Aniversario del nacimiento de William Shakespeare

Opiniones

23-04-1564 (N) - 23-04-1616(M)

“El verdadero escritor escribe con las mismas notas, sonidos nuevos”.

Hay dos escritores, considerados con estricta justicia, los más importantes de la literatura. En lengua castellana, el inmortal español Cervantes y en inglés, nadie discutiría que ese lugar le corresponde a William Shakespeare. Y hoy me voy a referir a este.

Hay muchos enigmas en torno al gran escritor inglés. Hasta se llegó a discutir si había existido realmente. Pero esto no es lo importante.

Consideramos que nadie escribió como él, con referencia al amor, a la amistad, a la solidaridad, al mal, a la comprensión; ni ningún escritor pudo referirse a Venecia, por ejemplo, con tanta exactitud, sin haberla siquiera visitado. Ni usar un vocabulario tan amplio sin tener mucho estudio, como era su caso. En su obra “La Tempestad”, muestra una gran erudición sobre la navegación, sin haber navegado jamás.

Nació Shakespeare un 23 de abril de 1564 en una ciudad ubicada a 150 Km de Londres, llamada Avon. Fue el tercer hijo de los ocho que tuvieron sus progenitores. Su padre, fue primero carnicero y luego fabricante de guantes. Y algo realmente curioso. Ni este, ni sus 7 hermanos mostraron la menor aptitud literaria. Pero el joven William, sí. Entonces, decidió dejar la campiña natal y dirigirse a Londres.

- “Quiero ser dramaturgo, le dijo a su padre”.

Dramaturgo –no hace falta explicarlo- es el escritor de obras teatrales sobre temas dramáticos y de contenido social.

Antes de los 30 años, ya era famoso como autor.

Sobre su niñez y juventud se conoce poco. Y es lógico. El medio ambiente que lo rodeaba no hacía pensar que su biografía sería importante. Solo se sabe que se casó a los dieciocho años con una mujer de 26.

Pero en cambio, se conoce bastante del Shakespeare adulto. Por ejemplo, que trabajó como actor, que fue dueño de un pequeño teatro -“El Globo” se llamó- y que escribió 13 comedias, 6 tragedias, 4 tragicomedias y más de 150 sonetos.

De sus obras más famosas se hicieron, varios siglos después, películas como “Romeo y Julieta”, “Hamlet”, “Otelo” y “Ricardo III”. También usaron sus obras como argumento para óperas, compositores como Verdi, que escribió la música de sus libros “Otelo”, y “Simón Boccanegra”. Verdi compuso además la ópera “Falstaff” también de un libro de Shakespeare: “Enrique III”.

Una anécdota, con referencia a su fuerte carácter, al que acompañaba una personalidad íntegra y honorable. En una ocasión, se cruzó en la calle con un importante miembro de la Corte, que era consejero del Rey. Este, que había visto una de sus obras, se la criticó severamente e incluso, le sugirió que cambiara el final.

-“¿Le puedo hacer yo a Ud. una sugerencia?”.

-“Sí, como no.” Respondió el consejero.

-“Cambie su enfoque cuando le toque asesorar al Rey”.

-“Pero Sr. Shakespeare, si Ud. desconoce los temas en los que asesoro al rey”.

-“Es verdad. Pero Ud. también desconoce el sentido de los temas a los que me refiero en mi obra y me está sugiriendo cambios”.

Shakespeare fue, para finalizar, un escritor cuya magia consistió, en extraer vida de la vida. En sus cincuenta y dos años de existencia escribió profusamente; y aunque transcurrieron ya 500 años, este escritor de ayer, nos ayuda a entender al hombre de hoy.

Combatió siempre la bajeza. Pero desde la altura. Y un aforismo final para este genio de las letras, que no sólo nos mostró la realidad. También ayudó a modificarla.

“Los más avanzados, comprenden mejor, el retroceso”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario