Edición Impresa

Nueva crisis en el gabinete de Bolsonaro: ahora por Darwin

El Ministerio de la Mujer, Familia y Derechos Humanos propuso que la Teoría de la Evolución sea reemplazada por contenidos religiosos en las escuelas públicas. "La educación no puede desvincularse de la ciencia", replicó el titular de Tecnología.

Brasilia - El debate religioso se apoderó del gabinete del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, luego de que la ministra de la Mujer, Familia y Derechos Humanos, la pastora evangélica Damares Alves, abogó por la supremacía de la religión sobre la ciencia en la educación pública, una postura rebatida por el titular de Ciencia y Tecnología, Marcos Pontes.Bolsonaro dejó sin efecto un decreto que autorizaba retirar contenidos sobre derechos humanos de los libros escolares. “La iglesia evangélica perdió espacio ante la ciencia cuando dejamos que la Teoría de la Evolución entre en las escuelas”, cuestionó Alves. La afirmación fue registrada en un video cuya fecha de grabación es imprecisa y tuvo repercusión en las redes sociales en las últimas horas.“La iglesia evangélica dejó que la ciencia hable, y allí los científicos tomaron cuenta de esta área mientras nosotros nos apartamos”, prosiguió.El Ministerio de la Mujer, Familia y Derechos Humanos divulgó un comunicado ayer debido a los comentarios causados por el video donde Alves aboga contra la Teoría de la Evolución y a favor del creacionismo.“La declaración ocurrió en el contexto de una exposición ideológica que no tiene nada que ver con las políticas públicas que serán fomentadas por este ministerio”, señaló la nota oficial. Sin embargo, la polémica ya estaba atizada y el ministro de Ciencia y Tecnología, Marcos Pontes, salió al cruce de su colega.“No se puede mezclar ciencia y religión”, afirmó categóricamente. “Ella tal vez dijo eso en un contexto que desconozco, pero desde el punto de vista de la ciencia, hubo muchas décadas de estudio para llegar a la Teoría de la Evolución”, abundó.“La educación es la base de todo y no puede ser desvinculada de la ciencia y la tecnología”, insistió Pontes. Las declaraciones polémicas y los desmentidos son la moneda corriente al cumplirse nueve días del Gobierno de Bolsonaro.El miércoles fue publicada una resolución del Ministerio de Educación sobre los contenidos de los textos de las escuelas públicas que eliminó la obligatoriedad de abordar temas como derechos humanos, la violencia de género y la homofobia.La medida causó críticas de especialistas y, horas después, Bolsonaro negó ser responsable de esa decisión argumentando que fue heredada del Gobierno del expresidente Michel Temer.Más tarde un exfuncionario de Temer negó toda responsabilidad en la supresión de esos contenidos. Finalmente la circular quedó sin efecto y el ministro de Educación, Ricardo Vélez Rodríguez, ordenó ayer abrir una investigación para saber quién fue responsable del mismo.Agencia ANSA

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora