Edición Impresa

“Para algunos, los inmobiliarios somos los malos de la película”

• Real Estate
Durante su vista a Ámbito Financiero, los corredores inmobiliarios Armando Pepe (Ciudad) y Juan Carlos Donsanto (Provincia) analizaron la actualidad del sector al que describieron como “motor” de la economía. Dólar, inflación y alquileres, en el centro del debate.

Mientras la inflación no cede al ritmo esperado y el Central tuvo que salir a ponerle techo al dólar, el boom de créditos hipotecarios UVA se ralentizó a la espera de que se calmen las aguas. "Cuando el dólar se pone nervioso el mercado se tranquiliza", dicen Armando Pepe presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CUCICBA) y Juan Carlos Donsanto, presidente del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de la Provincia de Buenos Aires, en una visita al diario Ámbito Financiero.

Entre ambos agrupan a 17 mil corredores y martilleros de la Ciudad y de la provincia de Buenos Aires y se quejan porque "para algunos pareciera que los corredores inmobiliarios somos los malos de la película".

Periodista: ¿Cómo observan la actualidad del mercado inmobiliario?

Armando Pepe: Bien. El año 2017 fue muy importante para el sector apalancado por los créditos que fueron un impulso importantísimo y ayudaron muchísimo a que se realizaran operaciones. Y lo más interesante es que tenemos una estadística que hicimos con el Colegio de Escribanos, que muestra que un 36% de las personas que compraron con crédito en 2017 eran inquilinos y pasaron a ser propietarios, y a mí eso me llena de felicidad. Algo que hemos venido haciendo desde que se largaron los créditos es hacer docencia porque la gente se acordaba de la 1.050 y se preocupaba, pero le hemos explicado que no era así. Eso durante todo 2017 hasta noviembre, a partir de ahí se tranquilizó un poco la demanda porque cuando el dólar se pone nervioso el mercado se tranquiliza, entonces con la suba del dólar a $ 20,50, el que estaba por empezar a buscar dijo "espero un poquito". Si tuviéramos un dólar amesetado por un tiempo se va a reactivar y la otra gran batalla que tiene el Gobierno nacional desde que asumió es la inflación, si no podemos bajar la inflación eso complica también a la gente.

Juan Carlos Donsanto: Comparto el criterio que expresaba Armando. Después de lo que fue en 2011 el cepo cambiario el mercado venía en una franca caída y parecía que nunca íbamos a encontrar fondo. Por suerte a fines de 2016 e inicios de 2017 llegamos a ese ansiado fondo para ahí repicar y empezar a crecer. Con los créditos bancarios que es algo vital para nuestra actividad hemos podido comenzar a generar nuevas operaciones, lo bueno y lo deseable es que esto siga haciendo crecer el mercado porque apuntan a un nicho, y lo deseable es que se mueva todo el mercado. Tenemos la expectativa a futuro sobre qué es lo que va a pasar con altas tasas de inflación y con el dólar creciendo, esto pone nerviosos sobre todo a los compradores que asumen un riesgo importante. Somos optimistas, además las entidades hoy están un 1% del PBI en cuanto a línea de crédito y aspiran a llegar a un 5%, que para nosotros sería más que saludable.



P.: ¿Qué falta para tener un sistema de créditos robusto?

J.C.D.: Inicialmente faltaba voluntad que es lo que tenemos que rescatar de esta gestión. La verdad que no estaba la voluntad de reactivar este sector que es un sector motor de la economía porque está muy enganchado con la construcción. Activar la construcción no es sólo reactivar el mercado inmobiliario, es generar mano de obra. También lo que falta es confianza en los aspectos económicos, que esto se vaya desarrollando en el tiempo y que se haga verdaderamente un mercado de capitales y de hipotecas que le permita a la gente acceder a la vivienda.

A.P.: Tenemos un déficit de 3 millones de viviendas, todos los políticos en la última campaña política dijeron "voy a hacer un millón de viviendas", y Macri dijo vamos a dar un millón de créditos. A la semana de haber asumido Macri yo insistí con el tema de créditos. Y la verdad que el Gobierno se puso el tema al hombro, aún no llegamos ni locos al millón de créditos pero vamos a llegar, la voluntad está. Necesitamos tranquilidad y continuidad. A la semana que asumió se esperaba una lluvia de dólares y no han venido. Y en el último encuentro de Davos todos lo felicitaron a Macri pero la plata no aparece porque muchos de ellos han dicho "qué garantía tenemos de que usted va a ganar la elección en 2019 porque si no gana vuelve el populismo", entonces desde el exterior tienen esa intranquilidad sobre que va a pasar con el país.

P.: ¿El mercado estaba preparado para el boom de créditos?

A.P.: No estaban preparados ni los bancos que no tenían ni armados los departamentos comerciales. La nave insignia de la banca pública que es el Banco Nación no tenía aparato comercial armado. Los créditos se largaron a mitad de 2016, recién podemos decir que a mitad de 2017 han funcionado bien y todavía hoy hay algunos bancos que el aparato comercial no lo tienen totalmente armado. Pero los inmobiliarios estamos colaborando mucho con los bancos, se han achicado los plazos. De entrada cuando comenzaron los créditos estaban tardando entre 120 y 180 días, entonces tuvimos una reunión con González Fraga y empezamos a hablar de la precalificación y las tasaciones, se fueron acortando los plazos y se llegaron a hacer escrituras durante 2017 en 70 días.

P.: ¿Qué sucede en el rubro de alquileres?

J.C.D.: El tema de las locaciones es un tema álgido, y hay algunas posiciones que intentan distorsionar la realidad. La realidad es que hay una gran oferta motivada por la construcción, también después de la crisis de 2001, muchos inversores encontraron un resguardo en la compra de viviendas. Cierto es que si lo medimos en el tiempo los valores que se obtienen en concepto de canon locativo para los inversores están dentro de los más bajos. Para algunos pareciera que estamos estafando a los inquilinos, y en realidad estamos atados a una ley y se está dando cumplimiento. Pareciera que somos los malos de la película, y la verdad es que todo el mundo tiene derecho a una vivienda y de hecho esa es nuestra preocupación. Este es un mercado que hay que cuidar. Tener una vivienda en locación es prestar un capital dinerario y pareciera que habría que prestarlo gratis y la verdad que esto no existe en ningún lugar del mundo. Para que bajen los precios tiene que aumentar la oferta.

A.P.: En la actualidad sigue estando vigente la misma ley desde hace 30 años. A fin de 2016 tuvo media sanción en el Senado un proyecto de ley nacional, fue a Diputados se trabajó todo el año pasado en la modificación de ese proyecto en algunas cosas sustanciales pero no se llegó a tratar en el recinto. Se va a hacer seguramente este año y desde el Colegio de Capital estamos trabajando mucho con el diputado Daniel Lipovetzky y con Jorge Enríquez porque queremos que esa ley se sancione este año. Hay algunas cosas que nos parecen bien y otras no. En la Ciudad la Legislatura sancionó la ley Larreta en agosto pasado, donde se cercenó el derecho de los corredores inmobiliarios a percibir honorarios en los alquileres de viviendas. Ahora estamos esperando que defina la Justicia que por ahora parece jugar un partido de tenis. En Capital cayó un 35% la oferta de alquileres porque hay propietarios que prefieren vender antes que le metan la mano en el bolsillo.



P.: ¿Es posible desdolarizar el mercado inmobiliario?

A.P.: Cuando el dólar este quieto y la inflación esté controlada sí. Desde el Gobierno me plantearon porque no se publican todas las propiedades en UVA, y contesté porque no tenemos la inflación que tiene Chile. Eso puede ser que llegue pero tiene que bajar la inflación y normalizarse la situación económica del país. Tenemos que terminar con la bicicleta financiera, hay que tener la bicicleta de la producción. El blanqueo que se hizo fue uno de los más importantes del mundo pero hay 250 mil millones de dólares de argentinos que se blanquearon que están en el exterior, el éxito fue porque no había que traerla. Y si vienen la ponen en Lebac y al año se llevan los dólares con una rentabilidad del 17% que no existe en el mundo.

P.: ¿Cómo se adaptan a las plataformas digitales que quitan al mediador?

J.C.D.: La actividad profesional ha cambiado muchísimo. Deberemos nosotros adaptarnos pero siempre con la intervención de un agente inmobiliario. Vemos la cantidad de denuncias que hay por alquileres temporarios en donde con una foto o un video se engaña a la gente. Vender una propiedad a granel es imposible.

A.P.: En tanto y en cuanto esa venta se haga a través de corredores inmobiliarios de todo el país, sí. Porque Mercado Libre ha salido a vender con Mercadopago motos, autos y bicicletas y nosotros vamos a darle una batalla importante si quieren salir a vender propiedades sin la intermediación de un corredor inmobiliario. En un momento hubo una movida muy fuerte en el país con los remates online y los martilleros hicieron una gran resistencia y se terminó si no participa un martillero profesional.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario