Tras acuerdo, los gobernadores esperan mejorar renegociación propia y ahora miran a Kicillof

Nacional

Mandatarios celebraron el éxito alcanzado por el Gobierno nacional. Esperan que derrame en diálogo con bonistas provinciales para reperfilas deudas locales. En ese marco, el nuevo "Día D" es el 14 de agosto, cuando vence plazo de oferta bonaerense, que asoma determinante para resto de los distritos.

El entendimiento con los bonistas cosechado por el Gobierno nacional fue celebrado por las provincias que avanzaban en sus propias renegociaciones, con la mirada puesta en las gestiones del ministro de Economía, Martín Guzmán.

Ahora los gobernadores ven con mejores expectativas la posibilidad de alcanzar sus propios acuerdos con mejores plazos y tasas, además de que esperan que prime un “mejor humor” de los bonistas provinciales en el diálogo.

En esta segunda instancia, todos los distritos apuntarán su atención a Buenos Aires, donde la reestructuración de u$s 7.148 que encara Axel Kicillof será mandataria por encarnar el mayor volumen dentro de los casi u$s11.000 millones de deudas provinciales por reperfilar. El gobierno bonaerense prorrogó por quinta vez el canje que vencía el pasado viernes, y lo llevó hasta el 14 de agosto.

Las provincias, que articulan con Guzmán sus propuestas, tendrán una referencia que, no obstante, podría no ser lineal. De hecho, hubo distritos -como Río Negro o Neuquén- que tuvieron que mejorar ofertas que habían sido superiores desde el arranque a la que terminó cerrando Nación.

En ese marco, los mandatarios hicieron públicas sus felicitaciones al Gobierno de Alberto Fernández, y la noticia llevó oxígeno que se tradujo en nuevas renegociaciones. Hoy mismo, el entrerriano Gustavo Bordet anunció que iniciará ese camino por un título de u$s 500 millones colocado en 2017.

“El acuerdo nacional aleja el fantasma del default también para las provincias, porque ya que no hay riesgo de no tener mercado donde renegociar deuda como provincia, aseguró a Ambito Financiero Nadin Argañaraz, quien comanda el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

Por su parte, el director de Aerarium, Paulino Caballero, afirmó a este diario que “es una muy buena noticia el acuerdo”. “Va a ayudar mucho a las provincias a iniciar los procesos de cierre de las negociaciones de deuda que ya comenzaron algunas, como Mendoza y Provincia de Buenos Aires, y a las que ya vienen conversando les va a resultar mucho más fácil, teniendo terminado el acuerdo nacional”, remarcó.

Caballero puso en la mira además al 14 de agosto, fecha en que expira el canje de deuda de Kicillof. “Vienen en conversaciones hace bastante tiempo con los acreedores; hay que ver cuál será la propuesta final de cierre y en función de eso creemos que va a ser Buenos Aires la que va a marcar el piso de valores de oferta para el resto de las provincias”, enfatizó. “A partir de esa oferta bonaerense, que obviamente creemos que va a estar por encima de la de Nación, de ahí para arriba se van a manejar las provincias y vamos a ver hasta qué valor de oferta pueden moverse y hacer sustentables su cuentas, de acuerdo a la salud de sus finanzas”, concluyó.

Para un grupo de provincias, el acuerdo nacional tiene doble connotación positiva, ya que además de tratarse de montos menores (aunque significativos para las arcas de cada distrito) “hay mejor valor si se compraran estructuras”, como mencionaron desde el entorno de un gobernador.

Los ministros de Economía locales están llevando el diálogo con sus acreedores de la mano de Nación. El enlace es Rafael Brigo, titular de la Unidad de Apoyo de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Provincial, que busca alinear la estrategia de los gobernadores con la de Guzmán.

“De todos modos es difícil determinar cómo sigue; esperamos que el malestar de los tenedores con Argentina ahora no sea tal y eso ayude en nuestras negociaciones. Hay que ver cómo evoluciona, porque son procesos independientes”, dijeron desde una provincia a este medio. En la misma línea, otro funcionario local sostuvo: “El humor hacia Argentina siempre influye, esperamos que ahora sea positivo”.

Una fuente del mercado con conocimiento de los procesos provinciales, aseguró que el acuerdo le da “otra velocidad” a las negociaciones locales, pero que eso no implica que las ofertas sean aceptadas por un menor valor.

“Mendoza y Río Negro se habían adelantado con mejores valores que Nación, y sin embargo tuvieron que mejorar la propuesta. El resto de las provincias, creo, terminarán cerrando en valores de entre 75 y 80 dólares cada 100”. Y, en sintonía con lo expresado por Caballero, aseguró que el resto de los distritos “va a tener que esperar a la provincia de Buenos Aires, la que tiene la prioridad por la masa que está negociando”.

Radiografía de los avances

* Horas antes del acuerdo nacional, Kicillof extendió hasta el 14 de agosto el canje de deuda bajo legislación extranjera por u$s 7.148 millones lanzado en abril, en una estrategia de sintonía fina con Guzmán.

Las buenas noticias que brotaron luego en el plano nacional representan un buen augurio para esa pulseada, aunque desde filas gubernamentales optaron ayer por la cautela. “Es un muy buen acuerdo, pero la provincia sigue trabajando con sus bonistas para buscar una solución a su situación”, dijeron a este diario, en plano de hermetismo. En ese contexto, el ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López, destacó que el entendimiento nacional “es consecuencia de un gran trabajo que permite recuperar la sostenibilidad de la deuda pública”.

* Mendoza, en tanto, tiene una adhesión cercana al 60% y necesita voluntades para llegar al 75%, con una oferta mejorada sin quita de capital cuyo vencimiento se prorrogó hasta este viernes. Desde la cartera de Hacienda que comanda Lisandro Nieri destacan que tienen por delante un camino de diálogo con “muchos retails y pequeños tenedores”. El gobernador radical Rodolfo Suarez dijo: “Celebro el acuerdo al que llegó Guzmán y el gobierno nacional con los bonistas por la deuda. Es muy importante para nuestras empresas y para toda la Argentina”. Suarez busca reperfilar dos bonos: Mendoza 2024 (PMY24) por u$s590 millones y el Mendoza 2021 (PMJ21), de $5.200 millones.

* Entre Ríos, por su parte, se convirtió ayer en la primera provincia en lanzar su proceso de reestructuración de deuda bajo legislación extranjera tras el acuerdo, en este caso por u$s 500 millones. Se trata de los títulos ER25, emitidos en 2017 y que tiene su primera amortización de capital en 2023.

La avanzada del peronista Gustavo Bordet fue confirmada a Ambito Financiero por el ministro de Economía, Hugo Ballay. El lanzamiento estaba previsto para esta semana, frente a un inminente vencimiento de intereses. Pero hacerlo en el contexto del acuerdo con Nación -sostienen desde filas locales- “ayuda y mejora mucho la posición provincial”.

* Córdoba, en paralelo, cuenta ya con aval legislativo para reestructurar deuda por u$s 1.930 millones (tiene incluso tenedores en común con Nación). Se trata de un proceso en el que el Gobierno de Juan Schiaretti avanza en coordinación con Nación, y hay expectativa sobre la letra chica de la propuesta. Hasta ayer no tenía aún fecha el lanzamiento, pero será en el corto plazo y se mide “en semanas”. Con ese telón de fondo, el ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, felicitó a las autoridades nacionales por el acuerdo. “Era un paso clave”, dijo, y destacó que “despeja un tema”.

* Otro gobernador con autorización parlamentaria para reestructurar su deuda -con foco en los $ 210 millones del “bono verde”, para generación de energía fotovoltaica- es el radical jujeño Gerardo Morales. La cartera de Hacienda que comanda Carlos Sadir trabaja en la propuesta de reestructuración. En la provincia -dijeron a este diario- confían en que el entendimiento en el plano nacional les permitirá mejorar la tasa y extender los plazos para el pago de capital. La lupa está puesta en un vencimiento de intereses que operará en septiembre, por lo que esperan cerrar antes el acuerdo.

* También hicieron una lectura positiva del impacto del acuerdo en la reestructuración provincial desde el Gobierno del peronista chaqueño Jorge Capitanich. “Esta reestructuración implica un paraguas para reducir los intereses de la deuda emitida por la gestión anterior por u$s 250 millones y los servicios de capital e intereses en un período de tiempo compatible con nuestra capacidad de pago”, aseguró el mandatario, respecto de un plan presentado el 30 de julio. Se trata de una deuda con acreedores privados a una tasa nominal anual de 9,375% y que cuenta con un programa de amortización hasta 2024.

* En tanto, en La Rioja, el jefe de Gabinete, Juan Luna, dijo a Ámbito Financiero que el acuerdo nacional es una “noticia excelente” en el marco del proceso de renegociación de un bono de u$s200 millones colocado en 2017. Ante el vencimiento de un nuevo cupón de intereses de u$s14,7 millones a fin de mes, el funcionario de Ricardo Quintela afirmó que la propuesta de Guzmán “da una referencia”. “Tenemos buenas expectativas”, agregó.

* El fueguino Gustavo Melella, quien remarcó que el acuerdo es el inicio “de un camino hacia un país productivo, soberano y sustentable que traerá también un futuro próspero para Tierra del Fuego”, tiene otro margen, ya que la intención es que el bono de u$s200 millones con regalías hidrocarburíferas colocado por la gestión anterior de Rosana Bertone sea recomprado por algún fondo con intenciones de invertir en la provincia. Y, en esa línea, más que negociaciones con bonistas, la miradas apuntan a países árabes y a China.

* En Salta, en tanto, Gustavo Sáenz logró que la Legislatura aprobara el inicio de la renegociación de dos títulos lanzados por Juan Manuel Urtubey: el Fondo de Reparación Histórica y el Bono del Bicentenario, con un saldo remanente de u$s 388 millones y vencimientos este año en torno a los $6.000 millones. En el distrito hay hermetismo en torno a la oferta, y prefieren no mostrar cartas antes de iniciar el diálogo.

* También Río Negro decidió reestructurar un título de u$s300 millones que el exmandatario Alberto Weretilneck lanzó para llevar adelante un plan de obras. Ahora, las novedades nacionales “abren un panorama más favorable también para que las provincias puedan avanzar en sus negociaciones en este sentido”, dijo la gobernadora Arabela Carreras. Es que en el distrito tenían pulgar arriba de una gran parte de los tenedores, y la aceptación de la propuesta de Guzmán puede ser el envión final para el alivio propio.

* Por su parte, el neuquino Omar Gutiérrez indicó que el trato con los bonistas es importante para “construir un sendero sustentable, sostenible y retomar el crecimiento y el desarrollo económico”. La administración del MPN logró reestructurar deuda en pesos por $5.000 millones, y ahora buscarán hacer lo propio con los títulos en dólares “durante agosto”, dijeron. Se trata de los títulos Tideneu y Ticade, que vencen en 2025 y 2028.

Desafíos que vienen

“Al igual que Nación, Argentina requiere de una consolidación fiscal; ahora más que nunca, Nación provincias y municipios deberían diseñar y definir un plan de consistencia fiscal concreto y simple, de modo que todo lo que se logre de ahora en más se pueda encuadrar dentro de ese esquema”, señaló Argañaraz a este diario.

“En 2019 las provincias si bien mantuvieron el superávit primario, lo redujeron casi a la mitad. Casi todos los distritos tienen déficit fiscal, por lo tanto requieren de un refinanciamiento y de una nueva toma deuda. Pero todo debería darse dentro de marco de consolidación fiscal acordada, con tasas de interés lógicas, con una recuperación de la actividad privada que permita lograr un crecimiento sostenido a largo plazo”, enfatizó ante este diario.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario