Ambito Nacional

Otero: "La autonomía municipal es una deuda muy grande"

Luis Otero, el periodista que luego de 35 años dejó la pantalla chica para dedicarse a la política. Lo hará como candidato a intendente por "Juntos por el Cambio".

Periodista: ¿Qué le dicen los vecinos sobre la inseguridad?

Luis Otero: Mientras que en le resto del país, la principal preocupación es la economía, en Avellaneda lo que preocupa es la inseguridad. Los vecinos lo viven de la misma manera. Ningún sistema de seguridad local funciona bien. Se dice que se hicieron cosas, pero la gente no lo percibe. En la actualidad es muy difícil que se pueda articular algo de manera efectiva.

P.: ¿De qué manera piensa atacar esta problemática?

O.: Hay que hacer una inversión más grande. Adquirir y desarrollar sistemas mejores, que funcionan en otros municipios. Los fiscales que trabajan nos dicen que un alto porcentaje de cámaras no funciona o da imágenes deficientes. La Policía Local fue muy exitosa en otras localidades. No tenemos ni carta orgánica. La autonomía es una deuda muy grande.

P.: ¿Otras deudas?

O.: Me interesa más la propuesta que la crítica. Por eso es necesario hablar de infraestructura hidráulica y de lo que hay que hacer en ese sentido para evitar las inundaciones recurrentes en los barrios que son cada vez más importantes. Los arroyos, por ejemplo, son juntaderos de mugre. Estamos trabajando con un equipo de obras públicas para diferentes rubros. Sobre todo, con el tema de la basura. Hay que convertir al residuo en un recurso. Se ha declarado mucho en los últimos municipios y se hizo poco. Además, nos falta una estación de tren en el centro, en Güemes, no tenemos Metrobús ni ciclovías. Y tenemos la determinación de hacer el puente Roca-Patricios con la Ciudad. El vecino se tiene que volver a encontrar con la costa; Avellaneda siempre le dio la espalda al río.

P.: Avellaneda se convirtió en un bastión K ¿cree que hay chances de cambiar la ecuación?

O.: No creo que sea un bastión, sino más bien una gestión K en el conurbano. En su mayoría, la gente se expresa por el cambio y está bueno que haya una alternancia en el poder porque eso es más sano para la república. En ese sentido, vamos a establecer una oficina de anticorrupción porque Avellaneda no tiene presentada las declaraciones juradas de sus funcionarios. No hay un control claro de las políticas públicas. Vamos a crear algo que llamo sindicatura general de la municipalidad y vamos a reemplazar a organismos que hasta ahora no sabemos para qué sirven como el Observatorio de Políticas Públicas.

P.: ¿La unión del kirchnerismo con el FR complica sus chances?

O.: Eso lo dejo para los analistas. Trabajo para los vecinos. No hay especulaciones de mi parte. La gente tiene que ver bien las idas y vueltas de distintos personajes de la política que dijeron que nunca más iban a estar con fulano o mengano y ahora andan todos juntos otra vez. Prefiero seguir con mi ADN radical y ser orgánico. Mientras el radicalismo esté en Cambiemos, ahí estaré.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora