CES 2020: Empresas de tecnología y automotrices se unen para convertir autos en teléfonos inteligentes

Negocios

Ambas industrias han convergido en la idea de que los vehículos ofrezcan servicios y características proporcionadas a través de las mismas redes inalámbricas de datos que utilizan los teléfonos inteligentes.

Las compañías de tecnología ya trabajan junto a las automotrices para convertir –en un futuro cercano- automóviles en teléfonos inteligentes, en otro de los anuncios que se realizó este jueves en el Salón de Electrónica de gran consumo de Las Vegas (CES 2020).

Cuando aún faltan años para el lanzamiento generalizado de automóviles autónomos, ambas industrias han convergido en la idea de que los vehículos ofrezcan servicios y características proporcionadas a través de las mismas redes inalámbricas de datos que utilizan los teléfonos inteligentes.

Algunos servicios como reproducción de video, mejoras al desempeño del vehículo y comercio en el tablero podrían ser la respuesta a una acuciante necesidad del sector automotor por la desaceleración de las ventas y los crecientes costos para cumplir normas de emisiones más estrictas que amenazan sus márgenes de utilidades.

Las automotrices necesitan aprender cómo sacar más ingresos de su hardware después de que los autos salen de los locales de los concesionarios. En tanto, las tecnológicas ven a los automóviles y al tiempo que la gente pasa en ellos como una nueva frontera de crecimiento.

Las CES 2020 mostró a gigantes de la computación en nube como Amazon.com Inc. y Microsoft Corp. en la vanguardia, buscando gestionar el torrente de datos que irá y saldrá de los vehículos conectados.

Las acciones de automotoras como Ford Motor Co. y General Motors Co. tuvieron un desempeño muy inferior al del resto de los índices del mercado en 2019. El contraste es Tesla Inc., cuya capitalización de mercado superó este miércoles por primera vez los valores combinados de Ford y GM.

Tesla fue pionera en el modelo de cobrar por actualizaciones inalámbricas y ahora pide 6.000 dólares a sus clientes para activar la opción de conducción autónoma total.

El sedán M-Byte de la automotriz china Byton tiene una pantalla de 48 pulgadas como tablero, así como una pantalla en el volante y una tableta digital para los pasajeros. Cuando está estacionado, el automóvil puede ser usado como oficina al habilitar las llamadas de videoconferecia o como un cine.

BMW mostró en su puesto en la CES el concepto de su futura cabina, con amplios asientos reclinables y un parabrisas con realidad aumentada que incluye información sobre el camino.

Las tecnológicas y proveedores quieren acelerar la transformación de los vehículos en máquinas con paquetes de suscripción al ayudar a las automotrices a resolver los problemas de sus procesadores, que hacen difícil o imposible actualizar de forma inalámbrica a la mayoría de los autos actuales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario