Papa sobre crisis de refugiados: "son crímenes que ofenden a la humanidad"

Papa Francisco

El papa Francisco se refirió este domingo durante el Ángelus a la tragedia de los inmigrantes en Europa, al pedir "cooperar con eficacia para impedir estos crímenes que ofenden a la entera humanidad".

Refiriéndose a los migrantes 'sin papeles' muertos a lo largo de las últimas semanas en las travesías para llegar a Italia o a otros países de la UE, papa Francisco recordó que "también en los días pasados numerosos migrantes perdieron la vida en sus terribles viajes".

Francisco oró en particular recordando las 71 víctimas encontradas en un camión en una autopista austríaca.

"Lamentablemente numerosos migrantes perdieron la vida en sus terribles viaje. Para todos estos hermanos y hermanas, rezo e invito a rezar", subrayó.

"Me uno al cardenal Christoph Schoenborn, que está presente aquí, y a toda la Iglesia en Austria en la oración por las 71 víctimas, entre las cuales cuatro niños, encontrados en un camión en la autopista de Budapest a Viena", agregó, subrayando la presencia del arzobispo de esa capital.

"Confiamos a cada una de éstas a la misericordia de Dios, concluyó, y pedimos ayudarnos a operar con eficacia para impedir estos crímenes que ofenden a la entera familia humana".

"Oremos en silencio por todos los migrantes que sufren y por los que perdieron la vida", fue luego la invitación del Papa a los fieles.

Desde su primer viaje como pontífice realizado a Lampedusa, Jorge Mario Bergoglio denunció la "globalización de la indiferencia" ante tragedias como la de los migrantes.

El Papa visitó en julio del 2013 a esa isla italiana por donde entran al continente europeo muchos de los 'sin papeles' que intentan llegar a Italia.

Bergoglio pidió por otra parte que "se despierten nuestras conciencias" y que "tragedias como las ocurridas no se vuelvan a repetir" y denunció al mismo tiempo "la crueldad que hay en el mundo, en nosotros y en los que en el anonimato toman decisiones socio-económicas que abren el camino a dramas como éstos" además de "los traficantes que se aprovechan de la pobreza de los inmigrantes".

Francisco afirmó por otra parte que la beatificación el sábado en Harisa (Líbano) del obispo siro-católico Flaviano Michele Melki -martirizado hace cien años en el contexto de las persecuciones anticristianas del Imperio Otomano- sea un estímulo "para los legisladores y los gobernantes" en el camino para "asegurar la libertad religiosa".

Al término del Ángelus, Bergoglio pidió a "la comunidad internacional poner fin a las violencias y a los abusos", como las que sufren los cristianos perseguidos "en Medio Oriente y en otras partes del mundo".

Durante su catequesis el Pontífice dijo que "Jesús quiso poner en guardia también a nosotros de considerar que el respeto exterior de la ley sea suficiente para ser buenos cristianos".

Al comentar el episodio del Vangelio sobre la disputa entre Jesús y algunos fariseos y amanuenses, el Papa sostuvo que "El cumplimiento literal de los preceptos es estéril si no cambia el corazón y no se traduce en actos concretos".

"La discusión entre Jesús y algunos fariseos era sobre el valor de la tradición de los ancianos". Jesús definía estas normas como preceptos de los hombres y que no deben ocupar jamás el lugar de los mandamientos de Dios".

El pontífice dijo que la respuesta de Jesús a los que lo cuestionaban sobre la actitud de sus discípulos de trasgredir las normas, en particular los preceptos de la purificación exterior del cuerpo, tiene la fuerza de un pronunciamiento profético: "Porque dejando el mandamiento de Dios, ustedes se aferran a la tradición de los hombres".

En este sentido, el Papa invitó a estar atentos a considerar que el cumplimiento exterior de la ley sea suficiente para ser buenos cristianos".

Existe el peligro -concluyó- "de considerarnos mejores de los demás por el solo hecho de seguir las reglas, las costumbres, incluso sino amamos al prójimo, somos duros de corazón y orgullosos".

Dejá tu comentario