La carta de Alberto Fernández: generar "dinero secundario" y apostar al efecto multiplicador

Opiniones

En la era Macri los bancos no prestaban o hacían inaccesible el crédito a través de altas tasas de interés. La idea de Alberto Fernández es que los bancos distribuyan el crédito para la actividad productiva a tasas más accesibles.

“Tucker, un hombre y su sueño”. Película estadounidense de 1988, dirigida por Francis Ford Coppola . En 1948, un joven ingeniero imagina un automóvil de tecnología revolucionaria y bajo costo, al que denomina con su apellido. Las tres grandes fabricantes se unen para oponerse legalmente al proyecto, pero él hombre está decidido a no dejarse arrollar y lucha ante el tribunal. Cuando están por condenarlo, se produce el siguiente dialogo matrimonial:

Tucker: “Cariño, la gente cree lo que lee en el periódico, incluso aunque no lo crean. ¿No tiene sentido, no? Pero si todos repiten que yo soy un pillo es el final para mí y para el automóvil”. Al final cierra la compañía, aunque es sobreseído.

Sus compañeros entrepreneurs dicen: “Todo esto, solo para haber fabricado 50 autos”.

Tucker: “No importa, lo que importa es la idea y el sueño”.

Apenas salen a la calle, despliega un bosquejo de un pequeño refrigerador para conservar dos botellas de leche para familias pobres…

Análisis Masomenístico

Los comunicadores contratados por los medios y la mayoría de los gerentes departamentales de las corporaciones, desean o alucinan comportamientos codiciados por ellos mismos o sus estándares. Hay que decir que las políticas públicas no siempre coinciden con lo que anhelan sus jefes. Lo que sucede en el mundo real, se concreta o se ejecuta, a veces como resultado de pensar y/o ejecutar desde otro marco teórico. Además Economía no es Física. Física significa realidad o naturaleza. Suelo ilustrar a mis alumnos soltando una lapicera varias veces y dejando que “la atracción de la tierra” produzca siempre el mismo comportamiento. Les digo: “Eso es física”. Luego, sostengo la lapicera y simulo como que sube hacia el techo, luego que cae o se desplaza por cualquier lugar. Les digo: “Ese es el comportamiento de la economía, pasan cosas”.

¿Cómo pensar al peronismo, porque ya no gobierna el macrismo?

Política fiscal

Una política fiscal expansiva implica hoy incrementar el gasto en forma controlada, vía aumento de salarios, jubilaciones, subsidios, incremento de la obra pública. Para Macri significaba reducir impuestos y derechos de exportación. Son estrategias distintas. Una del lado de la demanda y, otra desde el lado de la oferta.

El incentivo fiscal es clave para estimular la demanda doméstica. Es decir, para incentivar el gasto en bienes de consumo e inversión. Y, no está, ni bien ni mal, como se suele decir. Porque mal y bien son validaciones éticas, y que no aplican a validar economía. Todos los Estados modernos hacen uso activo de la política fiscal a fin de sostener e incentivar el nivel de actividad de las economías, de acuerdo a los objetivos de distribución que cada gobierno cree más conveniente. Hoy decide Alberto Fernández lo que es provechoso.

Siempre que se incurre en déficit fiscal, éste debe ser financiado por una cuenta en pesos ahorrada previamente, o emitiendo pesos, o tomando deuda externa o en el mercado doméstico. Esto último hizo el gobierno de Cambiemos. Tomó deuda externa e interna con carácter exuberante. En 2017 Macri logró el máximo nivel de déficit gemelos de la historia contemporánea (alrededor de 14% si incluimos el déficit cuasi fiscal).

Los gobiernos deben atender con cuidado el riesgo de insolvencia fiscal intertemporal, en tiempo de aplicar políticas fiscales expansivas -tanto del lado de la oferta desfinanciando al Estado o de la demanda propagando el gasto-. Hasta mediados de 2018 no fue muy juiciosa la decisión escogida. Martin Guzmán en cambio, habló de expansión con moderación y, advirtió los riesgos.

Estado presente

Otra cosa importante es que siempre la intervención del Estado puede hacer más barato un determinado bien con el fin de aumentar el poder de compra de los asalariados o favorecer algún sector productivo. Eso hace ahora mismo con el 8% de rebaja de los medicamentos, 8% de precios cuidados, suspensión de aumento de tarifas por 180 días y moratoria fiscal para pymes. Ya se transitan compromisos con empresarios, para impedir aumentos de precios en productos clave que deterioran el salario real, mediante acuerdos.

Todas las intervenciones proporcionan rentabilidad o protección a quienes las reciben, pero regeneran las sociedades en que hoy vivimos, excesivamente desiguales. Así se protege el poder adquisitivo, observando correcciones en aquellos productos que los argentinos exportamos y a la vez consumimos en forma interna.

Por ejemplo, en el periodo 2003-2007, la industria local y el sector agropecuario pagaron tarifas de electricidad y gasoil más baratas que el resto del mundo, porque se subsidió la energía y el combustible, en ese orden.

banco central blindado.jpg

Política monetaria

El Estado a través del Banco Central es el encargado de determinar la cantidad de dinero en circulación. Estas decisiones tienen efectos sobre el nivel de crédito y las tasas de interés, e indirectamente afectan la demanda agregada, vía consumo e inversión. El BCRA a través de la base monetaria determina la cantidad de dinero en circulación y las distintas definiciones (M1, M2, M3) que explican lo que se define como “dinero primario”.

El gobierno de Macri aplicó políticas contractivas (absorbiendo dinero mediante el pago de tasas extravagantes en Leliq). El gobierno de Alberto Fernández ya aplica medidas “expansivas controladas”. A su vez, el accionar de los bancos comerciales, genera lo que se conoce como “dinero secundario” a través del efecto multiplicador.

¿Cómo funciona el efecto multiplicador?

Los bancos reciben depósitos del público. De esos depósitos, una parte la pueden otorgar como créditos, y un porcentaje lo deben guardar como reservas bancarias. Cada nuevo crédito otorgado por los bancos es acreditado a los clientes como un nuevo depósito en la cuenta que el cliente tiene en el banco. Con este nuevo depósito, los bancos vuelven a tener la posibilidad de otorgar una parte como crédito, y guardar una proporción como reserva bancaria, reiniciándose la secuencia.

En la era Macri los bancos no prestaban o hacían inaccesible el crédito a través de altas tasas de interés. La idea de Alberto Fernández es que los bancos distribuyan el crédito para la actividad productiva a tasas más accesibles. Éstas y muchas otras medidas cambiarias, de comercio exterior, normativas para proteger los dólares y los pesos, están vigentes o en marcha. No alcanzarían cinco artículos para describir el trabajo de estas pocas semanas.

En conclusión, no podemos esperar que el gobierno de Fernández (que ganó las elecciones con un 20% más de votos que la oposición) aplique las políticas que desean quienes votaron a Macri. Dicho sea de paso, tampoco los resultados económicos de la administración Macri favorecieron la continuidad de sus políticas.

Hoy es indispensable construir solidaridad entre los diferentes actores de la economía. Desde esta perspectiva es posible recobrar el sentido común entre los diferentes sectores de la economía argentina, que respete los intereses y necesidades, en un marco difícil de reestructuración de deuda, para obtener crecimiento y estabilidad.

(*) Profesor de Maestrías, Conferencista y consultor internacional. Máster en Política Económica Internacional, Doctor en Ciencia Política, Presidente de HACER www.hacer.com.ar , autor de 6 libros, con: “2001, FMI, Tecnocracia y Crisis”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario