplazadas al menos 900.000 personas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario