Mundo

Paraguay: chats revelan que Abdo sabía todo sobre el acuerdo secreto por Itaipú

Asunción - La crisis que sacude al Gobierno del presidente paraguayo Mario Abdo sumó ayer nuevos capítulos. Es que medios locales publicaron chats entre el mandatario y Pedro Ferreira, quien a finales de julio renunció al frente de la Administración Nacional de Energía (ANDE), en los que se desprende que Abdo fue puesto al tanto de la gravedad del acuerdo secreto con Brasil sobre la distribución de energía de la hidroeléctrica binacional de Itaipú. Además, pidió que se manejara esa situación con sigilo.

En ese contexto, el opositor partido Liberal, apoyado por otros dos partidos minoritarios, presentó ayer un pedido de juicio político para destituir al presidente Abdo, por “mal desempeño”, un recurso con pocas probabilidades de prosperar. “No importa si perdemos, pero estamos haciendo lo que tenemos que hacer”, declaró la diputada liberal Celeste Amarilla, al admitir que la solicitud no cuenta con los apoyos necesarios para concretarse.

La crisis política estalló la semana pasada, luego de que se conociera que Paraguay había firmado con Brasil un acuerdo secreto sobre la distribución de energía de la hidroeléctrica binacional de Itaipú que desfavorecía a Asunción. Pero el acuerdo fue anulado, con lo que un sector disidente del oficialista Partido Colorado se distanció de la iniciativa de juicio de destitución contra Abdo.

“Que se trate ya para que esto acabe y empecemos a trabajar todos juntos por el país”, reaccionó Abdo al enterarse de la moción. La oposición pide además el juicio político del vicepresidente, Hugo Velázquez y, del hermano de Abdo, el ministro de Hacienda, Benigno López, a quienes señala como los responsables de la firma del acuerdo. López, tal y como confirmó el propio presidente en una radio local, “puso su cargo a disposición” la noche del lunes.

Abdo estuvo a punto de enfrentar un juicio político el jueves tras la difusión del documento que establecía un cronograma de contratación de energía a Itaipú, que políticos y técnicos locales consideraron lesivo para los intereses del país.

El acta quedó sin efecto para aplacar la convulsión, pero la responsabilidad del mandatario volvió al debate cuando medios locales publicaron un supuesto intercambio de mensajes entre Abdo y el expresidente de la empresa estatal de electricidad, quien renunció en desacuerdo con el acta desatando el escándalo. “Empecé a hablar hoy porque era una conversación privada que se hizo pública. Considero oportuno que la gente conozca la postura de su presidente”, dijo el mandatario, quien agregó: “Estoy tranquilo de que he actuado con transparencia, respetando el canal de la delegatura que obliga el cargo, no podemos estar en el debate técnico, somos conductores políticos”.

Pese a su condición de minoría, los opositores presentaron el libelo acusatorio ante la cámara de Diputados, donde se requiere de 53 votos sobre un total de 80 para que el pedido sea tratado. Los liberales y otros grupos que los apoyan solo cuentan con 32 diputados. En el Senado se requiere el voto de 30 sobre un total de 45 senadores, y los liberales junto con el izquierdista Frente Guasú (Frente Grande) no suman más de 20.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario