Edición Impresa

"Paren de matarnos", piden en las favelas

Río de Janeiro - Habitantes de favelas de Río de Janeiro y activistas denunciaron ayer la letalidad creciente de las operaciones policiales en esas paupérrimas y conflictivas zonas bajo la gestión del gobernador Wilson Witzel, aliado de Jair Bolsonaro.

Bajo el lema “paren de matarnos”, centenares de personas, con el apoyo de partidos de izquierda, se congregaron en la avenida costanera que va de Ipanema a Leblon, dos de los barrios más pudientes de la ciudad, próximos a populosas favelas como Rocinha, Vidigal o Cantagalo.

“Terminen con el genocidio de las favelas”, reclamaron los manifestantes, que acusaron a Witzel de promover una política de gatillo fácil para acabar con la criminalidad galopante de la ciudad.

Según el Instituto de Seguridad Pública (ISP), 558 personas fueron abatidas en operaciones policiales en el estado fluminense entre enero y abril, un récord para ese período desde 1998, con un incremento del 19% respecto al año pasado.

Uno de los oradores, André Constantine, del movimiento “La favela no se calla”, denunció “una política de guerra contra las drogas con trasfondo de genocidio del pueblo negro”.

Los manifestantes expresaron preocupación por la flexibilización del porte de armas decretado por Bolsonaro. Además, cuestionaron el proyecto del ministro de Justicia y Seguridad, Sérgio Moro, que prevé reducciones de penas y hasta la absolución, de agentes que usen sus armas en situaciones “de miedo excusable, sorpresa o emoción violenta”.

Agencia AFP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora