Edición Impresa

Para inversores, inflación bajará en junio

El equipo económico recibió un respaldo de privados. Defensa oficial del "déficit cero".

Los funcionarios argentinos presentes en la asamblea anual conjunta de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial en Washington recibieron finalmente ayer una esperada arenga desde el sector privado financiero internacional. El presidente del Banco Central, Guido Sandleris; su número dos, Gustavo Cañonero; el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne; y el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, hablaron ante inversores en dos encuentros organizados por el Itaú y el JP Morgan, donde, en general, se le ponderó al equipo económico la aplicación del plan de ajuste fiscal y monetario, y la voluntad de ejecutar el norte del “déficit cero”. En ambos eventos programados en la capital norteamericana, con concurrencia récord de delegados de Wall Street, los representantes argentinos recibieron incluso un dato que los llenó de optimismo: para los economistas de los principales bancos internacionales, la inflación comenzará a ceder lentamente desde mayo, y se ubicará dentro del límite psicológico del 2% a partir de junio. La proyección anual fue ubicada incluso entre el 34% y el 32% para este año, con lo que los privados ratificaron lo que se espera desde la Casa Rosada: un 2019 con un IPC alto, pero menor al de 2018 (47,6%). Los enviados de Buenos Aires, como lo hacen en la Argentina, se negaron a dar sus propios pronósticos; pero, en parte, bendijeron las proyecciones privadas. Sólo reconocieron que se debe esperar un número alto para marzo (se conocerá el próximo martes) y también para abril. La explicación técnica a los inversores fue la misma que se escucha en el país: el Gobierno decidió concentrar en el primer cuatrimestre del año los ajustes tarifarios, lo que derivó en una presión alcista en los “regulados”, con lo que se descartaba que en este período la situación sería complicada. Se reconoció, sin embargo, que el dato de enero fue “una sorpresa” que complicó la evolución de todo el primer cuatrimestre y que “esperamos no se repita”.

Más adelante, en las exposiciones, Sandleris, Cañonero, Bausili y Dujovne ratificaron que, más allá de la inflación, los números generales de la economía comenzarán a mejorar desde mayo, que a partir de junio y julio serán sustancialmente positivos, y que se llegará al tiempo electoral con un panorama mucho menos “sucio” y “complicado” que el que se percibe en estos tiempos de “escenario de incertidumbre”. Se intentó también llevar tranquilidad sobre la marcha del mercado cambiario, mostrando un Excel a los inversores donde se refutaran las proyecciones sobre una devaluación pronunciada durante el año, ya que el dólar se ubicaría en el mismo nivel general durante todo el año, y navegando dentro de la mitad inferior de la zona de no intervención. Se mencionó luego que esto mismo fue ponderado el viernes pasado por el FMI en la reunión del board, y se aseguró que comienza un período de incremento de la oferta de dólares fruto del dinero ingresado del Fondo, de las liquidaciones sojeras y de los saldos positivos que comienzan a verse en el balance comercial. A continuación, se ratificaron las metas firmadas con el organismo, incluyendo las de “déficit cero”.

Para finalizar, hubo preguntas que los expositores no pudieron contestar. Fueron las referidas al escenario de incertidumbre generado por el posible regreso al poder de Cristina de Kirchner y su eventual relación con el FMI y los inversores internacionales que poseen bonos emitidos durante la presidencia de Macri. Los oradores sólo ratificaron una obviedad: que el actual Gobierno mantendrá los pactos firmados.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario