Información General

Niños y embarazadas, los más vulnerables ante intoxicaciones por monóxido de carbono

El Ministerio de Salud y Desarrollo Social alertó que en 2017 murieron 200 personas por contaminación del aire en los hogares. La Sociedad Argentina de Pediatría instó a intensificar los cuidados en los más chicos, las gestantes y los adultos mayores.

Las embarazadas y los niños son los grupos más vulnerables ante intoxicaciones por monóxido de carbono (CO), que en 2017 provocaron un total de 200 muertes en el país, informó el Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación.

En todo el mundo se estima que mueren por año 4,3 millones de personas por "contaminación del aire en los hogares" siendo el CO el principal factor, explicó el documento presentado por la cartera a través del Boletín Integrado de Vigilancia en Salud.

El informe asegura que el riesgo es "todavía mucho mayor para el feto, debido, entre otras circunstancias fisiológicas, a que expuestos a la misma fuente y concentración de monóxido de carbono, la concentración de CO hallada en sangre es entre 10 y 15 veces mayor en el feto que en la madre".

Otro agravante ante la exposición a esta contaminación es que "el tiempo de desintoxicación que necesita el feto es mucho mayor ya que la vida media de CO en sangre es aproximadamente 5 veces más prolongada que la materna".

Según las últimas cifras relevadas por la cartera sanitaria, en Argentina se reportaron 976 personas intoxicadas con monóxido de carbono (CO) en 2017, de las cuales 200 murieron, aunque dada la inespecificidad de algunos de los síntomas, se estima que existe un "importante subdiagnóstico y una subnotificación de los casos".

Por su parte, la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) aseguró que los niños y las embarazadas, además de los adultos mayores y todas aquellas personas con enfermedades cardiovasculares y respiratorias o con anemia marcada, constituyen "las poblaciones más vulnerables a los efectos de las intoxicaciones con monóxido de carbono".

En todos los casos, presentan bajas cantidades de oxígeno disponible en las células (hipoxia) y menor volumen de oxígeno en los tejidos.

Por eso, la SAP instó a extremar los cuidados, ya que durante los meses de frío suele producirse la mayor cantidad de casos.

Elda Cargnel, médica pediatra, toxicóloga y miembro de la Comisión de Salud Infantil y Ambiente de la SAP, dijo que "dentro de la población infantil, los lactantes son muy vulnerables a la exposición al CO por presentar una tasa de ventilación tres veces mayor que los adultos, tasa que se mantiene al doble en los menores de seis años".

"Esto hace que el volumen de aire contaminado inspirado por los niños sea mucho mayor que el que incorporan los adultos", explicó.

En cuanto a los síntomas que indican una intoxicación con CO, si bien son variables, en casos leves suelen presentarse cefaleas, náuseas, vómitos, mareos y debilidad; y en los más graves aparecen inestabilidad, confusión, visión borrosa, dolor precordial, convulsiones y desmayo, pudiendo llegar a un desenlace fatal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario