Papelón por banca en plena sesión

Edición Impresa

El Senado genera situaciones cada vez más insólitas y comienza a hermanarse con Diputados. Ayer, el pleno de la Cámara alta regaló un nuevo papelón tras la pelea por una banca -es decir, la butaca para sentarse en el recinto-, a viva voz, entre la aliada del kirchnerismo Clara Vega (La Rioja) y Gabriela González Riollo (San Luis), exsecretaria de Gabriela Michetti.

Según pudo saber Ámbito, las idas y vueltas de Vega con respecto a sus votaciones y el reacomodamiento de bancas la dejaron sin un lugar que pretendía mantener desde hace largas semanas y que fue designado a Riollo. A la riojana no le importó dicha situación y aprovechó su arribo al recinto más temprano para sentarse allí.

Cuando Vega fue convocada para izar la bandera argentina, Riollo se sentó en la banca en conflicto y destinó a la riojana al lugar que no deseaba, pero que le corresponde. Lo más curioso es que ellas no activaron el escándalo, ya que esa acción quedó en manos de la cristinista Anabel Fernández Sagasti, quien pidió la palabra para hacer una cuestión de privilegio sobre este tema. A partir de ese momento, todo fue gritos y acusaciones.

El más contundente para dejar atrás el barullo generado fue el macrista Ignacio Torres. Es el legislador más joven de la Cámara alta. “Miren que he sido diputado y nunca vi allá algo así”, advirtió. Seguido a ello, solicitó continuar con la sesión.

Otro momento muy incómodo lo pincelaron la presidenta provisional del Senado, Claudia Ledesma Abdala de Zamora, y Luis Juez, cuando la oposición criticó al cristinismo por sacarle al cordobés su lugar en el Consejo de la Magistratura. Todo ello derivó en una cuestión de género.

También ocurrieron quejas muy curiosas de algunos senadores. Por caso, el jujeño Guillermo Snopek se denostó las “lecturas” no permitidas en el recinto de la Cámara alta. Sin embargo, durante la sesión, muchos de sus compañeros tuvieron que apoyarse en hojas escritas para hilvanar frases.

Dejá tu comentario