ACV: el paso a paso para un buen manejo de la emergencia

Opiniones

Si se presenta, cada minuto cuenta. Pero no sólo el paciente debe ser atendido con velocidad, sino también en el hospital más preparado. Premiaron a tres instituciones argentinas por sus protocolos frente al stroke.

El accidente cerebrovascular (ACV) es la principal causa de discapacidad en la Argentina y la cuarta de mortalidad, por lo que representa una emergencia en que la el tiempo define la posibilidad de ofrecer el mejor tratamiento.

El también llamado ataque cerebral o stroke se caracteriza por presentar de forma súbita dificultad para hablar, pérdida de fuerza de la mitad del cuerpo (brazo y/o pierna), desviación de la comisura labial, también puede manifestarse como el peor dolor de cabeza que la persona haya sentido, pérdida súbita de la visión y trastornos de la sensibilidad.

La ventana temporal para tratarlo es muy estrecha, por lo que ante la presencia de los síntomas se debe actuar con velocidad y llamar al 107 o número local de emergencias, indicar los síntomas por los que se sospecha un ACV y luego de una rápida evaluación del servicio prehospitalario, estos profesionales seleccionarán un hospital preparado para ofrecer el tratamiento de mayor calidad y con la mayor velocidad.

Es importante llamar antes porque la institución más preparada no siempre es la más cercana y debe contar con todos los recursos técnicos y humanos para que el paciente reciba el mejor tratamiento.

Una vez que la persona es llevada a un centro especializado, se pasa a la realización de una tomografía. Es entonces que se va determinar qué tipo de ACV cursa -si es isquémico o hemorrágico- y si es candidata a las distintas opciones terapéuticas, que pueden ir desde una droga fibrinolítica a un procedimiento endovascular, en el que se destraba una arteria tapada.

Para reconocer a aquellas instituciones mejor preparadas y con mejor calidad de atención a pacientes que sufren un accidente cerebrovascular (ACV) existen los Angels Awards, distinción otorgada por la Organización Europea de Stroke (ESO) Y la World Stroke Organization (WSO).

Para otorgarla, se evalúan meticulosamente las prácticas diagnósticas y terapéuticas de la institución comparándola con estándares de calidad internacionalmente aceptados (como el porcentaje de pacientes tratados en menos de 60 y 45 minutos y la existencia de una unidad específica dedicada al ACV, entre otros aspectos).

La unidad de ACV del Sanatorio Anchorena Recoleta ha sido galardonada con el premio Angel Award DIamond, el máximo nivel de reconocimiento a los resultados y parámetros de calidad obtenidos en la atención de los pacientes con ACV durante el 2019.

En esta oportunidad, este reconocimiento ha sido otorgado solo a otras dos instituciones de Latinoamérica, ambas argentinas, además del Sanatorio Anchorena: Clínica Sagrada Familia y Hospital Ramos Mejía.

Las distinciones internacionales evidencian el largo camino de crecimiento en el manejo del ACV que viene ocurriendo hace algunos años en el país.

*El doctor Adolfo Savia es jefe de Emergencias del Sanatorio Anchorena.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario