Economía

"No resuelve los problemas del comercio exterior"

El economista Marcelo Elizondo calificó al acuerdo que alcanzaron el Mercosur y la Unión Europea como “poco ambicioso” desde el punto de vista comercial, pero destacó que su importancia radica en la señal política de apertura que ofrece la región. Más allá de eso, afirmó que “no va a resolver los problemas de nuestro comercio exterior” y “que quedan pendientes reformas” para lograr que las empresas tengan competitividad.

A continuación, el diálogo con el director de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI):

Periodista: ¿Lo que se firmó es un tratado de libre comercio?

Marcelo Elizondo: Firman algo y siguen negociando. Esto no es un tratado de libre comercio convencional al estilo de los tratados cerrados en los cuales hay especificaciones técnicas en las que se bajan aranceles por productos, se ponen plazos. Claramente todavía eso no es. Es una cosa intermedia.

P.: ¿El Gobierno informa que hay un cronograma para ir haciendo reducciones?

M.E.: Eso es para lo que ya estaba acordado hasta ahora. Pongo un ejemplo con la carne: Argentina quería 300.000 toneladas de ingreso sin arancel y Europa le da 95.000 toneladas. Eso no está acordado, porque no es lo que ambos buscan, pero los 95.000 de piso ya están. Entonces uno puede empezar a negociar un cronograma de reducción de aranceles por eso y seguir negociando por el resto.

P.: Lo que ha cambiado es el principio de single undertaking...

M.E.: Ese principio indica que hasta que no está todo acordado, no hay nada acordado. Bajo ese principio no puede tomarse como definitivo nada de lo propuesto. Acá varió eso porque lo que se alcanzó como consenso en un momento ya se formaliza como acuerdo.

P.: Lo que se ve es que el 17,7% de los productos agropecuarios ingresan bajo cuotas y es donde se va a seguir negociando…

M.E.: Entra poco, porque son cuotas, y entran con un arancel que no se reduce inmediatamente. Yo creo que acá lo que se pensó es que si no se puede obtener todo, obtengamos algo. En toda negociación hay algo de resignación, y obtener algo es mejor que nada.

P.: ¿Es bueno para las pymes que exportan a Europa?

M.E.: En realidad, esto mejora la condición de lo que ya se exporta a Europa. Hay que seguir negociando para obtener la apertura para otros mercados, para otras industrias. Lo más importante es un cambio en la definición de política internacional de la Argentina.

P.: ¿Por qué?

M.E.: Porque acá hay una modificación de la posición de la Argentina en el mundo que decide salir a integrarse y abandona su cerrazón tradicional. Además, este acuerdo le otorga al Mercosur un salto de reputación internacional importante, porque no cualquiera puede firmar un acuerdo de este tipo con la Unión Europea. Alienta inversiones. El Mercosur era un bloque encerrado en sí mismo, ahora mira hacia afuera. Es la primera gran modificación desde que existe hace 30 años, pero no es la solución total del comercio exterior.

P.: ¿Qué puede pasar con las inversiones?

M.E.: Para las empresas europeas que han tenido tantos problemas con las inversiones acá, sobre todo con el Gobierno anterior, esta es una buena noticia. Se les da una mejor garantía. Además, no va a ser un tema menor quién ocupa cada cupo o cuota de posibles inversiones.

P.: ¿Es ambicioso el acuerdo desde lo comercial?

M.E.: Desde lo comercial no es una cosa demasiado ambiciosa.

P.: ¿No será que lo que no se pueda volcar en Europa se pueda vender a China?

M.E.: La Unión Europea no es el mercado más relevante para la Argentina. Al primer continente a cual la Argentina le vende es América, el segundo es Asia y el tercer es Europa. Es decir que este acuerdo no resuelve el problema de comercio exterior. Hay otros mercados que son mas relevantes y nosotros que somos exportadores de bienes agropecuarios tenemos en India, China, Indonesia y Vietnam, mercados muy relevantes. Yo prefiero enfocar en estos mercados antes que en la UE, porque ahí tenemos conflictos. El agro es sensible para los dos.

P.: ¿Argentina va a tener que hacer muchos deberes para ponerse competitiva?

M.E.: La verdad es que un acuerdo como este permite acceso a mercados y garantiza demanda en mejor condición. Ahora, el problema de Argentina no es de demanda. La demanda está, son los chinos, los egipcios que compran granos o Brasil. El problema de Argentina es de oferta, competitividad para producir y competir en los términos que el mundo plantea. Esto no debe hacernos olvidar que quedan pendientes la reformas para que la oferta sea competitiva como la legislación laboral, la legislación impositiva y administrativa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario