Ante una multitud, Francisco canonizó al primer santo de Sri Lanka

Papa Francisco

El papa Francisco canonizó al primer santo de Sri Lanka, el sacerdote José Vaz, en una misa que reunió a más de medio millón de personas en Colombo.

En su homilía el Pontífice subrayó el ejemplo del misionero que "muestra la importancia de ir más allá de las divisiones religiosas en el servicio a la paz".

Un largo aplauso siguió a la lectura de la fórmula con la cual Jorge Bergoglio proclamó santo a Vaz (1655-1711), nacido en India de familia portuguesa, quien llegó a Sri Lanka para sostener a los católicos durante la persecución por obra de los calvinistas holandeses.

San José Vaz "no hizo distinción de raza, credo, tribu, condición social o religión. Y lo único que pidió era libertad para llevar a cabo su misión", remarcó en la homilía de la misa celebrada en la explanada del Galle Face Green, un parque urbano de la capital, Colombo, junto al mar.

"La libertad religiosa es un derecho humano fundamental", recordó el Papa al insistir que "toda persona debe ser libre, individualmente o en unión con otros, de buscar la verdad y expresar abiertamente sus convicciones religiosas, libre de intimidaciones y coacciones externas".

"Como la vida de San José Vaz nos enseña, el verdadero culto a Dios no lleva a la discriminación, al odio y la violencia, sino al respeto de la sacralidad de la vida, al respeto de la dignidad y la libertad de los demás, y al compromiso amoroso por todos", subrayó.

La Iglesia en Sri Lanka, dijo por otra parte el Pontífice, "sirve con generosidad a todos los miembros de la sociedad", sin hacer diferencias de "raza, credo, tribu, condición social o religión, en el servicio que ofrece a través de sus escuelas, hospitales, clínicas, y muchas otras obras de caridad". No pretende -añadió- nada más que "libertad para llevar a cabo su misión", para contribuir "cada vez más a la paz, la justicia y la reconciliación en la sociedad de Sri Lanka".

La misa fue celebrad frente a una multitud de fieles, muchos de los cuales ya habían llegado durante la noche, reunidos en los 5 kilómetros del parque sobre el litoral del océano Indico.

Durante la ceremonia con música, coros y bailes tradicionales repicaron las campanas y hubo aplausos cuando Francisco leyó la fórmula de canonización de Vaz, declarado beato por Juan Pablo II hace exactamente 20 años en el mismo lugar.

De este nuevo santo, el Pontífice subrayó que fue un misionero hacía las periferias, que vivió en un período, como el nuestro, marcado por profundas divisiones religiosas. Definió luego a Vaz "sacerdote ejemplar y guía segura".

Poco más tarde, desde el santuario de Madhu, en zona tamil, el Pontífice afirmó que un "largo conflicto desangró el corazón de Sri Lanka y muchas personas, del norte y del sur igualmente fueron muertas en la terrible violencia y en el derramamiento de sangre de estos años".

"Ningún srilankés puede olvidar los trágicos eventos vinculados a este mismo lugar", dijo Bergoglio desde el santuario, escenario tanto de las persecuciones calvinistas contra los católicos en el '700 como las del conflicto reciente, durante el cual el lugar se convirtió en campo de refugiados reconocidos por las partes en lucha.

El jueves el Papa se despide de Sri Lanka y vuela a Manila, Filipinas.

• Visita sorpresa templo budista

Francisco visitó de improviso un templo budista en Sri Lanka, lo cual no estaba previsto en su programa, anunció su portavoz.

En el templo Baha Bohdy de Colombo, el papa fue recibido por el presidente de esta organización budista internacional, Banagale Upathissa.

El portavoz del papa, Federico Lombardi, indicó a la prensa que Francisco quiso "manifestar su amistad" con el budismo en este encuentro que duró unos 20 minutos.

Durante este encuentro, el monje budista, al que acompañaban siete monjes más jóvenes, abrió una estupa, un monumento funerario con reliquias de dos monjes difuntos.

El monje decidió abrir esta estupa especialmente con motivo de la visita del papa, quien se sacó los zapatos en el templo, en el que había una gran estatua de Buda. Normalmente, este monumento se abre una sola vez al año.

Sri Lanka tiene 20 millones de habitantes. La población es de mayoría budista. Los católicos representan el 7%.

Dejá tu comentario