Mundo

Nuevo round por el brexit: Johnson amenaza al Parlamento con convocar elecciones

El primer ministro británico buscará legitimar, vía sufragio, su plan para un divorcio duro del bloque el 31 de octubre. Diputados conservadores británicos podrían apoyar a la oposición en su intento por obligar al ejecutivo a prorrogar por cuarta vez la ruptura.

Londres - El primer ministro británico, Boris Johnson, convocará elecciones legislativas anticipadas el 14 de octubre si el gobierno sufre una derrota en el Parlamento sobre el brexit, afirmó hoy un responsable gubernamental, el día antes de una votación crucial en el legislativo.

El funcionario dijo que si, como se espera, los diputados conservadores rebeldes se unen a la oposición para derrotar a Johnson en una votación, el ejecutivo conservador presentará el miércoles al Parlamento una moción para convocar elecciones anticipadas.

Varios diputados tories (conservadores) aseguraron que están dispuestos a apoyar a la oposición para aplazar el brexit, previsto para el 31 de octubre, en el caso de que Londres no alcance un acuerdo con Bruselas en las próximas semanas.

“El primer ministro no quiere una elección pero eso dependerá de la decisión de los diputados”, advirtió el funcionario del ejecutivo. Una derrota en la votación “destruiría su posición negociadora e imposibilitaría que Reino Unido negocie un nuevo acuerdo con Bruselas”, explicó.

Los posibles nuevas elecciones se celebrarían el 14 de octubre, lo que “permitiría al nuevo primer ministro participar en la cumbre europea del 17 y 18 de octubre en Bruselas”, precisó la misma fuente.

No obstante, la organización de comicios anticipados requiere el voto favorable de dos tercios de los representantes de la Cámara de los Comunes. El partido laborista, principal fuerza de la oposición, ya aseguró que era favorable a su convocatoria.

Más temprano, Johnson había afirmado que “las posibilidades de lograr un acuerdo aumentaron”, durante una declaración a todo el país tras haber reunido de urgencia a su gabinete.

boris johnson.jpg

“Pero si hay una cosa que nos puede frenar en estas negociaciones es la sensación en Bruselas de que los diputados puedan encontrar un modo de anular el referéndum, o que los diputados voten con (el laborista) Jeremy Corbyn a favor de otro aplazamiento sin sentido”, afirmó el premier. Si lo hacen, “toda nueva negociación será absolutamente imposible”, agregó entre los gritos de manifestantes pro y antibrexit situados a pocos metros de allí.

El controvertido Johnson llegó al poder a finales de julio tras la dimisión de Theresa May, asegurando que sacaría al país de la UE el 31 de octubre con o sin acuerdo. Y, la semana pasada anunció que suspenderá el parlamento entre la segunda semana de septiembre y el 14 de octubre.

La Cámara de los Comunes regresa de sus vacaciones y varios diputados conservadores se declararon dispuestos a votar con la oposición para aprobar una ley urgente que obligue al ejecutivo a pedir un nuevo aplazamiento si no hay acuerdo a finales de octubre.

Johnson amenazó a los rebeldes con expulsarlos del grupo parlamentario y no permitirles presentarse a los próximos comicios, despertando inmediatamente especulaciones sobre una convocatoria inminente de legislativas anticipadas.

“Yo no quiero una elección y ustedes no quieren una elección”, dijo sin embargo enfáticamente el primer ministro frente a la célebre puerta negra el número 10 de Downing Street.

Preparándose para la batalla parlamentaria, el líder del opositor Partido Laborista, Corbyn, reunió hoy a sus colaboradores en Salford, en el noroeste de Inglaterra.

“Nos uniremos a otros partidos mañana para intentar impedir una salida sin acuerdo de la Unión Europea”, afirmó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario