Oposición

Peña activó campaña en Senado y evitó la economía

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, reapareció en el Congreso para dar un informe de Gobierno en el Senado. El funcionario, que en abril expondrá en Diputados, aprovechó en convite para adelantar el discurso de campaña que llevará adelante el macrismo y realizó un resumen de 40 meses del Gobierno, aunque obvió mencionar la economía y fue criticado por la oposición por descartar una cuestión que atravesará todo el trajín electoral. Después de mencionar mejoras en calidad institucional, seguridad y lucha contra el narcotráfico, y obras de infraestructura en general -entre otros ejes-, Peña aseguró: "El mercado no tiene problemas de confianza con la sustentabilidad de deuda. No duda sobre la capacidad sino sobre voluntad de pago como país. Hay sectores que agitan irresponsablemente soluciones mágicas y eso aumenta el riesgo en un año electoral hasta que se demuestre qué camino se quiere recorrer". El funcionario se encargó de resaltar datos conocidos pero siempre abrumadores. Peña relató que en los últimos 100 años hubo 77 con déficit; en 24 de los últimos 70 años se activaron aumentos en el tipo de cambio mayores al 50% de enero a diciembre; cada tres años en la historia del país aparecieron recesiones; desde 1960, uno de cada cuatro años se terminó con déficit comercial; la Argentina está entre los 10 países del mundo que más veces incumplieron con deudas; y el default de 2001 "fue el más grande de la historia de la humanidad, aplaudido en aquel momento por la dirigencia". "Nadie quiere modelo un cerrado y economía con cepo. Lo que me parece que no compartimos son los instrumentos y herramientas para llegar a un modelo de crecimiento y desarrollo de la Argentina", le espetó a Peña el jefe del peronismo, Miguel Pichetto, quien además cuestionó al funcionario nacional por haber hablado "de temas colaterales que son importantes pero no de la economía". "Hay datos complejos que no sé si van a poder revertirlos incluso en el marco de sus propias expectativas electorales, donde tienen que legitimar al Gobierno en las primarias, en el corto plazo, y ante un probable escenario de balotaje. Hay situaciones que en este año que pasó son irreparables", aseveró Pichetto en relación con los aumentos salariales versus inflación de 2018. Luego, el jerarca senatorial del PJ disparó: "Los que trabajan y pagan pierden como en la guerra todo el tiempo. Las actualizaciones impositivas giran en promedio del 45% anual. El ABL fue del 45% en la Ciudad -de Buenos Aires- maravillosa, los municipios entre 45 y 48% y Arba también. Todo vuela. También pasa en los gobiernos provinciales". Además exigió, de cara al futuro, realizar un debate en serio sobre el sistema previsional argentino. Por último, Pichetto dijo: "Lo peor que podemos alentar es el default, es volver a la noche más oscura. La Argentina no está muerta, pudo salir de una crisis y tenemos herramientas pero fallan instrumentos y la receta. Van a tener que poner plata en la calle y las paritarias tienen que ser sin techo; si no, están perdidos. No hay WhatsApp que pueda modificar el curso de la gente que trabaja". Desde Cambiemos, el jefe del interbloque, el radical Luis Naidenoff, respondió: "En 2015 se pagaba el 10% de lo que costaba la energía, el resto lo pagaba el Estado. ¿Dónde fue la plata? En subsidios, de cada tres pesos, dos iban a sectores acomodados y uno a los vulnerables". Luego, manifestó: "Hay preocupación por la cuestión previsional, pero no vamos a tirar jubilados por la ventana. ¿Qué quieren ahora? Que dejemos de pagar? ¿Que dejemos de pagar la Asignación Universal por Hijo? ¿Querían ajuste feroz? No hubo". Mariano Casal