Millennials: por qué deberían invertir en la Bolsa y en su futuro

Opiniones

El mayor desafío actualmente para los millennials, representa distinguir entre la realidad y la fantasía de las redes sociales, costear una vida independiente y planificar financieramente su futuro.

El mayor desafío actualmente para los millennials, generación a la cual pertenezco, representa distinguir entre la realidad y la fantasía de las redes sociales, costear una vida independiente y planificar financieramente su futuro.

Alquilar en vez de comprar una propiedad, viajar al sudeste asiático, cambiar de trabajo cada dos años o ser su propio jefe. Estas son algunas cuestiones aspiracionales de un segmento de la población que hoy tiene entre 20 y 35 años aproximadamente, sumado a predicar el famoso “carpe diem” de vivir hoy como si fuera el último día. Sin embargo, con respecto a esto último, luego de volver de viaje, y sin una planificación financiera, a muchos les invade la agonía de pensar ¿qué pasará cuando mañana amanezca?

Según un informe de BBVA, 7 de cada 10 millennials piensa que no va a tener suficiente dinero ahorrado para vivir cómodamente a los 65 años y que la jubilación no alcanzará para cubrir sus necesidades. Por lo tanto, comenzar a entender las finanzas les resulta fundamental para enfrentar este problema y, como veremos a continuación, hay motivos para pensar que la Bolsa puede ser el medio ideal de esta generación, para ahorrar y ganar dinero.

1# - Enfrentar a la inflación, y no huir de ella.

Visto que la inflación se come tus ahorros suena lógico, y hasta atractivo, gastar el dinero en viajes y nuevas experiencias. Esto parece un mundo soñado plasmado en hermosas fotos en las redes sociales, sin embargo, cuando toca volver a la realidad, puede que termine siendo una pesadilla financiera. En este sentido, existen numerosos instrumentos que te permiten ahorrar en activos que ajusten por inflación o en moneda dura. Sin ir más lejos, actualmente en Argentina, la Bolsa es el único ámbito de curso de legal donde se pueden adquirir dólares sin límites ni restricciones.

Proteger tus ahorros e invertir, incluso en el exterior, es más fácil y sencillo de lo que la mayoría piensa, lo difícil para los millennials es tener la responsabilidad, la disciplina y la paciencia de obtener resultados a largo plazo, en un mundo donde estamos acostumbrados a obtener todo lo que queremos, y de inmediato, con solamente un click.

2# Por accesibilidad y la comodidad

Realizar, controlar y gestionar operaciones financieras desde un smartphone acostado en la cama, sin tener que llenar ningún formulario en papel y teniendo un asesor financiero especializado para resolver tus consultas en el WhatsApp, hoy es una realidad más que una tendencia del futuro. En efecto, muchas de las sociedades de bolsa en Argentina ya ofrecen abrir una cuenta de inversión (comitente) y operar desde su propia App.

Los pasos a seguir son los siguientes:

Abrir cuenta: El primer paso será descargar la aplicación móvil de la sociedad de bolsa que elegimos, completar unos datos personales, sacarse una selfie, y en 48 horas aproximadamente, la cuenta de inversión se encontrará operativa. Cabe destacar que, cualquier persona la puede, y debe, abrir una cuenta de inversión ya que tenerla, al no tener costo de apertura ni mantenimiento, no representa ningún gasto. Solamente se pagará una comisión de cada operación financiera que realicemos, la cual ronda dependiendo el bróker, en promedio el 1%.

Planificación financiera: En el pasado, consultar a un experto en finanzas era muy costoso, por lo que al pasar el tiempo se instaló en el imaginario colectivo, la idea de que la Bolsa es sólo para ricos. En efecto, solo accedían a ella un grupo reducido de personas. Sin embargo, la globalización financiera y el desarrollo de las plataformas digitales, ha permitido que las grandes firmas de inversión puedan ofrecer a los pequeños ahorristas, las mismas herramientas y asesoría financiera que tienen los grandes inversores. Esto quiere decir que, hoy en día tener un asesor financiero es gratis. Obviamente tiene un costo implícito en la comisión de las operaciones financieras que realizamos, pero esta es independiente de si tenemos asesoría u operamos solos. Por tal motivo, el segundo paso es consultar con la sociedad de bolsa para que le asignen un asesor financiero o buscar un especialista externo –denominado “Agente Productor (AP), matriculado ante la Comisión Nacional de Valores”– que los ayude con la planificación.

Importante aclarar, que los asesores financieros no gestionan tu capital ni deciden por vos. Por tal motivo, la responsabilidad de tu patrimonio estará siempre a tu cargo. No obstante, te mostrarán qué herramientas se ajustan a tu perfil de riesgo y plazo de inversión, para que puedas elegir en función de tu preferencias y objetivos de rentabilidad.

3# Para ser realmente libres

Los avances tecnológicos y la era de la inmediatez nos inculcaron una idea equivocada de la libertad. Esperamos, inconscientemente, elegir y conseguir todo lo que queremos en cuestión de segundos. Para muchos de nosotros, basta descargar una aplicación de celular para conseguir una película, comida, y hasta pareja. Y este concepto, influye negativamente en nuestras vidas y nuestras finanzas, sintiendo que, si no hacemos un impacto de forma inmediata, no estamos logrando lo que queremos. Es entonces cuando se busca cambiar de casa, de trabajo, de país, de novia, etc. Sin embargo, la verdadera libertad no se trata del inconformismo, el vacío y el cambio constante, ni mucho menos ser tu propio jefe, sino de construir un futuro eligiendo lo que uno ama. Y, en lo que respecta a tus finanzas, invertir en la Bolsa te puede ayudar a construir un capital para no depender exclusivamente de los ingresos laborales y tener más tiempo disponible para dedicarse a la familia y los seres queridos. No obstante, hay que tener en cuenta que los rendimientos reales solamente se podrán notar a largo plazo.

Por lo anteriormente expuesto, y contemplando que invertir en la Bolsa no se trata de obtener altos rendimientos inmediatos sino prudentes y sostenibles a largo plazo, esto requiere hacer el esfuerzo de postergar parte del “carpe diem”, mediante el ahorro y el control del gasto.

Así es como, cuando mañana amanezca, cosecharas lo que sembraste hoy. Y, si bien, seguramente, no se encuentra la jubilación en la agenda de la mayoría de los jóvenes, el tiempo para todos pasará.

Querido millennial, dicho por alguien de tu misma generación, la recompensa de llegar a la vejez financieramente tranquilos, es demasiado grande como para que la dejemos pasar.

(*) Director de Morales Inversiones. Autor del libro “Análisis fundamental: estrategias para invertir en el mercado argentino”, Ed. Vergara, 2019.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario