Delta Air Lines anunció ganancias récord y redobla apuesta por el mercado regional

Negocios

Los resultados financieros mostraron ingresos brutos por u$s6.200 millones. Además concretó con éxito la oferta pública para adquirir el 20% de LATAM Airlines Group, la aerolínea más grande de la región.

La compañía Delta Air Lines informó ganancias récord durante el año 2019 y proyectó estimaciones positivas para el primer trimestre 2020, al tiempo que refirmó su apuesta por el mercado regional en su alianza estratégica con LATAM y la optimización de la experiencia de vuelo para sus más de 200 millones de clientes.

En el año que pasó, los resultados financieros mostraron ingresos brutos por u$s6.200 millones, con ganancias por acción de u$s7,30, lo que representó un aumento de casi el 30% en la comparación interanual. Solo en el cuarto trimestre los ingresos brutos alcanzaron los u$s1.400 millones (u$s 1.100 millones de ingresos netos).

Apalancada en sus ingresos totales récord de u$s47.000 millones, la empresa resolvió un pago sin precedentes de u$s1.600 millones de participación de ganancias a los 90.000 empleados en todo el mundo, además de la devolución de u$s3.000 millones a los accionistas a través de dividendos y recompras de acciones.

El impulso de la robustez de la economía estadounidense en el segmento de negocios, un aumento del 9% en los ingresos por pasajes de productos Premium y el incremento del 18% en los ingresos por fidelidad mostraron uno de los mejores años de la aerolínea. En ese contexto, los ingresos latinoamericanos crecieron un 6,7%, impulsada sobre todo por el crecimiento sostenido en los mercados de Brasil y México.

Los números llegaron en sintonía con su interés por aumentar su presencia en América Latina, que incluyo la exitosa oferta pública para adquirir el 20% de LATAM Airlines Group, la aerolínea más grande de la región (para ello debió deprenderse de sus acciones en la brasileña GOL). Además de desembolsar u$s1.900 millones por su participación, Delta invertirá u$s350 millones en la sociedad y comprará cuatro aviones A350 de Latam.

El 2020 se perfila como otro año promisorio: la empresa estima, si las tendencias de la demanda y el impulso de la economía estadounidense se mantienen saludables, un crecimiento de los ingresos del 5% al 7% en el primer trimestre, que viene con novedades para sus 200 millones de clientes.

Optimizar la experiencia y nuevas tecnologías

Enfocada en la transformación continua de la flota para una mayor satisfacción del cliente, la compañía invirtió u$s4.500 millones en 2019, incluyendo u$s954 millones en el último trimestre del año, lo que propició la entrega de 88 nuevos aviones con entretenimiento durante el vuelo, espaciosos compartimentos superiores y butacas con materiales memory foam en toda la aeronave para mayor comodidad.

Uno de los hechos destacados fue el debut de la nueva experiencia de Main Cabin, diseñada por los asistentes de vuelo para elevar y diferenciar la experiencia del usuario, con detalles como cócteles de bienvenida, servicio de toallas calientes y comidas estilo bistró a la carta, donde el pasajero, en lugar de la clásica opción “pollo o pasta”, puede elegir entre una variedad de platos a bordo.

Por otro lado, como parte de su política de sustentabilidad, logró una mejora del 2% en la eficiencia del combustible mediante la renovación de la flota y la celebración de un acuerdo para la obtención de 10 millones de galones anuales de combustible sostenible. En pos de esas prácticas, para producir un menor impacto ambiental se decidió el abandono de los plásticos de un solo uso.

Con su propio centro de desarrollo de start ups y un centro meteorológico propio, la innovación tecnológica es otro de los campos de liderazgo de la compañía aérea, que actualizó la aplicación FlyDelta para proporcionar check-in internacional automático, la posibilidad de preseleccionar comidas y supervisar todas las variables que influyen en los viajes, como el clima y el tráfico. Un “conserje digital” que se anticipará a las necesidades de los clientes. El primer paso hacia un futuro en el que el entorno del aeropuerto en sí mismo estará adaptado a cada persona, con contenidos personalizados para su viaje y en su idioma preferido.

También incorporó un nuevo sistema inalámbrico y se asoció con una empresa de robótica para diseñar un exoesqueleto móvil que aumentará las capacidades físicas de los empleados. Operado por baterías, con el traje podrán resolver fácilmente el trabajo pesado diario y levantar hasta 90 kilos.

Por último cabe destacar el programa de voluntariado, en el que la compañía pone principal énfasis y que la llevó a implementar The Great Delta Give-Back: para reforzar el compromiso, los trabajadores de todas las jerarquías cuentan con un día de servicio anual pagado para servir a las distintas comunidades. De esa manera, en 2019 contribuyó con más de u$s60 millones y 800.000 horas de voluntariado en distintas ciudades del mundo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario