Economía

No descartan más tensiones por la devaluación china

Las tensiones en el mundo “podrían tener una nueva instancia de impactos en los mercados globales, con efectos diferenciales entre países y regiones”, a raíz del aumento del conflicto entre Estados Unidos y China. Así lo indicó la consultora Quantum Finanzas, al señalar que los países emergentes estarían entre los más afectados, siendo Asia y el Este Europeo los más complicados, mientras que en América Latina, el impacto sería más acotado, aunque con diferencias, dependiendo del país.

La semana pasada, EE.UU y China, las dos economías más grandes del mundo, entraron en una nueva fase de su disputa comercial, con ramificaciones en aspectos que van más allá de lo meramente relacionado al intercambio de bienes y servicios. “Las amenazas iniciales de imposición de aranceles a importaciones de uno y otro lado pronto se transformaron en medidas proteccionistas efectivas, con instancias de negociaciones bilaterales y escalamientos recurrentes que vinculan y tienen efectos sobre evolución y perspectivas en lo comercial y crecimiento, monedas y tasas de interés”, explicó la consultora.

Por el lado del comercio y el crecimiento, “los efectos del conflicto se materializan en las proyecciones de la economía mundial, que con el correr de los meses se vienen ajustando sistemáticamente hacia abajo”, señaló Quantum. China parece ser la más afectada, principalmente por la incidencia de sus exportaciones hacia EE.UU. (representan 22% del total). De acuerdo con estimaciones de Bloomberg, a nivel global, las tensiones incidirían en 0,6 p.p. sobre la tasa de crecimiento mundial, con máximo impacto en 2021. En cuanto a las monedas, aquellos países afectados por los aranceles van a registrar cierta depreciación con respecto al dólar, principalmente en los mercados emergentes.

Por otro lado, “las perspectivas descriptas llevan a mayores tasas de ahorro, que están mostrando cierto recelo en canalizarse hacia ‘activos de riesgo’, indicó la consultora. Los rendimientos de bonos del Tesoro de EE.UU. bajaron a niveles de 1,61% anual para luego estabilizarse en 1,70%, que incide sobre la curva de rendimientos que se mantiene invertida. Todo ello en un contexto de centralidad del USD en el mundo dado que concentra el 63% de las reservas de Bancos Centrales del mundo (2017) y el 88% del total de las transacciones mundiales (2016). En tal escenario, se refuerzan las presiones para disminuciones de la tasa de política, que, incluso de no hacerse, incidiría sobre la fortaleza del USD y lo que ello implica.

A su vez, Quantum Finanzas señaló que “si bien varias de las trabas comerciales no terminan materializándose, la tendencia sigue siendo de un escalamiento de los impedimentos en la materia”. “La inercia positiva de crecimiento explicada por otros factores (ej. efectos de innovaciones) se ve menguada por las decisiones de política. Las reacciones se manifiestan en una ‘huida hacia refugios financieros’ que realinean precios, parcialmente tratan de contrarrestar las consecuencias de los cambios en el funcionamiento de la ‘economía real’, pero sus efectos son limitados en tiempo y profundidad”, sostuvo. “Muy probablemente sigamos expuestos a este tipo de escenario por varios meses más”, estimó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario