¿Las tasas municipales responden a un servicio público prestado concreto o simplemente potencial?

La Corte Suprema de Justicia de la Nación se pronunció nuevamente sobre tasas retributivas tomando en consideración la doctrina de sus fallos anteriores que los considera pilares jurisprudenciales a los efectos de dilucidar este tema tributario.

ciudad edificios.jpg

Después de Esso(1), por suerte la CSJN volvió a su senda. La empresa GASNOR S.A planteó un recurso de queja contra la sentencia de la Cámara Federal de Tucumán, que oportunamente confirmó la aplicación de la tasa impuesta en el Código Tributario Municipal de la ciudad de La Banda (CTLB) –ordenanza 179/00- denominada “Tasa por Servicios Municipales sobre la Actividad Comercial, Industrial y de Servicios”, basándose fundamentalmente, entre otras cuestiones, que si bien la firma no tiene local comercial en ese ejido municipal, ejerce actividad económica a título oneroso y percibe fuente de renta en esa jurisdicción.

1|Derecho de propiedad

Dicho recurso tuvo como eje de discusión la afectación al derecho de propiedad en un doble sentido. Por un lado, porque la empresa al no contar con establecimiento en el ejido municipal no recibe ningún servicio concreto, efectivo ni individualizado por parte del municipio, y, por otro lado, porque la tasa pesa sobre aquellos contribuyentes que realizan actividades comerciales, industriales o de servicios que deben contribuir a la manutención de servicios públicos indiscriminados que benefician a toda la comunidad.

La empresa señaló que existía ausencia en la prestación de un servicio discernible y divisible y por ende la tasa queda vacía de contenido, afectando la jerarquía normativa del art. 31 de la CN al vulnerar la normativa de la Ley 23.548 de Coparticipación Federal.

En el tratamiento de la queja nuestro Máximo Tribunal señaló que la tasa propiamente dicha es una categoría tributaria derivada del poder de imperio del Estado, con estructura jurídica análoga al impuesto y del cual se diferencia únicamente por el presupuesto de hecho adoptado por la ley, que en este caso consiste en el desarrollo de una actividad estatal que atañe al obligado. Pero también señaló que en el caso bajo análisis se prestación se exige el pago de una tasa dispuesta por una norma tributaria que describe la prestación de un modo tan amplio como lo hace la ordenanza cuestionada.

Los antecedentes jurisprudenciales de la Corte que preceden al caso GASNOR S.A establecen el test de constitucionalidad que debe superar una tasa municipal, que se resumen en las siguiente condiciones: a) la contribución debe ser caracterizable como una tasa y no como un mero tributo; b) su redacción debe identificar un servicio en particular que debe ser efectivamente prestado por el Estado por lo que sus términos no pueden ser excesivamente amplios y abarcativos; y, c) es el fisco municipal quien debe probar, en todo caso, la concreta, efectiva e individualizada prestación estatal.

El fallo señala antecedentes del Máximo Tribunal tales como “Compañía Química S.A.”, Laboratorios Raffo”, “Syngenta Agro”, entre otros, que declararon la inconstitucionalidad de las tasas que no cumplen con los requisitos fundamentales. Pero hace una mención especial cuando trata el fallo “Quilpe S.A” y señala que en esa oportunidad se pronunció sobre una tasa retributiva de servicios creada por la Ciudad de La Rioja de similares características a la que se cuestiona, asumiendo – en dicha sentencia - que la carga de la prueba sobre la prestación de un servicio recae en cabeza del municipio que creó el gravamen.

2|Precedentes fundamentales

Acertadamente la Corte dispone entre sus considerandos que los precedentes citados constituyen pilares jurisprudenciales en el análisis de la “Tasa por Servicios Municipales sobre la Actividad Comercial, Industrial y de Servicios” prevista en el artículo 116 del CTLB, ya que la contraprestación concreta, efectiva e individualizada de un servicio municipal es la clave del sistema de distribución de competencias tributarias entre las distintas jurisdicciones, pues son estos servicios los que permiten que las municipalidades graven a los contribuyentes que se benefician con ellos sin violar ello la CN.

Finalmente, siguiendo el Dictamen de la Procuración, la Corte resuelve que “las prestaciones que la Municipalidad de La Banda alegó haber brindado, que fueron tomadas en consideración por las instancias de grado, y que en la inteligencia de ambas darían lugar a su derecho a exigir la retribución pretendida, no son servicios ni concretos, ni efectivos, ni individualizados referidos a algo no menos individualizado (bien o acto) del contribuyente, a la luz de la clara, reiterada e inveterada doctrina de Fallos: 234:663; 236:22; 251:222; 259:413; 312:1575; 325:1370; 329:792; 332:1503, entre muchos otros”.

1) CSJN, Esso Petrolera Argentina SRL y otro c/Municipalidad de Quilmes s/acción contencioso administrativa, 2/9/2021.

Dejá tu comentario

Te puede interesar