Opiniones

Nutrición: consejos divertidos para comer en la oficina

Es necesario organizarse, contar con un par de recipientes adecuados y en el mejor de los casos, tener diseñado un menú semanal para lograr armar un plato para cada día.

Comer a diario en el trabajo puede parecer tedioso y aburrido. El hecho de tener que preparar la vianda y pensar cada día en qué comer, hace que terminemos comprando comida chatarra o hasta directamente saltar la hora del almuerzo para luego llegar a casa y devorar todo lo que encontramos en la cocina.

Es necesario organizarse, contar con un par de recipientes adecuados y en el mejor de los casos, tener diseñado un menú semanal para lograr armar un plato para cada día. Si logramos combinar colores y diferentes texturas se puede terminar con el aburrido y típico menú de oficina.

Para ello les sugiero lo siguiente:

  • Conseguir tuppers con separadores. De este modo se pueden llevar distintos y más variados ingredientes. En la separación más grande se ubicarán los carbohidratos como arroz o fideos y en los más pequeños las carnes y los vegetales. Se puede contar también con recipientes más chicos para llevar salsas o aliños para las ensaladas.
  • Ensaladas diferentes: para los días de calor nada más práctico y saludable que una ensalada fresca, pero si solo pensamos en lechuga y tomate se vuelve monótono y aburrido. Se puede jugar con los colores y texturas mezclando distintos ingredientes como dados de queso, tomates secos, trocitos de pan tostado, ajíes en vinagre, almendras o nueces tostadas e ir cambiando las verduras según los gustos. Si sumamos alguna proteína como huevo, atún o pollo lograremos una ensalada bien completa. Les recomiendo llevar aparte los condimentos y además de aceite y vinagre se puede usar mostaza, yogur natural y semillas.
  • Organizarse con los compañeros: se puede definir un día para llevar comida para compartir y de ese modo podemos probar platos diferentes o bien se puede designar un día en la semana de comida típica de otro país (china, italiana, árabe, etc) y comprar la comida haciendo una vaquita entre todos. Esto permitirá romper con la rutina de los almuerzos de la semana.
  • Snacks saludables: lo habitual es que nos ocupemos de armar una vianda para el almuerzo pero se nos suele pasar por alto lo que comemos entre horas, y es ahí donde se consumen la mayor cantidad de alimentos calóricos y con exceso de grasa y azúcar. Es necesario tener pequeños recipientes para llevar frutos secos, granolas, maníes, tomates cherry, tallos de apio o zanahoria como para picar entre comidas.
  • ¡De postre, fruta! No hay nada más práctico y fácil de comer que una fruta fresca, de sabor dulce, con su propio envoltorio natural y lista para comer. Se puede recurrir a una fruta sola o, para aquellos que dispongan de un ratito de tiempo, la ensalada de frutas es una opción más tentadora. También se pueden poner de acuerdo entre todos para hacer una compra de fruta semanal y que quede disponible en la oficina para quien desee comerla.
  • Bebidas: Muchas veces el trajín laboral hace que pasemos por alto la sed y casi no se bebe durante varias horas. El agua debería ser la bebida principal para tomar en el trabajo y mantener una adecuada hidratación y la mente despejada. Para quienes no les gusta el agua se puede preparar agua frutada que no es más que agua fresca con trocitos de frutas que le dan un leve sabor dulce. Los jugos de fruta natural y los tés fríos son una opción ideal para beber durante el día.
  • Sándwiches diferentes: basta ya del clásico pebete con jamón y queso. Se puede elegir un pan con mejores propiedades nutricionales como los panes multicereal, de salvado o integrales y a partir de allí comenzar a jugar con ingredientes nuevos. Un sándwich con fetas de queso y palta pisada con huevo duro puede ser una opción muy saludable, otra opción puede ser mezclar atún de lata con queso crema y aceitunas. También se puede hacer un sándwich de queso, lomito ahumado, tomate y lechuga o bien aprovechar el pollo de la cena anterior y cortarlo en trocitos para armar un sándwich con tomate y mayonesa.
  • Wraps: también llamados rolls, son muy fáciles de preparar y se pueden transportar perfectamente en un tupper para llevar a la oficina. Se hacen con tortillitas de maíz que se pueden rellenar con carne o pollo y vegetales salteados o bien se pueden comer fríos con lechuga, tomate, huevo y pollo. También con palta, tomate, tiritas de morrón, queso en hebras y jamón o con el relleno que te sugiera tu imaginación.

Con un poco de tiempo para pensar en el menú de la semana vamos a lograr comer más entretenido, además de mejorar la calidad de los platos y por ende tener un cuerpo más saludable ¡Buen provecho!

(*) Licenciada en Nutrición egresada de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (MN 1663).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario