Rusia se sube a la ola y prepara el desembarco del rublo digital

Negocios

El Banco Central ruso aclaró que "no tiene nada que ver con las criptomonedas" ya que representa una moneda fiduciaria, es decir, cuya estabilidad está asegurada por el Estado.

Tras los anuncios del Banco Central Europeo y China, ahora Rusia está explorando la posibilidad de emitir una nueva forma de su moneda, el rublo, en versión digital. Según anunció el Banco Central, elaboró un informe de consulta como un "primer paso" para iniciar una "discusión amplia y completa sobre el tema".

"Es el mismo rublo ruso que emitirá el Banco de Rusia en forma digital además de las formas de dinero existentes", pero sin reemplazarlas, detalló la entidad.

La moneda combinará las ventajas de otras formas de dinero: por un lado, permitirá los pagos remotos, pero, por además, al igual que el efectivo, se podrá usar sin conexión. Para ello, los usuarios podrán reservar cierta cantidad de rublos digitales en su billetera electrónica, "al igual que ahora se lleva efectivo" a lugares donde no se admiten tarjetas, explicó el banco.

Los ciudadanos y las empresas, según sus necesidades, "podrán transferir libremente su dinero" de una forma a otra, es decir, del rublo digital a efectivo o a una cuenta bancaria y viceversa.

El rublo digital ayudará a realizar pagos de una manera aún más rápida, más fácil y más segura, y conducirá a una disminución en el costo de los servicios de pago, las transferencias de dinero y a una mayor competencia entre las instituciones financieras.

Esto "estimulará la innovación tanto en los pagos minoristas como en otras áreas", y apoyará el desarrollo de la economía digital, mientras que la reducción de la dependencia de los usuarios de proveedores individuales "aumentará la estabilidad del sistema financiero del país", argumentó el Banco Central.

Además, el rublo digital puede convertirse "en un nuevo y conveniente medio de pago adicional" para compradores y vendedores, incluso en áreas remotas, escasamente pobladas y de difícil acceso, donde el acceso a la infraestructura financiera es limitado.

Gracias al rublo digital "se incrementará la cobertura de la población con servicios financieros".

Según explico el Banco, el rublo digital "no tiene nada que ver" con las criptomonedas, que no tienen un solo emisor, ni tampoco garantías de la protección de los derechos del consumidor, mientras que su valor está sujeto a serias fluctuaciones.

En cambio, el rublo digital "es una obligación del Banco Central", y representa una moneda fiduciaria, es decir, cuya estabilidad está asegurada por el Estado.

Pero antes de la introducción del rublo digital, la entidad considera fundamental “discutir los aspectos clave, ventajas, posibles riesgos, etapas y plazos de realización de este proyecto con el sector financiero, la comunidad de expertos, así como con todas las partes interesadas",.

Luego, realizaría un proyecto piloto con un número limitado de usuarios, de manera similar a lo anunciado por el Banco Central chino, que distribuirá u$s1,5 millones en e-yuanes en la primera prueba pública del nuevo sistema de pago.

En septiembre fue la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, quien declaró que la institución estaba explorando "los beneficios, riesgos y desafíos operativos" de una moneda digital.

Temas

Dejá tu comentario