Edición Impresa

Para bajar costos de expensas, ya reducen seguridad en edificios

• MUCHOS OPTAN POR LAS CÁMARAS QUE FILMAN EL HALL DE ACCESO
Administradores coinciden que, debido a los elevados precios, cada vez es menos usual contar con vigilancia privada.

En el último año, el costo de las expensas aumentó un 60%. La suba de los servicios, sumado al impacto que la inflación genera en los insumos de limpieza y mantenimiento, tuvo mucho que ver en ello. Es por eso que los consorcios buscan la manera de ahorrar dinero y, según contaron distintos administradores, suprimir la seguridad privada es una de las maneras más frecuentes de hacerlo. Si bien hay distintas variantes para suplir al guardia de carne y hueso, en muchos de los edificios de la Ciudad de Buenos Aires se desistió directamente de la idea de contar con cualquier tipo de vigilancia.

"Es muy difícil tener un encargado de seguridad privada las 24 horas; salvo en edificios de primer nivel, no sucede. En los edificios de clase media que yo manejo, por Caballito o Flores, no lo veo. Esos propietarios o inquilinos tienen un nivel de ingresos normal y las expensas son de $3000 o $4000. Por ahí lo que se utiliza es un servicio de seguridad nocturno", explica Sergio Frojmowicz, de Administraciones Fromo, quien detalla cómo funciona el "sereno": "Lo que se usa es pagarle a un cuidador que vaya a la noche. No es que contratan a una empresa. Es empleado como servicio de vigilancia, que está dentro del Suterh. Así, se pueden llegar a pagar expensas de hasta $6000".

Alejandro Arto, de Administración Deghi, coincide con su colega: "Es muy costoso tener seguridad privada, como se volvió muy costoso el encargado y el personal de limpieza. En un edificio de alrededor de 40 unidades, el 65% del dinero que se recauda con las expensas se lo lleva el rubro personal. Si a eso le agregás una empresa de seguridad privada, que tiene un costo superior a los $100.000 por mes, las expensas se hacen muy elevadas". Es entonces que surge la posibilidad de las cámaras de seguridad. "Una cámara disuade por el simple hecho de estar. La mayoría de los robos se da porque la gente deja pasar a los ladrones: con las cámaras, tenés grabado a quién entró", remarca Arto. En un edificio con 40 departamentos, como promedio, contar con sistema de cámaras puede traducirse en unas expensas de $3.800.

Aunque, en muchos casos, también prima la picardía. "En el 50% de los edificios que administro tengo camaritas, en el 30% directamente no tengo nada, en el 10% seguridad privada y en el otro 10%, tengo camaritas que no funcionan", revela Alejandro Zucotti, del Estudio Contable Zucotti y Asociados, quien aclara que los edificios en los que cuenta con personal de vigilancia las 24 horas son de la zona de Núñez y Belgrano. "Es muy cara la seguridad privada, aunque depende de lo que quieras: podés tener medio día o el día entero. El servicio sale aproximadamente $100.000. Pero a eso, claro, hay que sumarle que son edificios con distintas amenities y es por eso que las expensas pueden llegar hasta los $8.000", agrega.

Otra modalidad, relativamente nueva, es la que presenta una empresa de seguridad. Se denomina Ojo del Halcón y consta de un "tótem" en la entrada de los edificios con una pantalla en la que se ve el rostro del encargado de seguridad del edificio. El vigilador, a su vez, observa en las cámaras instaladas en el hall de acceso y puede tener interacción con los que viven allí. En caso de ser necesario, se comunica con la policía y se enciende una alarma. Según revelaron a este diario desde la empresa, hay instalados unos 300 dispositivos que tienen un costo que arranca desde los $38.000.

Otro de los aspectos que hace a la seguridad de los edificios y que es muy utilizado actualmente son las llaves digitales. "Registran horario de entrada y salida. Además, si se pierde, se puede dar de baja y hacer otra. Si se pierde una llave común, hay que cambiar toda una cerradura que puede costar hasta $6000", agrega Zucotti.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario