El impuesto a las grandes fortunas y su procedencia

Novedades Fiscales

La existencia de una manifestación de riqueza o capacidad contributiva constituye un indispensable requisito de validez de todo gravamen. El principio de capacidad contributiva podría verse afectado si existe retroactividad.

La Corte Suprema de Justicia sostuvo que el concepto de emergencia abarca situaciones extraordinarias que autorizan al Estado a restringir el ejercicio normal de algunos derechos patrimoniales tutelados por la Constitución Nacional.

Según las informaciones que llegaron a conocimiento periodístico, el gravamen proyectado sobre las grandes fortunas -si bien es retroactivo-, en principio no es inconstitucional, pues los legisladores tienen la atribución de elegir los objetos imponibles, determinar las finalidades de percepción y disponer los modos de evaluación de los bienes o cosas sometidos a gravamen siempre que no se infrinjan preceptos constitucionales.

Ningún artículo de la Constitución Nacional alude expresamente a la prohibición de sancionar leyes retroactivas, con la sola excepción del artículo 18, que regula el principio de la irretroactividad de la ley penal. Entonces, el único límite a la retroactividad es que las leyes no pueden afectar derechos adquiridos u otros derechos amparados por garantías constitucionales. O sea, las leyes tributarias pueden tener efecto retroactivo, salvo que su retroactividad afecte garantías constitwucionales.

Cabe señalar que no es función del Poder Judicial juzgar el mérito de las políticas económicas decididas por otros poderes del Estado, ya que solo le incumbe declarar si repugna o no a los principios y garantías contenidos en la Constitución Nacional.

Los derechos y garantías consagrados por la Carta Magna no son absolutos y su ejercicio está sometido a las leyes que lo reglamentan, siempre que ellas sean razonables, se adecuen al fin que requirió su establecimiento y no incurran en arbitrariedad.

Ahora bien, cabe formularse la pregunta acerca de si este gravamen extraordinario afecta el principio de la capacidad contributiva. Este postulado está estrechamente ligado al principio de igualdad y proporcionalidad y constituye un principio constitucional implícito como límite material al ejercicio de la potestad tributaria.

La existencia de una manifestación de riqueza o capacidad contributiva constituye un indispensable requisito de validez de todo gravamen. Así las cosas, si bien es objetable que la base imponible del gravamen solo contemplaría los bienes y no computaría el pasivo, ésta es una decisión del legislador -criticable por cierto- pero que no impide la sustantividad del tributo, dado que los derechos y garantías consagrados por la Constitución Nacional no son absolutos y su ejercicio está sometido a las leyes que lo reglamentan, siempre que ellas sean razonables, se adecuen al fin que requirió su establecimiento y no incurran en arbitrariedad.

Sin embargo, debemos resaltar que Sí se estaría afectando el principio de la capacidad contributiva si el tributo es retroactivo al 31/12/2019 u otra fecha anterior a la sanción de la nueva ley, pues recaería sobre bienes que a la vigencia de la ley del impuesto extraordinario podrían no estar en poder del sujeto pasivo. De verificarse esa situación, la norma debería contemplar estos casos, permitiendo disminuir la base imponible del gravamen, pues de otro modo se afectaría el derecho de propiedad, dado que la manifestación de riqueza se agotó antes de la sanción de la ley.

(*) Ex vocal del Tribunal Fiscal de la Nación.

NOVEDADES FISCALES COMPLETO 28-04.pdf

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario