Economía

Para inversores la tregua EE.UU.-China tendrá efecto fugaz en los mercados

La cumbre del G-20 en Osaka cumplió el guión esperado al pie de la letra en el conflicto comercial. Sin embargo, hay más dudas que certezas. Y cautela.

No hay duda que la tregua comercial entre EE.UU. y China sellada en el G-20 es valorada por los inversores. Sin embargo, ayer las bolsas europeas respondieron con un módico avance al igual que Wall Street. En el mercado de divisas el yen y el franco suizo, que tienden a actuar como refugio en tiempos turbulentos, recortaron posiciones frente al dólar, mientras que el dólar australiano, un proxy del riesgo de las noticias relacionadas con China avanzó un 0,2%. Otro tanto ocurrió con el yuan que bajó a 6,8320 unidades contra el dólar.Los analistas explican que el dólar está condenado a ceder terreno porque la Fed no abandonará sus planes de recortar tasas a pesar del resultado positivo alcanzado en Osaka.

Lo visto ayer refleja el ánimo inversor mundial que interpreta que el armisticio entre Donald Trump y Xi Jinping tendrá un impacto fugaz en los mercados porque entienden que esto no es más que una tregua y el acuerdo aún está muy lejos. Es que nadie sabe a ciencia cierta cuánto tiempo va a durar esta tregua y por ende presuponen un alivio de corto plazo para los mercados. Para los expertos la cuestión clave sigue siendo la protección de la propiedad intelectual para EE.UU., y no creen que haya ninguna cantidad de maquinarias agrícolas que China pueda comprar para descomprimir este tema.

Pero como saben los lobos de Wall Street, a pesar que la tregua tranquiliza a inversores y empresas, no soslayan que el diablo está en los detalles. Hay pocas señales de que la puja estratégica entre ambos países se resuelva fácilmente. Además, Trump advirtió que no tiene apuro por cerrar un acuerdo ya que para él la calidad del mismo es mucho más importante que la velocidad, y así el caso Huawei sigue pendiendo de un hilo. En este sentido, el diario oficial China Daily informó que “un acuerdo sobre el 90% de las cuestiones demostró ser insuficiente” y que en el 10% restante es donde existen las diferencias fundamentales entre ambos países. Por ello, los expertos no albergan muchas esperanzas porque son esos puntos conflictivos los que hasta ahora han obstaculizado la posibilidad de alcanzar un acuerdo sobre ese 10% en el corto plazo. Claro que entre los analistas se especula que la calidad del acuerdo no es la única razón que lleva a Trump a no tener apuro, sino también el hecho de que tener este frente abierto es importante para él con vistas a las elecciones presidenciales de noviembre 2020 dado que es un asunto que le juega a favor electoralmente.

Mientras tanto, los grandes fondos de inversión que operan en los mercados emergentes parecen ver más beneficios que pérdidas en esta tregua. Así lo muestra el monitoreo del Institute of International Finance (IIF) que da cuenta de un fuerte aumento en los flujos, incluso a China, en junio pasado. “En términos más generales, el ritmo de los flujos hacia el mercado no chino ha sido notablemente sólido en el segundo trimestre, a pesar del aumento de las tensiones comerciales desde el primer trimestre. En parte, este ritmo saludable de los flujos también puede reflejar el moderado cambio de los bancos centrales del G-3, que puede haber reactivado la búsqueda del rendimiento”, señala el IIF. No obstante, “creemos que la perspectiva de los flujos hacia los emergentes -sin China- sigue siendo difícil, dada la gran cantidad de hot money que ya se ha enviado a estos mercados en los últimos años, lo que, según vemos, ha provocado un alza en el posicionamiento, y un arrastre estructural en las nuevas entradas”.Luego del berrinche comercial de mediados de mayo, que resultó en una entrada de capital de solo u$s1.800 millones,“estimamos que los activos emergentes atrajeron u$s40.800 millones en junio. Una clara recuperación en los flujos de capital explica el cambio positivo”. “Los flujos de capital a emergentes pasaron de salidas de u$s14.300 millones en mayo a entradas de u$s12.600 millones en junio, principalmente debido a una recuperación en las acciones chinas (-u$s8.700l millones en mayo a +u$s5.800 millones en junio). Del mismo modo, los flujos de deuda en los emergentes vieron la lectura más alta en 5 meses (u$s28.200 millones), explicada principalmente por los fuertes flujos de ingresos a Asia (u$s18.300 millones), Latinoamérica (u$s5.000 millones), Europa (u$s3.500 millones) y AFME (u$s1.500 millones)”, explica el IIF.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario