Edición Impresa

Oposición busca aliados para Lavagna y Massa ya se lanzó

En Alternativa Federal no hay acuerdo para saltear PASO. Gobernador Miguel Lifschitz confió que exministro de Economía no llega si no suma a otras fuerzas.

En pretemporada de campaña, el indefinido Roberto Lavagna, cuyas chances electorales son por ahora una incógnita más allá de sondeos que no lo posicionan en un renglón de máximo ganador, gremios y adherentes especulan con el armado de la lista opositora, hasta anticipando, algunos, un eventual éxodo de radicales de Cambiemos. Todo a la espera de que concreten, claro, el propio exministro de los Kirchner, la exmandataria y hasta el mismo Mauricio Macri, quien por ahora confirma que “es natural” que intente la reelección y niega un plan “B” o “V”, rechazo que insistieron en manifestar, en las últimas horas, funcionarios del Gobierno como Rogelio Frigerio o Marcos Peña. Como condimento, Martín Lousteau pasea por provincias e irrita al oficialismo, como lo hizo el fin de semana por Catamarca donde dio la charla “Desafíos para el desarrollo de Argentina”.

Mientras, ayer avanzó Sergio Massa, precandidato de Alternativa Federal, con un acto de lanzamiento de sus intenciones presidenciales en el predio de La Rural en la Ciudad de Buenos Aires, que contó con la exposición de “10 propuestas para la Argentina”, para un imaginario mandato. Lanzó así lo que es parte de la interna de la oposición ahora. Massa criticó al Gobierno por su estilo, diciendo que incumplió promesas, luego con engaños y “ahora con mentiras”, en referencia a la baja de la inflación. La oratoria fue extensa ante un público propio -entre otros, el diputado Marco Lavagna- y en ocasiones metafórica para aludir al macrismo y al kirchnerismo aunque no puso límites, por así decirlo, ya que en lo que coinciden en Alternativa Federal es en sumar otras fuerzas, para armar un combo no cristinista dentro del espectro opositor.

La temática de la presentación abarcó básicamente a críticas en los temas clásicos, como la Educación, la Salud, los jubilados, entre otros.

Por su parte, aliado de Lavagna y promotor de su candidatura, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, avaló como posible que el radicalismo termine apoyando al exfuncionario. Dijo que “es un escenario posible. Hay un sector del radicalismo importante que se sintió siempre muy incómodo en la alianza Cambiemos desde el principio. Hoy, más que nunca, se sienten convidados de piedra en un Gobierno del que no participan y no se sienten considerados. Y con una política que en muchos casos no comparten”.

El socialista, ante las radios además defendió la postura de Lavagna, de ser candidato por consenso y eludir las PASO entre los aspirantes de Alternativa Federal. Al menos, confió que no ve posible “que Lavagna pueda cambiar la postura” en ese sentido y que “lamentablemente los tiempos van transcurriendo y no tenemos demasiado plazo para poder organizar una propuesta política que más allá de las candidaturas pueda ser consistente”. Curiosamente, Lifschitz ante las radios, ayer señaló que en Alternativa Federal “no hay un proyecto común, lo único que los vincula (a los precandidatos) es el deseo de una interna entre ellos” y además remató con que “probablemente Lavagna gane una interna dentro de Alternativa Federal. Pero como representante de Alternativa Federal tiene pocas chances de ganar las generales. Sus chances están justamente en la medida en que pueda sumar otros sectores del electorado, que pueden salir del universo del voto únicamente peronista”.

El socialista marcó así la estrategia que buscan para consolidar un sello que pueda llevar a Lavagna a un renglón más taquillero en las elecciones generales de octubre, siempre y cuando sus rivales dentro de Alternativa Federal decidieran aclamarlo y no realizar las Primarias Abiertas, mientras miran las tensiones entre el radicalismo y Mauricio Macri (ver nota pag. 11).

Como sea, en el acto de ayer, Massa dijo que “Macri fracasó” al presentarse como “la alternativa que los argentinos estaban esperando” y dar a conocer sus “diez compromisos para la transformación de Argentina” .

“Fracasó Macri, no los argentinos”, sostuvo y que “se hacen los tristes o los enojados y levantan el tono. Es su nueva estrategia. Quieren esconder sus errores, disimular las consecuencias de sus decisiones políticas. No nos vamos a creer ese cuento”. Entonces convocó al diálogo a los políticos de las fuerzas opositoras “sin exclusiones”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario