Unicef: una de cada tres empresas no están comprometidas con los derechos de los niños

Negocios

Un estudio de UNICEF indaga sobre los derechos de los niños y las empresas. El 80% tiene poco o nulo compromiso. Casi la mitad no sabe que el trabajo infantil está prohibido.

Un reciente informe de Unicef realizó una radiografía de las empresas argentinas y su relación con los derechos de la infancia y la adolescencia. Entre las conclusiones más importantes se destaca que el 80% de las empresas está poco o nada comprometida, que el 92% no cuenta con lugares para la lactancia y que casi la mitad no conoce las leyes laborales sobre este sector de la sociedad.

El organismo dependiente de Naciones Unidas presentó este martes su informe “Sector privado y los derechos de niñas, niños y adolescentes en la Argentina”. El trabajo busca mostrar avances y desafíos en el desarrollo de políticas y prácticas corporativas relacionadas con los derechos de la niñez y la adolescencia.

“El sector privado tiene un rol fundamental en la Agenda 2030 y su contribución es esencial para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sustentable y avanzar hacia el cumplimiento de la Convención sobre los Derechos del Niño”, asegura Luisa Brumana, Representante de UNICEF Argentina.

Infografía UNICEF-1 (1).jpg

Uno de los datos más relevantes se refiere al nivel de compromiso empresario. Se identificó 3 grupos de empresas de acuerdo a diez indicadores relacionados con las iniciativas, acciones y monitoreo que se realizan en torno a los derechos.

Tras ese análisis se detectó que sólo un 21% dice tener un compromiso alto, un 49% uno medio y el 30% bajo. Sobre las empresas con casi nulo compromiso, Martín Giménez Rébora, Gerente de Movilización de Recursos de UNICEF, sostiene a ámbito.com que es “por distintos motivos como desconocimiento, la falta de capacidad y algunas hasta dicen que no podrían o no querrían implementar cuestiones como la erradicación del trabajo infantil”, explicó.

Trabajo infantil

En las cuestiones referidas a las políticas internas de las empresas, solo el 14% del total declara haber incorporado de forma explícita cuestiones relativas a los derechos del niño en su política de derechos humanos y en sus códigos de conducta.

En esa línea casi la mitad de las compañías dice tener un desconocimiento sobre la Ley de Prohibición del Trabajo Infantil y Protección del Trabajo Adolescente. El 45% no conoce la ley, el 28% declara que es posible aplicar la norma, pero lo llamativo es que un 18% señala que no es posible aplicarla y un 1% dice que debería flexilizarse la norma.

“Entiendo que hay muchas situaciones en entornos rurales o temas culturales que pueden propiciar este tipo de prácticas”, dijo Giménez Rébora.

Además el 35% de las empresas informa que brinda oportunidades laborales a jóvenes en situación de vulnerabilidad económica.

Infografía UNICEF-2 (1).jpg

Puertas adentro

En temas de conciliación vida familiar y trabajo, el estudio arroja que el 32% de las empresas no ofrece reducción de horario por lactancia, aun cuando en la Argentina, la Ley de Contrato de Trabajo establece que todas las madres disponen, durante al menos un año, de dos descansos de media hora para amamantar o extraer leche para sus hijos durante la jornada de trabajo. Asimismo, el 92% de las empresas no cuenta con espacio para la lactancia en los lugares de trabajo.

En lo que respecta a las licencias por maternidad, el 84% de las empresas respetan lo establecido por la ley y otorgan tres meses con goce de sueldo, solo el 6% brinda una excedencia mayor remunerada. En cuanto a las licencias por paternidad, se muestra una tendencia a mejorar las condiciones legales ya que el 48% de las empresas supera los dos días corridos que define la ley.

Puertas afuera

El estudio también revela que hay un alto nivel de desconocimiento sobre lo que sucede en su cadena de valor. Quienes tienen a cargo tienen un bajo conocimiento acerca de si sus proveedores respetan la legislación sobre prohibición del trabajo infantil (18%), cumplen con las licencias por maternidad y paternidad (15%) y cumplen con las normas sanitarias y ambientales (29%).

Por otro lado, un 43% de las empresas que ofrece productos y servicios consumidos por niñas, niños y adolescentes, desconoce si existe alguna normativa específica sobre su protección, como códigos de conducta de la industria, principios de derechos humanos, recomendaciones del Comité de Derechos del Niño o normas ISO específicas.

Cuando se los consultó acerca de las acciones de publicidad y marketing, casi la mitad (47%) manifestó no contar con políticas formales que regulen el tipo de mensajes o imágenes que emiten, su distribución por canales tradicionales y digitales, ni las franjas horarias. “Un porcentaje importante dice que no tienen una política que les permita identificar qué cosa sí y qué cosa no pueden comunicar. La autorregulación efectivamente no está funcionando”, completa el especialista.

“Este estudio busca generar un listado de grande de preguntas o dudas que las ONGs, el sector privado y el Estado tienen que hacerse”, analiza Giménez Rébora y concluye: “Hay una gran brecha entre el efectivo cumplimiento de los derechos del niño, niñas y adolescentes y lo que están haciendo las empresas como prácticas cotidianas”.

juntos.pdf

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario