Impuesto Mínimo Global

Novedades Fiscales

Si se pensaba que la globalización de la economía entraba en una pendiente la reciente decisión de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) donde 136 países, sobre un total de 140, acordaron una imposición a las compañías multinacionales parece desmentir esa tendencia.

Proyectado para 2023, se aprobó la implementación del denominado Impuesto Mínimo Global a las compañías multinacionales que expresamente está admitiendo una economía planetaria, sin reconocer fronteras. La alícuota consensuada es de por lo menos 15% sobre las utilidades de tales compañías.

El objetivo es disuadir a las transnacionales a aplicar mecanismo que deriven sus ganancias a países de baja o nula tributación.

Es de destacar que adhirieron países reticentes como Irlanda, Estonia y Hungría.

Los países del G20, del cual es parte Argentina, también dieron su consentimiento a la iniciativa.

Desde ya que el avance de la tecnología, que parece no tener techo, influye decisivamente en la interrelación e intercambio entre las naciones, en particular en materia de servicios. Son estas renovaciones en las modalidades del intercambio que profundizan cada vez más la globalización, de la cual los tributos no pueden quedar al margen. Y no es algo nuevo, la conclusión a la que acaba de llegar la OCDE, es producto de años de análisis tratando de evitar el desplazamiento de las ganancias, lo que ahora redunda en un tributo de carácter mundial.

No obstante, no es que haya una opinión unívoca. Chris Edwards, director de Estudios de Políticas Tributarias del Instituto Cato en Estados Unidos, argumenta que de la misma manera que la competencia entre empresas promueve la eficiencia, la competencia tributaria genera beneficios favorables a la eficiencia entre países. (Cfr. BBC News www.bbc.com). De cualquier manera, todo indica que el acuerdo se encamina a su concreción.

Dejá tu comentario