Economía

Para los economistas, medidas son lógicas (pero llegan tarde)

Fueron consideradas como "coherentes" por algunos de los especialistas, mientras que otros hablaron de un "manotazo de ahogado" de parte del Gobierno. "Se podría haber hecho mucho antes", aclararon.

Las medidas que instrumentó ayer el Banco Central para contener el valor del dólar fueron consideradas por algunos economistas como “lógicas”, aunque también remarcaron que las mismas llegaron a destiempo. Otros especialistas las calificaron como un “manotazo de ahogado” del Gobierno y destacaron que la presión sobre el tipo de cambio continuará en los próximos días.

Guido Lorenzo, economista jefe de la consultora LCG, analizó: “Son medidas que eran lógicas, coherentes. Lo que no tiene coherencia es el momento en el que se las implementa. Si esto se hubiese hecho la semana pasada, no era necesario ‘defaultear’ las Letras del Tesoro. Esto marca el grado de improvisación con el que se está trabajando, un vacío del poder político, por el Presidente y un candidato que mueve el mercado con sus declaraciones”. De cara a cómo pueden repercutir las medidas en los próximos días, ante la consulta de este diario Lorenzo sostuvo: “La incertidumbre es la que domina la demanda de dólares, seguramente mucha gente vaya a querer dólares. Pero el Banco Central tiene herramientas, tenemos reservas que pueden ser utilizadas y van a sostener el tipo de cambio. De cara al futuro va a ser más un día a día, hay que tomarse esto con calma”.

El momento en el que se adopta la medida también fue cuestionado por Diego Martínez Burzaco, economista jefe y director de MB Inversiones, quien en su cuenta de Twitter publicó: “Lamentablemente, Macri terminará su mandato con control de cambios, tal como había llegado. Todos sabemos que no es una medida eficiente de mediano plazo, pero si lo hubieran hecho a principios de la semana pasada, hubieran evitado el default”.

“Como las reservas para intervenir el tipo de cambio en un contexto de incertidumbre no alcanzan, lo que queda es regular las cantidades. Sobre todo en este contexto, con una elección tan binaria para el mercado. Algún grado de control de capitales tiene que haber, aunque no lo llamaría cepo. Lo llamaría cupo”, sostuvo a este diario Juan Ignacio Paolicchi, analista del estudio EcoGo, quien aclaró: “Se podría haber hecho mucho antes, porque en la intervención se perdieron mil millones en reservas sin poder defender el tipo de cambio que se quería”.

Para Gabriel Caamaño, de la Consultora Ledesma, “es un manotazo de ahogado”. “El Gobierno está intentando contener la presión que tenía sobre el mercado de cambios, conteniendo la demanda y forzando la oferta. Es un control de cambios. Cuando alguien pone control de cambio es porque quiere detener la presión”, señaló el economista, quien analizó qué puede ocurrir en los próximos días con el dólar: “De cara al futuro, la presión va a seguir. Estas medidas sirven para administrar la presión. La medida justifica los temores que había sobre el mercado de cambio”.

Desde su cuenta de Twitter, Rodrigo Álvarez, CEO de Analytica, estimó: “Finalmente llegó el día. Hay que defender las reservas, era restricción a la compra de dólares o quemar las reservas y condicionar al próximo gobierno a un reperfilamiento de deuda mucho más agresivo”. Finalmente, Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina, escribió: “Canitrot dijo alguna vez que para bajar la inflación era monetarista, estructuralista y todo lo que fuera necesario, y que si había que recurrir a la ‘macumba’ lo hacía también. Reemplazando inflación por corrida cambiaria la frase está más vigente que nunca. Llegamos a esta crisis por el exceso de dogmatismo en algunas decisiones. Ojalá salgamos con pragmatismo y eclecticismo. Habrá que ver qué hay de control de cambios y cómo opera (una medida de crisis para un momento de crisis), pero es importante que se empleen diversos manuales”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario