Economía

OCDE: la economía global crecerá este año y el siguiente al menor ritmo en una década

Sumó como las causas del preocupante cuadro el brexit y el incremento de las deudas privadas. Exhortó a los gobiernos a incrementar los niveles de gasto como herramienta contracíclica.

París - La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), conocida como “el club de los países ricos”, hizo un contundente llamamiento a los líderes mundiales para que pongan fin a la guerra comercial y eviten la ralentización del crecimiento económico global, que se verá reflejada este año con los guarismos más bajos desde la crisis de 2008-2009.

“Todos los riesgos que observamos nos llevan a un terreno peligroso para el crecimiento, pero también para el empleo”, advirtió Laurence Boone, economista jefa de la OCDE, durante la presentación de las previsiones de crecimiento para la economía mundial.

La OCDE, que revisa sus datos cuatro veces al año, prevé para 2019 el crecimiento mundial “más débil desde la crisis financiera” de 2008, cuando se situó en 2,9% antes de caer con una recesión del 0,5% al año después.

Según sus previsiones, el crecimiento mundial será este año del 2,9%, tres décimas por debajo de lo que preveía en mayo y debería mantenerse estable en el 3% en 2020.

Con estos datos, la OCDE es más pesimista que el Fondo Monetario Internacional (FMI), que en julio apostaba por un crecimiento del 3,2%.

“Las tensiones comerciales y políticas alimentan los peligros de un débil crecimiento durante más tiempo”, considera la OCDE, que teme que se acentúe la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y que un brexit sin acuerdo “represente un golpe para la ya frágil economía británica, con efectos perturbadores en Europa”.

La organización teme que “los elevados niveles de deuda privada, cuya calidad empeora, acentúen los eventuales sacudones” económicos.

“Si los gobiernos no actúan a partir de ahora, el crecimiento mundial durante el próximo año podría ser inferior al 2,9% que prevemos para este año”, alertó Boone, quien pidió a los Estados que “aprovechen las bajas tasas de interés para invertir”.

Según la economista jefa, los gobiernos deberían “aumentar el gasto público” para “salir de la trampa de un persistente crecimiento débil”, unas declaraciones que resultan una enésima advertencia a países con un importante superávit comercial y presupuestario, como Alemania.

La primera potencia económica europea, Alemania, experimentó una de las correcciones más severas de parte de la OCDE, que solo espera que crezca un 0,5% este año (dos décimas menos que en las previsiones anteriores) y el próximo año un 0,6%, la mitad de lo que preveía en mayo.

La economía del Reino Unido, en plena inestabilidad por el brexit, solo crecerá un 1% (dos décimas menos) este año y un 0,9% el próximo.

La economía estadounidense, que conoce uno de los ciclos de crecimiento más largos de su historia, también debería ralentizarse, y el PBI aumentaría un 2,4% (cuatro décimas menos) y se situaría en un 2% en 2020.

La OCDE prevé para China un 6,1% en 2019 (una décima menos) y su crecimiento el año que viene se situaría por debajo de la barrera psicológica del 6%, al retroceder hasta el 5,7%.

En Brasil, en tanto, espera una recuperación gradual desde una expansión del 0,8% este año a cerca de un 1,75% el próximo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario