Para obispos argentinos, "va a estar cerca de la gente"

Papa Francisco

Los obispos argentinos celebraron "con una gran alegría" la designación de Jorge Bergoglio como nuevo Papa y consideraron que su pontificado estará marcado por la "cercanía con los hombres y sus problemas".

Así lo expresaron el titular de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), José María Arancedo; los obispos auxiliares de Buenos Aires, Joaquín Sucunza y Eduardo García; y el vocero Jorge Oesterheld en una rueda de prensa que ofrecieron esta tarde en la sede de la curia porteña, en Rivadavia 413.

"Es una noticia que nos ha llenado de alegría. Inmediatamente enviamos un telegrama al santo padre en nombre de los obispos argentinos y una carta a todos los obispos del país para que el próximo domingo se celebren misas con una intención de acción de gracias y de oración por su tarea", dijo Arancedo.

El titular del Episcopado lo definió como "un hombre de fe, de oración, muy cercano, muy cálido, cualidades que lo van a distinguir con su sello, su personalidad".

Estimó que su pontificado "va a marcar mucho a la iglesia como espacio de oración, de comunión y evangelización, y de cercanía con los hombres y todos sus problemas", así como lo hizo en su función como arzobispo de Buenos Aires.

"Es un hombre rezador, cercano a los curas, a los viejitos, a los pobres, que seguramente va a acentuar la tarea misionera de la Iglesia", indicó Sucunza quien trabajó 13 años junto al cardenal argentino.

"Yo lo vi sereno, pero no contento, como quien se saca la lotería", agregó.

Los obispos también señalaron que la elección de su nombre -Francisco I- seguramente se deba a San Francisco de Asís, un santo identificado con la pobreza.

Para Oesterheld, el nombramiento de Bergoglio como Papa "va a traer una riqueza enorme para la iglesia argentina y va a influir muchísimo con una renovación de todos los fieles aquí".

Por su parte, García recordó el momento cuando lo despidió el martes de la semana pasada. "Se fue con su sencillez, con su pequeña valija pensando en volver y ahora debe estar pensando en cambiar el pasaje".

Ante una consulta, Arancedo dijo que seguramente una delegación de obispos argentinos viajará para la ceremonia de asunción, prevista para el próximo 19 de marzo en el Vaticano, y expresó su "alegría" de que la presidenta Cristina Kirchner haya anunciado que también viajará.

"Seguramente le vamos a pedir que nos visite pronto", culminó Arancedo, con la mirada puesta en las Jornada Mundial de la Juventud que se realizará en julio en Brasil y que se convertirá en el primer viaje del nuevo Papa argentino.

Dejá tu comentario