Economía

"No puede ser que el que invierte en Argentina se funda pagando impuestos al Estado"

El director de la consultora Focus Market y autor del libro Economía Pyme – Pensar en Grande siendo Pequeñas, dialogó con ámbito.com y advirtió que el próximo gobierno va a tener que mostrar gestión rápida para reformas profundas, pero de inmediata convicción en su implementación. "Solo cuando haya credibilidad y certeza que la decisión no es promesa, algunos se animarán a invertir en Argentina", aseveró.

Damián Di Pace es periodista especializado en economía y recientemente se ha lanzado la segunda edición de su libro Economía Pyme – Pensar en Grande siendo Pequeñas de la Colección de Economía de Eudeba. Su perfil rompe estructuras en los medios porque formado en el ámbito de la comunicación y luego en el campo de la economía a nivel universitario explica los fenómenos de los mercados, el comercio y el consumo en forma sencilla con una especial virtud detallar como las decisiones en la macroeconomía argentina impactan en la micro en las decisiones del sector empresario, familias y personas.

Con un estilo llano y sencillo mide permanentemente a través de su consultora Focus Market la realidad de los argentinos poniendo a las pymes como eje principal para el crecimiento y desarrollo de la economía local.

Periodista: ¿Cuál es el estado de la economía en la calle?

Damián Di Pace: Parecería ser que el estado de salud de la economía argentina tiene diagnóstico “partido” en año eleccionario. El oficialismo la ve mejorando y la oposición como la peor de las catástrofes de Argentina. Si la vemos desde el oficialismo pero con lente opositor tenemos elevada inflación, caída de la economía, deterioro del consumo, pérdida del poder adquisitivo del salario, entre otros. Si la vemos desde la oposición pero con lentes del oficialismo la corrección tarifas y el tipo de cambio tienen un terreno avanzado, la situación fiscal va vía a corregirse, el Banco Central ya no financia al Tesoro, el campo vuelve a tomar su senda de crecimiento y las exportaciones crecen. La misma calle con el mismo sol pero distintas sombras. Sin embargo la gente cuando camina la calle tiene sus propios zapatos y le calientan las mismas suelas: elevada inflación, bajas expectativas de mejora, deterioro de la calidad de su vida y la de su entorno.

P.: ¿Es posible revertir esas expectativas y mejorar la percepción de las personas respecto de una salida de la crisis?

D.D.P.: Claro que sí. Argentina debe salir por un camino de varias vías que confluyan en la misma dirección. Es necesario generar reformas en serio. No puede ser que quien invierte en Argentina se funda sin ni siquiera saber si su idea o innovación era virtuosa por que murió pagándole impuestos al Estado más de lo que requería su negocio continuar con su ciclo de vida. La prosperidad económica es el resultado de la virtud empresaria y no de la facilidad que pueda otorgar el Estado para pagar impuestos. Qué faciliten su pago favorece a la recaudación estatal antes que al empresario, a este último lo van a ayudar cuando bajen los impuestos. Debemos dejar de apelar al discurso furtivo y decir las cosas como son. Tengo la sensación que quien más sincere el estado de situación tendrá más chances de ganar las elecciones. El camino de las promesas sin destino por no desear transitar por situaciones complejas y necesarias posponiéndolo ya fracaso.

P.: ¿Pueden llegar las inversiones con un nuevo gobierno?

D.D.P.: Si yo invito a alguien a una conferencia mía porque le comento que estaré yo pero también otros referentes del campo del periodismo y la economía, esa persona no va a venir por lo que yo le diga sino por lo que ya sabe qué pasa cuando esos referentes están. El próximo gobierno va a tener que mostrar gestión rápida para reformas profundas pero de inmediata convicción en su implementación. Solo cuando haya credibilidad y certeza que la decisión no es promesa, algunos se animarán a invertir en Argentina. Y deberían ser los empresarios locales. Solo esa acción va a revertir el escenario económico que será un atractivo para las inversiones extranjeras directas. Las cosas ya no pueden suceder de afuera hacia dentro debe ser al revés. Los incentivos los creamos nosotros, no los que deseamos que vengan de afuera. Los flujos de capital extranjero cuando ven a un emergente complicado le ofrecen deuda considerando el riesgo y en el caso de la inversión solo aparece cuando se minimiza el riesgo y se maximiza la inversión.

P.: ¿En qué sectores de la economía convendría invertir?

D.D.P.: Me parece que la capacidad instalada ha caído tanto que solo los espacios donde comienzan a verse los brotes verdes como Vaca Muerta, el agro, turismo, energía y pesca en donde la inversión privada debería concentrarse en forma permanente. El resto de los sectores debe recuperar los niveles de producción antes de incorporar nuevas inversiones. Si la industria automotriz está en 15,7% de su capacidad instalada, la textil en 31,4%, metalmecánica 38,4% evidentemente primero será importante lograr la reactivación de estas industrias.

P.: ¿Cómo es la situación de las pymes en el actual contexto?

D.D.P.: De acuerdo a la CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa) las ventas minoristas cayeron 11,3% en marzo de 2019 en el sector comercial. Si vamos al sector industrial pyme, las caídas fueron del 6,1% en febrero. El consumo en el mercado interno tiene una participación del 75% del PBI. Tener un plan de crecimiento de las exportaciones es importante pero incluye solo al 1,5% de las pymes. Estas viven del mercado interno y el mismo tuvo una caída importante en el acumulado de los últimos tres años pero con una variación negativa desde 2011. La presión tributaria es muy preocupante hacia el eslabón más débil de la cadena los microempresarios. A partir de este mes deberán facturar online y contar con controladores fiscales los próximos meses. La búsqueda de AFIP será evitar la evasión y se encontrará con un gran problema el Estado Nacional en la pérdida de recaudación por cierre de comercios. El resultado es que la evasión que antes era una picardía hoy se convirtió en supervivencia. Al blanquearla sino reducen la presión tributaria sobre este sector los cierres serán de a miles de comercios y prestadores de servicios.

P.: ¿Qué se debería hacer para lograr blanquear y lograr la supervivencia de las pymes?

D.D.P.: Yo digo que (el economista Arthur) Laffer demostró en los setenta que cuando más gasta el Estado menos riqueza crea el mercado. Si para que se baje la presión tributaria hay que esperar a que el Estado baje el gasto, la desertificación empresaria local se incrementará año a año. La única solución posible es no matar al agente tributario y realizar un nuevo esquema impositivo progresivo. Si en Argentina el 93% de los emprendedores mueren en el primer año de vida, hay que generar un régimen simplificado para que ni uno muera por la presión tributaria del Estado sino porque no logró ser virtuoso en el mercado. Hoy el Estado mata a los emprendedores. Si un comercio o prestador de servicios por pasar del régimen simplificado al responsable inscripto termina cerrando, mejor sería realizar escalas progresivas que eviten cerrar por la presión tributaria. A saber, en 1998, el régimen monotributo tenía como tope de escalas en comercio $ 144.000. Si lo ajustamos al valor actual debería estar en $ 6.400.000. Sin embargo, al superar $ 1.726.599 un comerciante debe pasar a un régimen responsable inscripto que lo lleva al cierre. Lo mismo le sucede al prestador de servicio. Argentina pierde año a año su densidad pyme. Son más los microemprendedores que cierran que los que conservan su actividad y encima no se logra pasar de micro a pequeño y de pequeño a mediano. Mueren siendo microempresarios. Es un fracaso rotundo y el peor caso en América latina el argentino.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario