Edición Impresa

Orden en el BCRA: vender reservas porque “para eso están”

Por la cantidad puntual de la demanda (pocos invesores), la entidad afirma que aún se trata de fondos de inversión internacionales que salen de las Lebac.

"Las reservas están para esto. Para usarlas en estas situaciones. Sin que tiemble el pulso". La máxima fue utilizada ayer como hit de la cruzada contra el mercado de manera permanente. La repetían los directores del Banco Central y todos los funcionarios que manejan y hacen funcionar la mesa de dinero y tienen la relación directa con los principales bancos que operan en el país. Era orden y decisión de Federico Sturzenegger, que quería que la frase quedara grabada de manera pétrea en el momento en que alguno de los financistas flaqueara en el momento de continuar con la venta de dólares.

En realidad, en la jornada de ayer, la salida de divisas sólo se dio en la primera hora de recorrido de los mercados; cuando, continuando con la tendencia que se inauguró el miércoles de la semana pasada, inversores institucionales continuaron vendiendo Lebac y demandando dólares. Según los datos de la entidad, antes del mediodía se habían colocado unos 450 millones a bancos y fondos de inversión, que pedían cantidades mayoristas de dólares lo que demostraba que aún son inversores no residentes escapando del impuesto a la renta financiera. Esa fue la única intervención del Central, siguiendo la línea inaugurada este miércoles de ir siguiendo la dinámica de la moneda y sólo aparecer cuando se dan picos extremos que deben corregirse. En esta línea, afirman en la entidad que desde que al mediodía se convalidó una tasa de 32,25%, la divisa se mantuvo flotando en los 22,30 pesos. Sólo al final de la rueda se observó una curiosa 8ª los ojos de la entidad) operación de un "banco chico" por un millón de dólares que convalidó un precio de 23 pesos que por la cercanía con el final del día no se pudo corregir. El BCRA estará pendiente en la apertura de hoy para saber qué pasa con ese valor.

Afirman en el Central que no hay en el listado de demandantes habituales nombres que ameriten la sospecha que hay particulares, grandes empresas o bancos locales demandando dólares, y que todo se mantiene en la línea de los "institucionales" externos que salen de las Lebac. "Pregunten a los que aprobaron el impuesto", se justificaban en la entidad al hablar de la cantidad de dólares que se van de las reservas por esta operación. Ante esto, igualmente, se mostraba algo de optimismo oficial. Se aseguraba que se observa que alguno de los inversores que eligieron salir de las posiciones de Lebac, en los últimos días (incluyendo ayer) estarían reingresando en la inversión atraídos por la tasa de interés de 30%. "Con ese nivel, hasta aceptas pagar el impuesto", aseguraban ayer en el Central.

Al finalizar surgió una visión esperanzadora. Se espera ahora una lenta pero constante y genuina entrada de divisas de parte de los sojeros, que según los tiempos de su producción, estarían conformes con los precios del dólar convalidados por la entidad en las últimas jornadas y comenzarían a concretar su liquidación anual. No hay ni montos ni tiempos exactos de esta previsión, pero afirman los hombres de Sturzenegger que podría ser el tiempo de un contragolpe.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario