Política

Para quién juega Massa

Las bases del Frente Renovador dejan en claro que la unión con el kirchnerismo es una realidad que ya sucede desde 2017. El plan PASO que busca el macrismo.

Con las cartas ya jugadas de parte del peronismo kirchnerista y con el oficialismo ya instalado en la idea de Mauricio Macri en la presidencia y María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, sigue sin mostrar una reacción consecuente ante el inmediato cierre de listas de cara a las elecciones nacionales. Una vez consumada la fórmula Fernández-Fernández y la dupla Kicillof-Magario, Massa estira la definición y se mantiene firme, y coherente, con la misma estrategia con la que creo su espacio político: jugar para él mismo.

¿Pero hasta dónde llegan los personalismos? Luego del movimiento político desatado por Cristina Fernández de Kirchner, quien se corrió de la escena principal y le cedió ese lugar a Alberto Fernández, el representante del Frente Renovador no acusó recibo y, a la espera de lo que sucederá esta tarde en la convención de su partido, sigue girando en derredor de su propia figura.

Con la negativa clara ante toda posibilidad de acuerdo con Cambiemos, el rechazo para llevar adelante la provincia de la mano del kirchnerismo y su aporte al quiebre (y consiguiente caída en las encuestas) de Alternativa Federal, la figura de Massa vuelve a disiparse tal como ocurrió en las diferentes elecciones en las que formó parte: primero, como juez y parte, y ahora en la apatía de una individualidad que no hace más que exponerlo.

En los municipios, las voces son claras. “Desde hace dos años que en la mayor parte de los distritos votamos en contra de los proyectos macristas que no son para la gente: o sea, todos. Y no porque nos llevemos bárbaro, sino porque en la esencia nos pasa lo mismo. ¿Cómo puede ser que el líder de un espacio no escuche lo que pasa en las bases? Si el que maneja la tropa, se mueve solo y no escucha a la gente que lo sigue, se queda solo. Massa está cayendo en su propia trampa”, asegura un diputado provincial del kirchnerismo.

Fuentes del massismo sostienen una línea similar, con reparos. “Es cierto que esto se da en muchos municipios pero no por eso la mirada nacional tiene que ser la misma. Sergio es nuestro referente. Pero está claro que todos tenemos ciertos límites. No tenemos intención de tener un funcionamiento como el de la UCR con Cambiemos”.

En lo concreto, Massa se plantó contra Cambiemos, el mismo espacio que logró valerse de sus votos para ganar en 2015 y 2017, pero no cierra filas con el espacio con el que ideológicamente se siente más cercano. Entonces, ¿a qué juega Massa? La respuesta está más cerca (y cercada) en una finta personal. Sin colectivo. Lo que queda siempre en duda es: ¿cuál es el electorado de Massa? El que no quiere a Cristina ni a Macri, sería la respuesta más rápida. O como dijo Alberto Fernández en un reportaje reciente ante la idea de que se pueda sumar: “Lo que tendríamos que ver es qué virtud tiene este santo”. Y ante la consulta del periodista sobre que podría sumar más votos, el candidato a presidente fue contundente: “¿Vos decís? Él tiene que hacer lo que crea que tiene que hacer, si nos quiere acompañar sería espléndido, y si no nos quiere acompañar, está bien también”.

¿Pero qué pasaría si Massa decide jugar una interna con el kirchnerismo? “Pasaría a ser casi una jugada macrista. Casi como de Durán Barba. Porque en una PASO se buscaría que el votante de Cambiemos tenga incidencia contra Cristina. Y, pese a que ni siquiera lo conseguirían, expondría una menor cantidad para la fórmula Fernández-Fernández que, a la hora de ir a las generales, podría condicionar al indeciso”, sostiene el mismo diputado provincial.

Retomando la consulta inicial: ¿para quién juega Massa? La respuesta es unidireccional: para él mismo. Habrá que ver de qué manera reacciona un partido que se muestra fiel a una figura pero que, a la vez, entiende que hay decisiones más allá de los personalismos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario