Edición Impresa

Oficial: Cambiemos en 23 provincias, y FpV en 3

El peronismo esquivó el hoy devaluado sello K en la mayor parte de los distritos y diversificó nomenclaturas. La Unión Ciudadana de Cristina de Kirchner debuta en cinco plazas.

El cierre de alianzas en todo el país para participar en las próximas legislativas nacionales reflejó un éxito en la planificación del armado electoral de Cambiemos, que logró inscribirse con ese nombre en 23 provincias, mientras que el Frente para la Victoria como tal, en plena reconstrucción, apenas sobrevivió en tres distritos.

La cúpula nacional de Cambiemos había dado vía libre para que los partidos que conforman la alianza configuraran una arquitectura distinta para pelear por cargos provinciales, siempre y cuando para diputados y senadores nacionales se presentaran bajo el sello macrista. La estrategio tuvo buen resultado, ya que apenas en Capital Federal no logró el objetivo. Allí sus socios de la UCR abandonaron la alianza oficialista para apoyar a Martín Lousteau, por lo cual el resto de los integrantes de Cambiemos modificó su nombre por Vamos Juntos, liderados por la candidatura ya confirmada de Elisa Carrió.

En el resto del país el nombre formal es Cambiemos, reeditando la elección de 2015, aunque en varias provincias se sumó el nombre o la sigla de sus frentes y aliados locales. En Corrientes, por ejemplo, se llama ECO-Cambiemos, por el frente Encuentro por Corrientes (ECO) que lidera el gobernador radical Ricardo Colombi. Y en La Pampa lo bautizaron Propuesta Frepam-Cambiemos y está formado por la UCR, PRO, Movimiento Federalista Pampeano (Mofepa), el Movimiento de Integración y Desarrollo (MID) y el partido Fe. En Salta el nombre oficial es Cambiemos País, y allí nuclea al PRO, la UCR, Propuesta Salteña, el Partido Conservador Popular, Primero Salta, el Partido Identidad Salteña, el Partido de la Educación y el Trabajo, Salta Nos Une y el Partido Fe. Los ejemplos siguen en Tierra del Fuego (Cambiemos TDF), Jujuy (Frente Jujeño Cambiemos), Tucumán (Cambiemos para el Bicentenario), Catamarca (Frente Cívico y Social-Cambiemos), Santa Cruz (Frente Unión para Vivir Mejor (UPVM)-Cambiemos), San Luis (Frente Avanzar y Cambiemos por San Luis).

Más allá de los nombre, el triunfo previo más relevante del sello macrista se dio en Santa Fe, donde la UCR abandonó el Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS) que integraba hace una década junto a los socialistas (son gobierno en la provincia) para armar un frente Cambiemos idéntico al nacional, conformado por la UCR, PRO y la Coalición Cívica-ARI. De todos modos, buena parte de los dirigentes radicales siguen dentro del FPCyS, pero a nivel institucional se confirmó el alejamiento. Inclusive, ayer los candidatos a diputados por Cambiemos, Albor Cantard, Luciano Laspina y Lucila Lehmann, se reunieron en Rosario con la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, ya en tren de campaña.

Aliados

Otra dato de color se vio en Entre Ríos, donde Cambiemos contará entre sus aliados al GEN, que lidera Margarita Stolbizer, y que en la mayoría de la provincias aparece asociado al Frente Renovador de Sergio Massa.

En tanto, las internas del peronismo donde también se dirime el futuro de los sectores kirchneristas tienen epicentro en Buenos Aires, pero con réplicas en todo el país. En la compleja ingeniería que llevó a Cristina de Kirchner a decidirse por Unidad Ciudadana, el Frente para la Victoria quedó tambaleando como nomenclatura y apenas sobrevivió en tres provincias patagónicas: Chubut, Río Negro y Santa Cruz. Y en Formosa pegó en el palo, con una copia casi calcada: Frente de la Victoria.

La galaxia K también adoptó el nombre de Unión Ciudadana en Catamarca, Misiones, Neuquén y Salta. En la Capital Federal se armó "Unidad Porteña" donde el peronismo dirimirá internas con sectores de centroizquierda.

En Santiago del Estero el Frente Cívico gobernante incorpora al kirchnerismo y al justicialismo; En Santa Fe, habrá internas PJ-FpV en el seno de la Alianza Frente Justicialista.

El kirchnerismo/peronismo irá dividido en Entre Ríos, San Juan, Tucumán, Tierra del Fuego, Jujuy y La Rioja, ninguno bajo el nombre Frente para la Victoria.

En Chaco va como "Chaco Merece Más" que comanda el gobernador Domingo Peppo, mientras que la alianza "Somos Mendoza" reemplazó al FpV, cuyos dirigentes en la provincia están siendo desplazados por el PJ tradicional (inclusive, perdió la denominación como bloque en la Legislatura local). En San Luis hubo una gran alianza de todo el arco PJ auspiciada por el gobernador Alberto Rodríguez Saá para enfrentar a su antecesor y exaliado Claudio Poggi, cabeza de Cambiemos en la provincia.

En La Pampa y Corrientes se da un escenario similar: el kirchnerismo no presentará candidatos para no debilitar al PJ en su contienda contra el macrismo. El primer domingo de junio, la capital correntina sirvió de muestreo: la división de peronistas y kirchneristas le permitió a Eduardo Tassano, de Cambiemos, arrebatarle la intendencia capitalina a Fabián Ríos.

Por su parte, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, estará representado por candidatos propios en todo el país, aunque su alianza bonaerense y porteña con el GEN de Margarita Stolbizer y Libres del Sur de Victoria Donda no se replicará en al menos cinco jurisdicciones en las que esas fuerzas lo enfrentarán, según surge del cierre de presentaciones de frentes en las distintas provincias del país.

El massismo competirá dentro del frente 1País con el GEN y Libres del Sur en la provincia de Buenos Aires y en la Capital Federal. Pero las fuerzas de Stolbizer y Donda integrarán otros espacios al menos en Córdoba, Tucumán, Entre Ríos, San Luis y La Pampa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario