Edición Impresa

Para inversores: qué aconsejan los bancos de cara al 2019 electoral

Con un dólar en baja, las inversiones en pesos ganan espacio entre las sugerencias de las entidades financieras. Pero también aconsejan mantener una buena proporción de la cartera dolarizada, ante riesgos políticos y globales.

Dólar y riesgo-país en baja; peso, bonos y acciones en alza. Pareciera que el inicio de año ha hecho olvidar el fatídico 2018 para los activos argentinos, que comenzaron a revertir su tendencia bajista, ayudados por un contexto global mucho menos pernicioso de lo que se presagiaba meses atrás (sobre todo ante una Fed “más paciente” respecto de la suba de tasas en EE.UU.) y por un mercado financiero local en camino hacia la estabilización, de la mano de una política contractiva llevada a cabo por el BCRA. Prueba de esto último es el recorrido descendente que viene evidenciando el dólar: hace menos de una semana el mayorista perforó el piso de la “zona de no intervención”, y hasta ahora no ha podido recuperarse, pese a las compras de divisas por parte del BCRA y a las tasas en retroceso (lento). Con este entorno -hoy favorable- es vital que la mirada de los ahorristas e inversores no se detenga solo en el “árbol”, y pueda también divisar el “bosque”, dado que aún persisten riesgos, tanto en términos económicos (la actividad en recesión, y con un duro ajuste monetario), como políticos por ser éste un año electoral que definirá la continuidad o no del oficialismo en el poder. En un mercado que no estará exento a la volatilidad (se prevé además una desaceleración en el crecimiento global), Ámbito Biz le pidió a algunos bancos locales recomendaciones de inversión para aquellos ahorristas que pretenden, de mínima, reguardar su capital, y de máxima, intentar conseguir buenos retornos.

DIVERSIFICACIÓN

“Las mejor decisión financiera en 2019 pasará por tener una cartera diversificada. El inversor debería prever un tercio de su dinero en dólares, un tercio de inversiones en pesos y otro tercio en renta fija corta en dólares”, subraya Milagro Medrano, gerente de Relaciones Institucionales y Atención al Cliente de Banco Macro. En el actual escenario, “somos conservadores y buscamos proteger el capital”, dado que 2019 es un año electoral y “habrá movimientos en el tipo de cambio y las tasas, de acuerdo con cómo se vayan manejando las encuestas. En otro contexto las inversiones serían distintas”, aclara. Al mismo tiempo, remarca que el contexto internacional se mantendrá con “alta volatilidad”, debido al “difícil equilibrio político-económico mundial”. Sólo en la medida en que “el panorama se despeje, por eventos tales como un posible acuerdo comercial entre China-EE.UU., una cosecha gruesa relevante en la Argentina y un menor riesgo político, creemos que pueden existir posibilidades para acciones y bonos locales”, asevera la gerente del Macro.

LA REVANCHA DE LOS PLAZOS FIJOS

Uno de las inversiones más golpeadas durante 2018 en términos de rendimientos fueron los plazos fijos tradicionales en pesos, que a 30 días apenas rindieron el año pasado un 36% anual en promedio, frente a una inflación del 47,6%, y un salto del dólar superior al 100%. Sin embargo, desde que el BCRA implementó a principios de octubre pasado el nuevo esquema de política monetaria, basado en el control estricto de agregados monetarios, para el cual dispuso tasas por encima del 70%, hoy cediendo al 57%, los depósitos a plazo recobraron vida, a partir de retornos reales positivos y un dólar calmo. “Para un ahorrista conservador y en un escenario de cierta estabilidad cambiaria de corto plazo, los plazos fijos en pesos resultan atractivos ya que están rindiendo tasas reales positivas”, afirma Diego Radrizzani, subgerente general del Banco Meridian. Es que dependiendo del banco estos depósitos pagan hoy entre un 43% y un 48% anual a un mes (3,8% mensual en promedio, por encima del 2,5% de inflación esperado para enero). Según detalla el ejecutivo del Meridian, “la mayoría de los inversores busca el plazo fijo tradicional de entre 30 y 60 días, y el de renta mensual a 180 días, buscando colocarse a un poco más de plazo en un escenario con expectativa de baja de tasas”. En el segmento de pesos, los bancos sugieren además colocaciones en Fondos Comunes de Inversión (FCI). “Los activos en moneda local estarán entre los más redituables en 2019, ante una política monetaria restrictiva, que podría llevar la tasa de interés real a alcanzar 15% en el año”, estimaron especialistas del ICBC, quienes recomiendan el fondo “Alpha Ahorro” (con renta fija en pesos de corto plazo). En el HSBC, asimismo, proponen los FCI “HF PESOS” y “HF PESOS PLUS”, conformados por Letras del Tesoro, plazos fijos y títulos ajustados por Badlar. Una alternativa de resguardo para del poder adquisitivo para escenarios donde el camino de la inflación, aparentemente controlada, aún parece algo incierto, “es invertir en activos indexados por CER, como puede ser el fondo ´HF PESOS RENTA FIJA HSBC´”.

ACTIVOS DOLARIZADOS

En los años electorales, la película se repite: incertidumbre y volatilidad en el tipo de cambio. Por eso para quienes se sientan más cómodos en moneda extranjera, las entidades aconsejan las Letras del Tesoro, y algunos bonos soberanos en dólares. “Las Letes ofrecen rendimientos atractivos (4,75% anual) y vencimientos que todavía operan dentro de este año, donde el programa financiero ya está cerrado”, puntualiza Radrizzani. Respecto de los títulos públicos, en los bancos coinciden en que “aún hay margen para cierta compresión de spreads” en la medida que se despejen las dudas sobre la continuidad del programa financiero de mediano plazo. “Hoy vemos un posicionamiento en bonos de corto plazo que puede extenderse en los próximos meses”, remarca el Subgerente del Meridian. En ICBC, a su vez, recomiendan el fondo “Alpha Renta Fija Global”, que invierte en renta fija en dólares de corto plazo, pero “con un incremento gradual de bonos chilenos, mexicanos y estadounidenses, que permiten mitigar el riesgo argentino”. Otra opción es el “HSBC HF RENTA FIJA ARGENTINA”, que ofrece la posibilidad de invertir en bonos en dólares del tramo corto y mediano de la curva, suscribiendo en pesos, comentan desde el HSBC. Vale recordar que desde 2019 ya no se pueden licitar Letes en dólares con pesos, por lo que este tipo de fondos cobra relevancia para evitar el spread de compra y venta en el tipo de cambio (hoy de $2).

ACCIONES, ¿PEGAN LA VUELTA?

Para inversores más arriesgados, la sugerencia de los expertos pasa por algunas acciones argentinas, que tienen un “importante potencial” de suba, sobre todo si se las compara con las de la región, tras un 2018 para el olvido. Creen que el “efecto Bolsonaro” debería traccionar a los activos locales, aunque advierten que “hay estar dispuesto a convivir con la volatilidad electoral”. En ese sentido, desde el Meridian ven “con potencial a las acciones bancarias, que venían muy castigadas, y las energéticas, que ya han recuperado algo, pero todavía tienen potencial”. Por su parte, en el ICBC afirman que la oportunidad en renta variable “puede aparecer si se estabiliza la suba de tasas de la Fed, si la política local genera noticias positivas o si se da un triunfo del oficialismo en las elecciones, o de un candidato opositor con un claro programa enfocado en mitigar los principales desequilibrios macro y retomar el crecimiento”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario