Zurro: "Nadie se salva solo; lo colectivo siempre es la mejor herramienta"

Municipios

El secretario de Asuntos Municipales, Avelino Zurro, expone la línea de trabajo entre el Gobierno nacional y los más de 2.300 estados locales. Cuáles son los ejes de la pospandemia.

Una de las primeras medidas que tomó el ministro del Interior de la Nación, Wado De Pedro, al momento de asumir fue devolverle a la Secretaría de Asuntos Municipales su categoría. Durante la gestión anterior, la cartera encargada de atender a los gobiernos locales y de brindar la asistencia técnica a los distritos para el fortalecimiento de su gestión había bajado de rango. “Con esa acción, el ministro puso blanco sobre negro en la importancia que tienen los municipios, fundamentalmente en mejorar la calidad de vida de los vecinos. No nos olvidemos de que cada argentino vive en un distrito. Y la primera ventanilla siempre son los intendentes”, asegura, en diálogo con Municipios, Avelino Zurro, quien está al frente de una oficina con línea directa con más de 2.300 localidades en el país.

Zurro, que fue secretario de Gobierno de Pehuajó, y que desde su rol de diputado bonaerense siempre tuvo la mirada puesta en los asuntos municipales, dice que asumió “con muchas expectativas en planificar una gestión que incluye a cientos de municipios para pensar en líneas de trabajo que fortalezcan las gestiones locales porque el Gobierno anterior había golpeado mucho a los distritos no solo por no tener programas de financiamiento sino también por acotar sus capacidades”.

Periodista: ¿Cómo afectó la pandemia la línea de trabajo que habían proyectado al inicio de la gestión?

Avelino Zurro: Empezamos a conversar con todos los intendentes por indicación del ministro para comenzar a articular programas y el 3 de marzo la pandemia llegó al país. Tuvimos que reconvertir esa planificación. Ponernos “en modo pandemia”. Empezamos a fortalecer los sistemas de salud de los gobiernos locales llevando adelante la ayuda de la Nación. De abril a junio hubo mucha interlocución y los intendentes pusieron el cuerpo para acompañar las medidas sobre la base de cuidar la vida. Porque no fue solo sumar camas. Se amplió el sistema de salud pero también se crearon hospitales modulares y se coordinó la llegada de los insumos. Es un balance positivo del trabajo realizado.

P.: Hoy el foco de la pandemia se corrió del AMBA y se mueve con más fuerza hacia el interior. ¿Cómo repercute en los distritos con menores recursos?

A.Z.: Se están dando muchos casos en gobiernos locales, pero hubo un gran trabajo previo para fortalecer sus capacidades. En la actualidad hay cerca de 650 gobiernos locales que informaron casos. Y es una doble crisis porque venían golpeados por el gobierno anterior, que achicó el Estado y bajó la transferencia de recursos. Bajo ese marco llegó la pandemia y fueron meses difíciles en lo fiscal y financiero. No sólo cayeron los recursos de coparticipación sino que la gente dejó de pagar las tasas municipales.

MUNI.jpg

P.: ¿Y de qué manera el Estado se hizo presente en los distritos?

A.Z.: Se hizo un esfuerzo enorme en medidas que impactaron no solo de manera directa en términos financieros sino también en fortalecer la inversión en salud. Con asistencias alimentarias o programas focalizados de impacto territorial. Me gusta llevar lo macro a lo más palpable. En Carmen de Areco, como ejemplo, hay 15 mil habitantes y hoy tiene 2.834 beneficiarios del IFE. Eso significa 28 millones de pesos por mes que el Estado vuelca en el distrito. Además, 67 empresas cobraron a través del ATP en una inversión de 17 millones de pesos.

P.: ¿Qué expuso la pandemia?

A.Z.: La importancia del Estado. A nadie se le ocurriría afrontar todo lo que le pasó a la Argentina sin tener un ministerio de Salud presente. Y recordemos que no lo teníamos. Otro ejemplo: se crearon laboratorios. Uno en Bolívar, donde el intendente no solo lo puso a disposición de toda la zona sino que es un espacio que queda como capacidad municipal para el análisis de la producción de alimentos, para la tecnología agropecuaria. Y eso es sin duda fortalecer la gestión municipal.

P.: Hubo algunos intendentes que elevaron la voz para pedir mayor autonomía para tomar decisiones directas ante la emergencia epidemiológica. ¿Cómo analiza ese reclamo?

A.Z.: La pandemia también mostró que nadie se salva solo. Que lo colectivo siempre es la mejor herramienta. Tuvimos el caso de un intendente que hizo una encuesta para ver si ampliaba la cuarentena y le explotaron los casos. U otro que se corrió del sistema de fases y hoy tiene el doble de casos y de fallecidos. Es una conducta irresponsable. Querer salirse es una conducta individual que tiene que ver con lo que piensan ellos en términos de construcción del Estado.

MUNI2.jpg

P.: ¿Cómo evalúa el rol de la oposición?

A.Z.: Los intendentes tienen una conducta responsable, pero hay un sector que piensa en lo electoral. En ese caso no podemos perder ni un minuto porque tenemos que tener la cabeza en la salud y en reactivar y reconstruir.

P.: ¿Cuál es la línea de trabajo pospandemia?

A.Z.: El ministro firmó una resolución para fortalecer las gestiones municipales pensando en la pospandemia. Para poner a los municipios de pie a través transferencias de recursos a los gobiernos locales y fortalecer sus capacidades. Es un abordaje integral. Los intendentes pusieron el cuerpo y el Estado nacional potenció a los gobiernos locales. La pandemia puso ejes que tenemos que discutir. El 66% de la población vive en 142 gobiernos locales. Y en esa línea Wado está pensando junto a los gobernadores en discutir puntos para el fortalecimiento de la energía y las grandes obras, pero también hay intendentes pensando en suelo urbano, producción, conectividad. La pandemia puso en valor el rol del Estado pero también todo resulta posible gracias al esfuerzo de la sociedad en su rol protagonista.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario