Surgen oportunidades de inversiones en tiempo de coronavirus

Opiniones

Hay que ser muy selectivo en las alternativas que vamos a invertir y es clave el momento de ingreso.

Nos encontramos en un escenario complejo para todos los mercados mundiales y las inversiones, el efecto coronavirus desató una crisis global sin precedentes, generando fuertes caídas e incertidumbre sobre el crecimiento económico mundial, con muchos mercados en zona de recesión.

Las respuestas de los gobiernos vienen siendo cada vez más agresivas, con bancos centrales muy activos, anunciando una ola de estímulos económicos y financieros para palear la crisis. De esta manera se busca que el impacto económico sea el menor posible. La gran incógnita es: ¿son suficientes estos estímulos? Hasta ahora el mercado desconfía, por eso la volatilidad extrema y la duda en las inversiones.

Comprender los siguientes factores que alteran el escenario mundial es clave a la hora de tomar decisiones, para los ahora doblemente golpeados inversores argentinos.

  1. Coronavirus: el impacto de la pandemia en la economía real es la mayor preocupación dado que es un escenario nuevo para todos. En el plano corporativo el mercado está muy atento a los efectos sobre los balances de las empresas. Las medidas de paralización de la actividad, cierre de fronteras, disrupciones en la cadena de suministros, preocupa a los inversores por la posibilidad de una recesión mundial. Nadie sabe cuánto tiempo puede durar el caos desatado. En el plano local, el equilibrio entre frenar el avance del virus y evitar una recesión aún mayor de la economía real, es muy difícil de lograr.
  2. Crisis del Petróleo: el enfrentamiento entre Arabia Saudita y Rusia (no logran ponerse de acuerdo en frenar la producción y estabilizar el precio), trajo como consecuencia que el precio del barril ingrese en un espiral bajista. En Argentina el proyecto Vaca Muerta quedó envuelto en una gran incertidumbre.
  3. Reestructuración de la deuda: el gobierno ha establecido la cuarentena para controlar el coronavirus al mismo tiempo que expande el gasto, lo que implica que los acreedores miren con preocupación la negociación de la deuda. El riesgo país superando los 4.000 puntos, asusta y mucho, van a ser claves las primeras reuniones con inversores y la propuesta del gobierno. Si hay acuerdo, se evitaría un deterioro mayor de las variables macroeconómicas, de lo contrario, si Argentina una vez más decide defaultear su deuda, nos esperan largos años de recesión y pérdida de valor.

Dentro de este contexto, la buena noticia es que China ha dejado atrás el pico de casos y su economía está volviendo gradualmente a encender motores. El bajo precio del petróleo puede ser un catalizador de la recuperación de aquellos países importadores, especialmente Japón, China, India y Corea del Sur.

Surgen oportunidades de inversiones en este contexto

Desde el punto de vista del inversor, con estas caídas ya se empiezan a mirar ciertos activos en busca de oportunidades, principalmente en acciones. Hay que ser muy selectivo en las alternativas que vamos a invertir y es clave el momento de ingreso a los mismos, sin perder de vista que podría prolongarse este contexto a nivel mundial.

Los posibles escenarios para hacer inversiones

Que se resuelva el problema lo mas rápido posible con el descubrimiento de la vacuna, en este supuesto veríamos una suba repentina de todos los activos. Quien imagine este escenario, es momento de ir comprando acciones de empresas de países desarrollados que hayan sido castigadas en exceso: ejemplo de caídas desde sus máximos de un año: Disney (-35%), Microsoft (-25%), Nike (-30%). En caso de buscar activos mas diversificados, otra opción podrían ser los índices americanos S&P 500 SPY (-30%), Nasdaq QQQ (-25%).

Que las medidas extremas para controlar la pandemia se prolonguen por lo menos de 3 a 6 meses, en este caso deberíamos hablar de una profunda recesión mundial y los activos continuarán siendo castigados. Aquí la única recomendación es esperar cash.

En síntesis, los bonos de muy buena calidad siguen teniendo bajo rendimiento y la liquidez es un tema a tener en cuenta. A modo de ejemplo los Treasury Bill a 3 meses están con rendimiento negativo y bonos de muy buena calidad crediticia como Apple 2022 rinden 2% anual, es preferible esperar a que se normalicen las tasas de rendimiento. El posicionamiento en acciones internacionales en una porción menor del portafolio, comienza a tener sentido. El porcentaje va a depender del perfil de riesgo de cada inversor. Hay que tener en cuenta que estas crisis son momentáneas, en el pico de la incertidumbre pueden llegar a generarse buenas oportunidades.

Argentina merece un análisis adicional, son semanas claves en la definición de la deuda y hay que estar muy atentos a la propuesta que haga el gobierno a los acreedores. Tuvimos una caída muy importante de todos los activos, aumentando considerablemente la probabilidad de default.

Si el inversor piensa en una negociación rápida y no tan agresiva, podría aprovechar la oportunidad en un bono ley extranjera (duration larga), entendiendo que el precio de compra de hoy tiene asociado una quita mayor a la que se vaya a negociar, ejemplo: Discount 2033. El riesgo es la posibilidad de no pago y tener que litigar en NY, acarrea gastos y un período largo de tiempo.

Con respecto a las acciones, ya estamos en precios que parecen atractivos para una parte muy pequeña de la cartera, la recomendación es comprar en forma escalonada en varios tramos. Por ejemplo, desde el 19 de febrero YPF tuvo caídas de más del 60% y Banco Francés del 40%.

* Director de Wealth Management en Balanz.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario