Opiniones

¿Por qué los antibióticos dejan de ser eficaces?  

Para tomar conciencia de esta situación, en noviembre se ha declarado la Semana Mundial de Concientización sobre el uso de antibióticos, que este año es del 18 al 24.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha expresado que la resistencia de las bacterias a los antibióticos u antimicrobianos (conocida como RAM) alcanza niveles peligrosos en todos los rincones del mundo y es uno de los mayores desafíos para la salud, construyendo hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo. Para tomar conciencia de esta situación, en noviembre se ha declarado la Semana Mundial de Concientización sobre el uso de antibióticos, que este año es del 18 al 24.

Si bien la RAM es un fenómeno natural, se han encontrado genes de resistencia a algunos antibióticos en ADN bacteriano de hace 30.000 años. El uso abusivo e irracional de estos fármacos en el ser humano y los animales está acelerando el proceso, llevándolo a niveles alarmantes. La OMS estima que se producen aproximadamente 700.000 muertes anualmente en todo el mundo a causa de la RAM. Si no se aborda adecuadamente esta problemática, el número podría crecer a 10 millones por año para 2050.

Estudios recientes indican que el 60% de los antibióticos se prescriben en forma ambulatoria. El 60% de ellos en niños con patologías de vía aérea superior, que son en su mayoría de origen viral, y no requieren antibióticos, solo control sintomático. Se estima que un 30% de los antibióticos prescriptos en la escena ambulatoria son innecesarios.

Cabe destacar que los antibióticos no son eficaces contra las infecciones virales como el resfriado común, la influenza, la mayoría de las faringitis, la bronquitis y muchas infecciones virales de los senos paranasales y del oído; y por el contrario son prescriptos muchas veces para estas afecciones.

En Estados Unidos se realizan 3.6 millones prescripciones de antibióticos inadecuadas por año, el 71% en consultorios, y el resto en emergencias. Un estudio reciente del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, señala que los antibióticos son la causa principal de visitas de niños a sala de emergencias por eventos adversos de drogas. Los efectos secundarios incluyen reacciones alérgicas, infecciones fúngicas y diarrea.

Al mismo tiempo, están aumentando de forma inquietante las infecciones cuyo tratamiento se vuelve más difícil debido a la pérdida de eficacia de los antibióticos. En el caso de la gonorrea −una enfermedad de la que se infecta un millón de personas al día− ya hay 10 países que han detectado formas virtualmente intratables por la resistencia antimicrobiana del Gonococo y la embarazada que contrae la enfermedad puede acarrearle al recién nacido ceguera. Ciertos antibióticos utilizados para tratar infecciones que comprometen la vida en pacientes institucionalizados, han dejado de funcionar por la RAM en la mitad de los países a nivel mundial.

La OMS ha informado un aumento del 650% de los casos de tuberculosis multirresistente en África en menos de 10 años. La resistencia a los antibióticos prolonga las estancias hospitalarias, incrementa los costos médicos y aumenta la mortalidad.

La RAM es además promovida por el uso de antibióticos en ganadería, acuicultura y agricultura. Se estima de que se utilizan 13 millones de kilos de antibióticos por año en el mundo en animales, principalmente en su alimentación. Los antibióticos se emplean también como profilácticos en acuicultura y agricultura, y algunos de ellos no son biodegradables. Han surgido bacterias resistentes a antibióticos en esos ambientes que han transferido sus genes a bacterias de animales y humanos.

A continuación, se brindan algunos lineamientos de abordaje de esta problemática desde la comunidad, el Estado y las instituciones de Salud.

¿Qué puede hacer la comunidad?

  • No se automedique con antibióticos. Consuma antibióticos exclusivamente bajo prescripción de un profesional médico.
  • Tenga en cuenta que los antibióticos NO FUNCIONAN ante infecciones virales, como el resfriado común, y que tomarlos en tales circunstancias solo le traerá los inconvenientes de los efectos adversos y la resistencia antibacteriana, pero NINGUN beneficio.
  • No presione a su médico que le dé un antibiótico, pregúntele que puede tomar para sentirse mejor y obtener alivio sintomático sin usar antibióticos.
  • Cuando tome antibióticos siga estrictamente las indicaciones del profesional médico que se los prescribío, en cuanto a la dosis y el tiempo total del tratamiento. Si termina un envase o se siente mejor NO interrumpa el tratamiento si no lo preestableció su médico, piense que con tratamientos acortados algunas bacterias pueden sobrevivir y volver a afectarle. Deseche los medicamentos sobrantes.
  • Consulte a su profesional de la salud sobre las vacunas recomendadas para usted y su familia para prevenir infecciones que pueden requerir un antibiótico, como la neumonía.

¿Qué puede hacer el Estado?

  • Reglamentar en forma estricta que los antibióticos se dispensen solo en farmacias habilitadas y EXCLUSIVAMENTE bajo receta médica.
  • Poner en práctica planes nacionales con información sobre esta problemática. Por ej. Divulgación a la población sobre el impacto para la salud que representa la resistencia a los antibióticos.
  • Robustecer la implementación de programas de prevención y control de las infecciones.
  • Invertir en la investigación y desarrollo de nuevos antibióticos y vacunas. Asegurar inversiones sostenibles en la lucha contra esta importante problemática de salud pública.
  • Administrar antibióticos a los animales únicamente bajo supervisión veterinaria. No utilizar antibióticos para estimular el crecimiento ni para prevenir enfermedades en animales sanos.
  • Supervisar la vacunación de los animales para reducir la necesidad de antibióticos.
  • Fomentar y aplicar buenas prácticas en todos los eslabones de la producción de alimentos de origen animal y vegetal.
  • Fomentar la seguridad biológica en las granjas-feedlots para prevenir las infecciones mediante el control de la higiene y la salubridad de los animales.

¿Qué pueden hacer las Instituciones de Salud?

  • Optimizar a través de distintas estrategias el uso de antimicrobianos: por ej. Supervisión de las indicaciones de antibióticos nuevos de amplio espectro, en Salas de Terapia Intensiva, en huéspedes inmunocomprometidos, etc.
  • Reducir la incidencia de las infecciones asociadas al cuidado de la salud a través de Programas en Control de Infecciones.

(*) Profesor adjunto de la materia Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario