Información General

País insólito: una terminal de micros inaugurada hace 2 años que no se usa

La CNRT, a través de una disposición, obligó a las compañías de ómnibus a que deriven un 2% de los viajes de Retiro al sur de la Capital, eso se traduce sólo en 20 micros por día.

Con bombos y platillos el Gobierno de la Ciudad inauguraba hace poco más de dos años la terminal Dellepiane, ubicada en Perito Moreno y Zuviria, en Villa Soldati. Con el objetivo de descomprimir Retiro y que por lo menos el 35% de los servicios comenzaran a operar desde el sur de la Capital, por el entonces jefe de gobierno, Mauricio Macri, le cedió el predio con un contrato de leasing por 18 años a una empresa privada. Hoy, lejos de esas promesas, sólo se derivan un 2% de los servicios de larga distancia y la flamante terminal se convirtió en un edificio desolado e inoperante.

Terminal

Según una disposición publicada en febrero de este año por la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), durante el primer semestre de 2019 “se fija que un 2% de los servicios que operaban desde y hacia Retiro deben hacerlo desde y hacia la terminal Dellepiane”. Desde el Gobierno sostienen que “no se trata de un techo, sino un mínimo” para obligar a las empresas a operar desde la nueva terminal. Ahora, se trata de un número casi insignificante y es que si se tiene en cuenta que por Retiro en temporada baja pasan 1.000 micros por día, sólo se derivan hacia el sur 20 servicios por jornada.

Desde el Gobierno explicaron que “la terminal es un emprendimiento privado que tiene un contrato por la explotación del terreno con la Ciudad de Buenos Aires”. El edificio pertenece a Terminales Terrestres Argentina S.A., una empresa que pertenece al mismo operador de Retiro, Néstor Otero, quien invirtió u$s30 millones en su construcción. “La iniciativa salió del mismo Otero allá por 2012. Nosotros nos enteramos de que iban a construir la terminal por los diarios, jamás nos consultaron por su ubicación. Nosotros planteamos que la ubicación no era la mejor porque no había buenos accesos, sin embargo se avanzó en su construcción”, explicó a este diario Gustavo Gaona, vocero de la cámara de microsvde larga distancia.

Terminal

Sin embargo esa discusión es parte del pasado. Hace más de dos años el Gobierno mantiene una fuerte pulseada con las empresas de micros de larga distancia para que deriven los servicios de Liniers hacia Dellepiane. “Nosotros estamos dispuestos a buscar una solución, pero el principal problema es que no hay demanda de pasajeros porque no tienen forma de acceder. No hay trenes, ni subte y llegan contadas líneas de colectivos a la zona”, explicó Gaona. Hoy solo llegan 7 líneas: 7, 46, 50, 56, 101, 107 y 193

A eso se le suma que para las empresas de colectivos operar desde Dellepiane es más costoso. “Tenemos doble peaje y nosotros utilizamos el carril exclusivo de la Autopista 25 de Mayo, pero el Metrobus no tiene salida en Dellepiane, por lo que también nos implica un problema de logística extra”, agregó Gaona. Según detalló este año se mantuvieron numerosos encuentros con funcionarios del Gobierno de la Ciudad para buscar una salida a esta problemática y convertir a la terminal fantasma en un centro de transbordo operativo en el sur de la capital.

Terminal

Desde Terminales Terrestres para destrabar el conflicto le ofrecieron a las empresas de transporte operar un año sin costos tanto en el uso de la boletería como en el toque de dársena. “Creemos en la idea de descentralizar las terminales pero creemos que es necesario hacerlo de una manera integral”, concluyó Gaona.

Hoy la terminal está desierta. Apenas se puede ver personal de seguridad, las boleterías vacías y los negocios con mercadería exhibida en las vidrieras pero con las persianas bajas. La última vez que se la vio activa fue en noviembre del año pasado durante el G-20 cuando los colectivos operaron durante una semana desde Dellepiane porque por seguridad permaneció cerrada Retiro.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario