Edición Impresa

Paritarias: indexación barre con la pauta oficial del 28%

El sindicato de Sanidad, uno de los de mayor cantidad de afiliados en el sector privado, acordó ayer una suba salarial por trimestres atada a la inflación, lo que debilitó la pauta de 28% que había logrado imponer el Gobierno para los aumentos entre gremios afines (ayer se sumaron los estatales de UPCN) esta misma semana. Lo hizo en dos de los sectores de la actividad y así se emparentó a los mecánicos del Smata, que también utilizan esta mecánica desde hace años, y a los docentes bonaerenses, que firmaron bajo esa modalidad para 2019. El gremio, que lideran Carlos West Ocampo y el cosecretario general de la CGT Héctor Daer, llegó a un entendimiento en dos de las ramas de su actividad: laboratorios (industria) y droguerías (comercialización), que representan a unos 50 mil de los 300 mil trabajadores regidos por su convenio colectivo. El mayor número corresponde al personal del sector asistencial de la salud. En ambos casos se firmó un incremento de 11,8% por el primer trimestre de este año y una mecánica que fijará actualizaciones automáticas cada tres meses hasta fin de año.

De acuerdo al esquema que ahora deberá homologar el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, sindicato y empleadores convalidaron el acumulado que midió el Indec en el costo de vida para enero, febrero y marzo, y fijaron un esquema para el resto del año: en agosto volverán a reunirse para actualizar los sueldos en función de la inflación de abril, mayo y junio; en noviembre harán lo propio para el tercer trimestre, y en enero lo repetirán para el cuarto. Con el mismo método la organización cerró 2018 con un aumento total de 47,6%, el mismo número que midió el Indec para la inflación del año.

Con el convenio de Sanidad quedaron establecidas dos categorías en la actual ronda de paritarias: la de virtual indexación salarial, que también impusieron los mecánicos y los docentes de la provincia de Buenos Aires, y la del 28% para los próximos doce meses con cláusulas más o menos automáticas de ajuste, como se pactó esta misma semana en el sector metalúrgico, con la UOM (28% para los próximos doce meses y 8% por el desfasaje del último acuerdo con la inflación de 2018), y en el de gastronomía y hotelería, de la Uthgra (28% más 15,3 por ciento).

Ayer se sumó a este último pelotón el sindicato estatal UPCN, mayoritario en el sector público, que aceptó la pauta oficial en cinco tramos: 4% en junio; 7% en julio, y otro tanto en agosto; y dos cuotas más de 5% en enero y febrero del año próximo. Se actualizó también un plus por asistencia perfecta de $ 2.130 por mes (8.520 pesos por cuatrimestre) y se fijó un reintegro por guardería de 2.814 pesos para junio y de $ 3.053 para enero. El entendimiento, que fue rechazado por ATE, el otro gremio estatal, marcó dos cláusulas de revisión para noviembre y marzo en función de la inflación acumulada.

Entre los pendientes se encuentra Comercio, que tiene un preacuerdo por 30%, y los camioneros de Hugo Moyano, que prevén reclamar por arriba del 40 por ciento.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario