CABA: régimen de incentivos para transformación del centro

Novedades Fiscales

La medida busca reconvertir en habitacional un sector que históricamente concentra a las actividades financieras, los estudios profesionales, turismo, etc., a raíz del cambio en la modalidad de trabajo y desplazamiento de las personas pos-covid-19.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (luego de lo peor de la pandemia) tomó la decisión de reconvertir el “centro” de la ciudad, a cuyos fines impulsó dos iniciativas a fines del año pasado que ya son normas legales desde enero de 2022: las leyes 6508 y 6509. La primera instituye un régimen de fomento con beneficios fiscales para actividades estratégicas (que define la misma ley) y la remodelación de inmuebles con destino a vivienda. La segunda, casi de manera complementaria para conseguir las metas propuestas, se dio en llamar “Mudate al Centro”, es decir propicia el afincamiento de los ciudadanos en la zona que se fomenta para su reconversión, otorgando financiación.

La ley 6508 acaba de ser reglamentada mediante el Decreto 138/22 del Ejecutivo citadino y si bien reglamenta lo justo y delega en el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción (designada como autoridad de aplicación) y en la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP), es una clara señal de que la medida va poniéndose en marcha.

El área céntrica involucrada es el perímetro comprendido por las calles avenida Santa Fe, Crucero General Belgrano, avenida Del Libertador, avenida Leandro N. Alem, avenida Paseo Colón, avenida Belgrano, Bernardo de Irigoyen y Carlos Pellegrini, en ambas aceras. Y el objetivo es transformarla en un área urbana residencial, inteligente y sostenible, a través de la promoción al desarrollo de actividades económicas estratégicas con la finalidad de mejorar las condiciones de habitabilidad, cohesión social y reequilibrio territorial, mediante el otorgamiento de beneficios impositivos a quienes realicen inversiones destinadas al desarrollo en dicha área.

El Título II de la ley 6508 legisla las condiciones y parámetros que hacen a los proyectos de inversión alcanzados, entendiéndose por tales a aquellos que conlleven obras de adaptación, adecuación o de reforma respecto de inmuebles existentes y que destine el mismo, en al menos un 30% de la superficie total del inmueble, a viviendas y/o a las actividades estratégicas. Respecto de este aspecto debe prestársele atención a la definición que expresa el reglamento ya que parece ser más amplia que la norma legal.

Por su parte, el Título III se ocupa de los incentivos impositivos disponiendo uno para las actividades estratégicas existentes y otro para los proyectos de reconversión.

En el primer supuesto, se exime del Impuesto sobre los Ingresos Brutos a tales actividades desde la entrada en vigencia de la ley (20/1/22) por el término de dos años.

Con relación al segundo, el beneficio que se otorga es un régimen de pago a cuenta del Impuesto sobre los Ingresos Brutos, otorgando para los primeros 15 proyectos o 50.000 m2 aprobados un 60% de la inversión como pago a cuenta del tributo, los demás proyectos podrán computar el 50%. No obstante si se cumplen dos de cuatro condiciones que se estipulan para el inmueble (p.e. galería comercial y la incorporación de terrazas verdes) se adiciona un 10% al beneficio.

Restan ahora las normas ministeriales y de la AGIP, junto a otras dependencias de urbanismo y catastro para tornar operativo el régimen de fomento.

Dejá tu comentario