Bettina Romero: "Nos quieren condenar a recibir lo que sobra del AMBA"

Municipios

La jefa comunal de Salta arremete contra el centralismo del Ejecutivo nacional y fija posición interna. Su camino en busca de la reelección. El valor del apellido. Y la recuperación de una de la ciudad pospandemia.

Bettina Romero asumió la intendencia de Salta en 2019. Y el año que viene ya confirmó que irá por un nuevo mandato. Lo hará en tándem con el gobernador Gustavo Sáenz, quien también avisó que buscará quedarse cuatro años más al frente de la provincia del norte. Eso sí, como viene sucediendo en los últimos comicios, fuera del calendario nacional. Y hasta, quizá, en caso de aprobarse el proyecto presentado en la Cámara de Diputados provincial sin PASO.

“Efectivamente Gustavo ya lo decidió. Vamos a tener elecciones en abril o mayo. Con o sin PASO. Pero esa es una decisión que le cabe a él como gobernador y que nosotros lo vamos a acompañar”, asegura en diálogo con Municipios la jefa comunal de Salta. Y agrega: “Él planteó ir por la reelección a gobernador y yo lo voy a hacer acompañándolo para ir por otro mandato como intendenta”.

Periodista: Para Salta ya es habitual desdoblar una elección. ¿Cómo repercute eso a nivel municipal?

Bettina Romero: Con Gustavo llegamos juntos en 2019. Y la verdad es que lo entiendo. Se trata de defender la agenda local. Uno piensa para qué plantear todo desde lo nacional si no tienen una agenda de Salta. Tenemos que explicarles a los salteños por qué es importante la reelección de Gustavo. Y porque lo que empecé a transformar en Salta merece cuatro años más de gestión.

P.: ¿Y cuál sería la explicación?

B.R.: Que necesitamos dar la discusión local para que no nos vuelvan a meter en la grieta nacional, la misma grieta que fomentó Urtubey atrasa mucho. Para nosotros es defender el federalismo desde acá. Con una identidad local. Reconozco que después tendremos que tomar mayor volumen para lo nacional, pero será una discusión que daremos en su momento para hacer valer al Norte Grande.

P.: ¿Cómo es el vínculo actual con la Nación?

B.R.: Tuve un buen inicio. Y después todo quedó en el aire. Se generó una gran expectativa de obras para el interior, pero siempre se termina viendo lo mismo: una concentración en el AMBA. Me logré juntar con el presidente Alberto Fernández y con el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. Y ahora estoy frustrada. Porque desde el interior seguimos sufriendo de un centralismo enorme por cuestiones electorales. Todo el Presupuesto se pone en el AMBA y lo que se predica en campaña después no se ve. El federalismo no puede ser algo simpático y discursivo. Deberíamos tener un gobierno que lo haga real y que pueda destinar un Presupuesto porque nuestro país se nutre del interior.

P.: Suena a discusión antigua.

B.R: Exacto. Tenemos la misma discusión que cuando logramos la independencia. A los españoles se los luchó desde acá y hoy nos quieren condenar a recibir lo que sobra del AMBA. Y eso está mal.

P.: ¿Y de qué manera se revierte? ¿Hay un plan de lucha?

B.R.: Como una fanática de los gobiernos locales, estoy trabajando cerca de los intendentes de la capitales del norte. Nos conectamos entre todos como parte de un paquete turístico que comprende con ruta cultural que nos une para trabajar más juntos. Tenemos que trabajar en bloque y más allá de los colores políticos para que el Norte Grande sea uno. Porque si le voy a hablar sola a Katopodis tiene un peso; pero si vamos todos juntos, es otro. Necesitamos que el ciento por ciento de las capitales del norte tengan agua. Y eso es avanzar en derechos humanos.

P.: ¿Las diferencias internas en el Ejecutivo nacional perjudica a los gobiernos locales?

B.R.: Nos afecta, claro. Lo sufrimos. Gestionamos y nadie firma. El Gobierno nacional está paralizado. Y desde mi lado soy simple. Les pido que digan la verdad. Si se puede hacer o no. Y sino, lo cuento. Les explico a los vecinos que nos abandonaron. No hay una toma de decisión. Está todo tan loteado que nos afecta a todos. Creo que no es lo mismo partir cada uno a defender su gestión, que hacerlo en bloque. El mundo va hacia eso. Lo ves en España o Estados Unidos. Hay que bancar a los intendentes. Son la primera célula para que se fortalezcan los debates políticos. Nos une una agenda de progreso y desarrollo. Así como vemos fragmentación en el Gobierno central, desde el interior tenemos que mostrar unidad. Tras ganar la interna local, Romero logró imponerse en las generales de 2019 por el 52% de los votos. Su rival, el cantante David Leiva alcanzó solo el 27%. De esa manera, la hija y nieta de dos exgobernadores (Juan Carlos y Roberto Romero) se convirtió en la primera mujer en quedar al frente del distrito y en la jefa comuna número 100. Reemplazó justamente al gobernador Sáez.

BettinaA.jpg

P.: ¿Qué municipio te encontraste?

B.R.: Me tocó asumir y en seguida llegó la pandemia. Como nos pasó a todos. La situación me dio la oportunidad de reorganizar el municipio. De simplificar. Tomamos decisiones muy rápido y cuando todo el mundo estaba con el “Quédate en casa”, generamos un espacio de contención siendo la sexta ciudad más grande de la Argentina, pero conociendo que tenemos un aglomerado con muchas necesidades. Nuestro distrito creció mucho más en los últimos años que otras ciudades del mismo tamaño. Pudimos acompañar, pero porque estuvimos presentes.

P.: ¿Cómo fue el impacto en las arcas municipales teniendo en cuenta que el turismo fue de los más perjudicados?

B.R.: Somos una ciudad muy turística, con muchos bares y necesitábamos que nada cierre. Rápidamente largamos el programa de “Tomemos las calles”. Y cerramos los corredores gastronómicos para el tránsito. Y hoy, que estamos recuperando los vuelos, tenemos un 40 por ciento más de oferta gastronómica y hotelera. Estamos más fuertes en la pospandemia. Y eso fue por medidas a tiempo.

P.: ¿Cuál fue el impacto interno?

B.R.: Hubo un 12 por ciento de locales que quedaron en el camino. Pero hoy hay hoteles nuevos y más restaurantes. Una nueva oferta. Se vino el restaurante “El Baqueano” de CABA y se instaló acá. La gastronomía está muy fuerte. Hay mucha actividad cultural. Con gente de Jujuy y Tucumán. Hoy podemos mostrar una ciudad más preparada y eso que la conectividad, que no depende de nosotros, todavía no la recuperamos del todo.

salta.jpeg

P.: ¿Se pudo avanzar más allá de las cuestiones ligadas a la pandemia?

B.R.: Eliminamos 11 tributos. Simplificamos. Descentralizamos. Estamos dotando de mejor infraestructura a nuestra ciudad. Pero nuestro primer problema es la economía. Sorprende que se sigan discutiendo nombres y egos en la Nación cuando lo que necesitamos es un plan para salir de esto. La inflación es el gran drama de los argentinos. Soy una fanática de que cada peso que entra sea para obras. Logré equilibrar los números internos con el 50 por ciento de la coparticipación nacional y provincial y el resto con recaudación propia. Y todo va a las obras. Hoy tenemos a la mitad de los salteños viviendo acá. Y siguen migrando. Y tenemos necesidad de seguir apostando a la infraestructura.

P.:¿ Por qué hay tanta deuda en infraestructura?

B.R.: Porque el gobierno de Urtubey abandonó la capital. Por 12 años no le puso un peso porque la capital no lo acompañaba. La olvidó, la castigó. Mi viejo le puso mucho y la potenció. Y él, por la inversa, quiso hacer todo distinto. Ese abandono se nota. Es una década de que no se le puso un peso. Y eso para mí es una cuesta arriba enorme.

P.: La llevo a lo personal: ¿cómo la acompaña el apellido Romero?

B.T.: Siempre me sentí orgullosa. Siempre en los barrios hay alguien que me cuenta una anécdota o me muestra una foto de algo que tiene gracias a viejo o a mi abuelo. Estoy orgullosa de mi apellido y la gente me lo hace sentir. Cuando me presenté no era la favorita de nadie. Pelee la interna, la gané; y luego, lo mismo con la general. Es un apellido que genera expectativa. Me tienen la vara alta.

P.: ¿Ya le piden que siga la línea de su padre y abuelo?

B.R.: Me lo dicen, pero freno. Amo este trabajo. Y me encanta hacer. Tengo muy poco presupuesto, poco acompañamiento de Nación y sin embargo creo en esto. Me preparé y me formé para esto y tengo un gabinete muy bueno donde todos tienen la intención de transformar.

Dejá tu comentario