Barcos preparan huida de puertos provinciales

Novedades Fiscales

A través del novedoso artículo 100, la Ley 15.170 (BP 10/01/2020) de la provincia de Buenos Aires instauró, se dice que con carácter extraordinario para el ejercicio 2020, un incremento en el impuesto a los Ingresos Brutos, específicamente destinado a la explotación de terminales portuarias ubicadas en sus puertos. Este incremento es aplicable a partidas que, específicamente, se detallan en la norma.

En los hechos funcionaría como una “tasa fija adicional”, que deberá abonarse en forma mensual, e influirá en las actividades que, actualmente, se encuentran gravadas a una tasa del 1,5% al 3,5% (según la actividad):

a) $47,00 por cada tonelada o fracción superior a 500 kg. de mercadería, cargada en buque durante el mes;

b) $139,00 por cada tonelada o fracción superior a 500 kg. de mercadería descargada de buques durante el mes;

c) $23,00 por cada tonelada o fracción superior a 500 kg. de mercadería removida durante el mes.

Se excluyen del presente adicional: 1) Mercaderías en tránsito, reembarque para trasbordo y/o tráfico; 2) Arena, piedra y otros productos áridos en los términos y condiciones que determina la reglamentación; 3) Mercadería vinculada con la actividad pesquera de los buques y embarcaciones que operan desde los puertos y apostaderos bonaerenses, así como los productos de la pesca artesanal y acuicultura.

“En el supuesto que se verifiquen cargas, descargas y mercaderías removidas, el importe mensual adicional resultará de la suma de los montos que correspondan por aplicación de los incisos 1), 2) y 3) citados anteriormente”.

Entendemos que la aplicación del citado“impuesto adicional”causará un impacto negativo en la economía provincial, incluso la recaudación estimada será significativamente menor porque los afectados ya planean la derivación de suscargas a puertos cercanos como CABA, Santa Fe, Entre Ríos y Rio Negro. El efecto “huida” ya es tema de conversaciones entre los afectados y sus asesores.

Tratando de interpretar el artículo 100, cuya redacción es bastante confusa, se desprende que el sujeto del impuesto es quien explota Terminales Portuarias, ubicadas en puertos de la Pcia. de Buenos Aires,desarrollando algunas de las actividades detalladas, según el nomenclador.

La razón para elegir y explotar estas terminales es obtener utilidad de un negocio o industria, en provecho propio, mediante la utilización de sus propios recursos o a través de la contratación de tercero, ya sea de recursos humanos, de capital o tecnológicos.

La terminal portuaria es una infraestructura situada en un puerto de origen,estatal nacional, provincial y/o municipal, incorporando a los particulares como propietarios, operadores o administradores de sus propios puertos. La actividad de estos se destina al transporte de mercaderías que se importan o exportan para su posterior comercialización. Para que dicha explotación pueda llevarse a cabo se deben organizar una serie de servicios, como la coordinación de tráfico marítimo, servicios de vigilancia, remolque portuario, carga y descarga de mercadería, almacenamiento, etc.

Las características de este nuevo impuesto adicional a losingresos brutos sobre la Explotación de Terminales Portuarias(con alícuota porcentual diferente para cada actividad que conforma el servicio que prestan), tiene fuertes semejanzas a una “tasa por servicios”. Como se dice en la jerga se trata de“una tasa disfrazada de impuesto”, situación esta por la que ya hemos atravesado y en la que tenemos experiencia.

Si bien es cierto que las provincias pueden gravar las exportaciones, no es menos cierto que existen antecedentes jurisprudenciales y administrativos a tener presentes a la hora de analizar esta nueva imposición que crea un importante incremento y que ya hace pensar en la huida hacia otras terminales portuarias.

(*) Socios de TGCQ Consultores Tributarios.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario